Navigation – Plan du site
Citoyenneté et formes de violence. La violence de genre en Amérique latine
Processus de délégitimation de la violence contre les femmes

Escenas de la vida ciudadana de las uruguayas en la pos dictadura

Marisa Ruiz
p. 65-85

Résumés

Trois scènes de la vie quotidienne des Uruguayennes, situées entre 1983 et 2011, rendent comptent du processus de reconquête et d’élargissement de leurs droits à la fin de la dictature. À travers leur participation, la réaffirmation de l’égalité et leur exigence de réparation, elles cherchèrent à s’engager et à renforcer l’exercice de leur citoyenneté. L’article met en évidence le parallèle entre les luttes contre l’impunité des auteurs de violations des droits humains et les revendications spécifiques des femmes.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Maxime Molyneaux, «Género y ciudadanía en América Latina: cuestiones históricas y contemporáneas», (...)

1La relación entre género y ciudadanía en América Latina muestra aristas y tensiones que incluyen y desbordan los debates teóricos sobre el maternalismo, la invisibilidad, lo público versus lo privado, la concepción de los derechos humanos como derechos de las mujeres, y otras cuestiones1.

  • 2 Silvia Rodríguez Villamil y Graciela Sapriza, Mujer, Estado y Política en el Uruguay del siglo XX, (...)

2El objetivo de este trabajo es revisitar la participación ciudadana de las uruguayas entre 1982 y 2011. En general, al igual que la de sus congéneres latinoamericanas, dicha participación ocurrió en el contexto de procesos de democratización social y política o en momentos de convulsiones cívicas, por ejemplo durante el primer batllismo, a comienzos del siglo pasado2 o a la salida de la dictadura militar.

  • 3 Julieta Kirkwood, Ser política en Chile. Las Feministas y los Partidos, Santiago, FLACSO, 1986.

3Durante la primera mitad del siglo XX las mujeres se movilizaron para conquistar y extender sus derechos ciudadanos, primero el sufragio y después los derechos civiles. En los años cincuenta y sesenta sobrevino un silencio feminista3, y sólo después de la larga noche de la dictadura, las uruguayas renovaron demandas específicas de ciudadanía.

4La principal pregunta que orienta las reflexiones que siguen es ¿cómo se fueron desplegando las prácticas ciudadanas de género en el ámbito de la democracia ? Para ello presentamos tres actos simbólicos de acciones ciudadanas femeninas permeadas por la lucha para romper el monopolio masculino del poder. Estos actos sintetizan las nuevas concepciones de ciudadanía de género en los últimos 40 años en el país.

5La primera representación de la toma del espacio público por parte de las mujeres, en tanto que ciudadanas, fue su intento de participar en 1984 en la Concertación Nacional Programática (CONAPRO), espacio de coordinación opositora a la dictadura constituido por todos los sectores sociales y políticos. Si bien esta integración les fue negada en primera instancia por la elite masculina del poder, ellas no solo no se desanimaron sino que crearon su espacio propio y fueron finalmente incorporadas a la Concertación.

6El segundo episodio de la vida ciudadana reseñado concierne a la militancia femenina – en el concepto clásico de ciudadanía liberal - en el plebiscito de 1989, circunstancia en la que se convirtieron en conductoras y activistas de la movilización contra la impunidad. Este movimiento, que llevaba la consigna de « todos iguales frente a la ley », fue convocado para tratar de anular la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, aprobada por el parlamento en 1986, que en la práctica era una amnistía encubierta para los violadores de los derechos humanos (DDHH).

  • 4 Ariela Peralta, «El caso Gelman y los desafíos a la ley de Caducidad» en Francesca Lessa y Gabriela (...)

7La tercera escena ocurrió en octubre de 2011, cuando en la legislación internacional ya se había consolidado la noción de los derechos humanos como derechos de las mujeres y reconocido ampliamente el deber de los estados de proteger a los/las ciudadanas de los crímenes contra la humanidad. Un grupo de ex-presas políticas inició una denuncia colectiva de las torturas sexuales realizadas por la dictadura. Estas torturas son consideradas crímenes de lesa humanidad. Y, después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos4 ordenara en 2011 a Uruguay investigar y juzgar los delitos de la dictadura, las ex-presas consideraron que había llegado el momento de denunciar y pedir castigo y reparación mediante una causa penal.

8Los derechos a participar en planes gubernamentales, a vivir en un país en el cual todas las personas sean iguales ante la ley y a ser reparadas por el estado como consecuencia de su participación en convenios internacionales, fueron configurando en las últimas cuatro décadas nuevos acercamientos a la ciudadanía femenina, mediante propuestas que reforzaron su identidad ciudadana.

Escena inicial : los derechos a la participación

  • 5 Ver entre otros, Carlos Demassi et al, La dictadura Cívico Militar. Uruguay 1973-1985, Montevideo, (...)
  • 6 Un aspecto poco estudiado en la historiografía y en las ciencias sociales uruguayas en general es l (...)
  • 7 Se ha identificado a la tortura generalizada y la prisión prolongada como dos características espec (...)
  • 8 Charles Gillespie, Negociando la democracia, Políticos y Generales en Uruguay, Montevideo, Fundació (...)

9Muy sucintamente, la dictadura uruguaya se fue instalando a partir de la segunda mitad de los años sesenta5, en un proceso que gradualmente cercenó libertades y negó el ejercicio de la ciudadanía, y que culminó con el golpe de junio de 1973. Las uruguayas participaban minoritariamente en grupos vinculados a todo el espectro político6, en las que ocupaban posiciones de base. Las militantes de grupos opositores de la izquierda armada y desarmada, en su mayoría jóvenes, padecieron torturas y largas prisiones7. En un hecho bastante excepcional, la dictadura fue luego derrotada en las urnas, concretamente en el referéndum organizado por las Fuerzas Armadas en noviembre de 1980, cuando la población rechazó su intento de refundar el sistema político. Este resultado determinó un fuerte retorno de la sociedad civil, lo cual dio origen a largas y complejas negociaciones que culminaron en un pacto político-militar (Pacto del Club Naval) y en elecciones democráticas en noviembre de 19848.

  • 9 Marisa Ruiz, Susana Dominzain, «Reflexiones para una historia comparada de la mujer en Uruguay y Ch (...)
  • 10 Beatriz Lovesio, Nilia Viscardi, «Los estudios de la mujer y los jóvenes en la construcción del con (...)

10En este contexto las uruguayas experimentaron cambios como colectivo, que podemos vertebrar en torno a la ruptura de algunos mitos. Los dos más importantes son : el mito general de que la democracia uruguaya alcanzaba niveles relevantes o excepcionales y el de que las mujeres formaban parte de un conjunto igualitario, en el que habían conquistado todos los derechos9. En un período históricamente muy corto, diez años, se trastocó el tejido social, sus organizaciones se vieron desmanteladas, los partidos en que actuaban puestos fuera de la ley y sus parientes masculinos y femeninos apresados o constreñidos al exilio. Por lo demás, la crisis económica de esos años las obligó a volcarse en forma perentoria al mercado de trabajo10.

11Quizás el papel más significativo que cumplieron las mujeres libres durante la dictadura y la transición democrática fue el de recopilar, transmitir y comunicar las informaciones y noticias provenientes de los diferentes espacios en que actuaban, en particular sus casas, las cárceles que visitaban, el barrio que conocían, los almacenes que frecuentaban, las compañeras de trabajo, y las maestras de sus hijos e hijas.

  • 11 Francesca Miller, Latin American Women and the Search for Social Justice, Hannover y Londres, Unive (...)
  • 12 Silvia Rodríguez Villamil, «El trabajo femenino en Montevideo 1880-1914» y Graciela Sapriza, «Imáge (...)

12También, a fines de los años setenta, se inauguró como espacio académico el Grupo de Estudios de Condición de la Mujer (GRECMU)11 que investigó con una mirada nueva las mujeres en la historia uruguaya, rescatándolas de un olvido secular. Además, se insertaron en la sociedad civil a través de sus talleres de divulgación de temas sobre la Condición de la Mujer y publicaron La Cacerola, una revista que explicaba derechos e historias. Por un lado estudiaron las genealogías de las mujeres del 900 uruguayo12, y por otro capacitaron a las nuevas militantes de los años ochenta. Cumplieron un doble papel, edificando ciudadanía y divulgando historias.

13Entre 1980 y 1984 los grupos de mujeres se fueron organizando y moviendo cotidianamente en sus territoriales barriales y constituyéndose en heraldas de la mayoría de las noticias, buenas y malas. Eran amas de casa, profesoras, sindicalistas, que comenzaron a reunirse en casas de familia, preocupadas por un lado por el deterioro de la educación y de la economía y temerosas por el futuro de sus hijos, pero también alarmadas por la represión generalizada y la situación de las personas presas políticas en general.

14Varios grupos participaron en ese proceso. Uno de los más importantes fue la Plenaria de Mujeres Uruguayas (PLEMU) y también se formaron comisiones de mujeres a nivel estudiantil y sindical. Se capacitaron en talleres y buscaron compañeras que retornaban del exilio, compartiendo lecturas que minaron una serie de certezas tradicionales muy arraigadas. Así, aprendieron que lo privado es público y que la democracia se debía conquistar para el país y para la casa. El movimiento se expandió hacia el interior del país, con núcleos barriales y regionales.

15Estos primeros pasos se ampliaron a medida que la democratización avanzaba. Aparecieron los liderazgos femeninos, una ex-presa política que salió en libertad en 1979 presidía un sindicato. Las mujeres comenzaron a ocupar espacios públicos como ellas mismas. Estos espacios eran plurales y en ellos participaban actoras vinculadas a diferentes sectores políticos

16Estos esfuerzos de reflexión y activismo se plasmaron en el deseo de tomar decisiones compartidas con el resto de la sociedad uruguaya, en el contexto de la CONAPRO.

Construyendo concertación

17En breve, la CONAPRO puede ser catalogada como la culminación de un proceso estratégico de unificación de los sectores de oposición, para realizar políticas concretas de movilización y bosquejar acuerdos programáticos que serían implementados durante el primer gobierno democrático. Se crearon referentes sociales y políticos con fines de coordinar protestas y demandas. Después de varios intentos de diálogo con las FFAA, se instrumentaron instancias de intercambio de ideas y formulación de planes para implementar en democracia. Las elecciones fueron anunciadas en agosto y llevadas a cabo la última semana de noviembre de 1984.

18Cuando en setiembre de 1984 se reunió por primera vez la CONAPRO, se formaron diversos grupos de trabajo y se intercambiaron documentos sobre política económica, educación y cultura, salud, vivienda, seguridad social, y derecho, libertades y garantías. El 16 de noviembre terminó esta primera etapa, con una declaración que resumía sus puntos de consenso y disenso.

19Las uruguayas organizadas del PLEMU, el GRECMU y otros referentes decidieron integrarse a la CONAPRO para trabajar temas concretos, sobre la condición de la mujer. Se nombró una delegación pluripartidaria que solicitó el ingreso a las autoridades de la CONAPRO ; la respuesta inmediata del elenco dirigente socio-político masculino fue negativa, ya que si les permitía participar iban a tener que dejar entrar « hasta a los ahorristas de los bancos como grupo ».

  • 13 Marisa Ruiz, Karina Thove y María Laura Bermúdez, “La Concertación Nacional Programática, CONAPRO ¿ (...)

20Parecía que, como todo retornaba a su cauce, la presencia de las mujeres ya no era necesaria. Pero ellas no solo no se desanimaron sino que se preguntaron ¿por qué debemos pedir permiso para reunirnos ? Llamaron a una reunión con ese fin, que contó con la presencia de 70 compañeras en representación de 17 organizaciones. Se formaron grupos de trabajo que prepararon cinco propuestas, con el aporte de las investigadoras del GRECMU. Finalmente, el 27 de diciembre de 1984, fueron aceptadas como grupo Mujer en la Mesa de la Concertación, y presentaron sus documentos en la etapa final de la organización, en febrero de 198513.

  • 14 Por ejemplo, Raquel Macedo de Shepard en su suplencia como senadora titular en 1985 presentó un pro (...)

21Dichos documentos versaban sobre temáticas especificas de educación, cultura y medios de comunicación, legislación, trabajo, salud y participación, y varios de ellos fueron la base de proyectos de ley durante la primera legislatura democrática, aprovechando el ingreso a la cámara de suplentes femeninas14.

22Por primera vez en la historia del Uruguay las mujeres no asumieron una negación a sus derechos/protagonismo como algo definitivo : concertaron entre ellas y luego se sentaron en la « mesa grande », tal vez a destiempo pero armadas con sus escritos y proyectándose en un futuro de preocupaciones nunca acalladas.

23Otro importante logro fue que, bien la CONAPRO como tal desapareció con el primer gobierno democrático, ellas siguieron concertando bajo el nombre de Concertación. Encontramos en estas prácticas unitarias los antecedentes de la futura red de mujeres políticas y más delante de la actual bancada bicameral femenina. Ellas presentaron y siguen presentando proyectos que no solamente se ocupan de los « asuntos de las mujeres », como la cuota política, sino también de demandas vinculadas a la diversidad.

Escena en democracia : todos (¿y todas ?) iguales ante a la ley

  • 15 Todavía estamos en ese proceso, porque aunque se anuló la ley de Caducidad en octubre de 2011, algu (...)
  • 16 Sobre esta ley ver Aldo Marchesi, (org) Ley de Caducidad, Un tema Inconcluso. Momentos, Actores, Ar (...)

24El tema de la impunidad, en particular la falta de castigo a los culpables por crímenes de lesa humanidad y la no indagación sobre la verdad, acompañó a la democracia uruguaya durante varias décadas15. A diferencia de otros países de la región, el primer gobierno democrático de Julio María Sanguinetti no nombró una Comisión de la Verdad y tampoco enjuició a militares perpetradores. Durante los dos primeros años de esa administración, 1985 y 1986, se manejaron varias alternativas para combatir la impunidad, entre ellas acciones penales ante la magistratura ordinaria y la aprobación de leyes especiales. Pero finalmente la mayoría de los legisladores de los partidos políticos tradicionales (blanco y colorado), aprobó la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado (LC), en la práctica una amnistía total a los perpetradores, en diciembre de 198616.

  • 17 Carlos Demassi y Jaime Yaffé, (coord.), Vivos los llevaron…Historia de la lucha de Madres y Familia (...)

25Además de su actuación en la CONAPRO, las mujeres siguieron participando en Comités de Derechos Humanos, gremios, parroquias, centros de estudio, el Servicio Paz y Justicia y las Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos-Desaparecidos. Esta última organización, que jugó y juega un papel fundamental en la búsqueda de la verdad y la justicia en la sociedad uruguaya, fue producto de la unión, en 1985, de las agrupaciones de los familiares de Detenidos-Desaparecidos Uruguayos en Argentina y Uruguay17.

26Manteniendo su estrategia de seguir ocupando los lugares públicos, las uruguayas se movilizaron específicamente por los DDHH en la calle y protagonizaron una manifestación con la consigna « Mujeres por la Vida y Justicia », marchando hacia el Palacio Legislativo. El mensaje dirigido a todo el espectro político fue claro :

  • 18 Revista Cotidiano Mujer, Montevideo, octubre de 1986, año 22, nº 12. Ibíd.

Sr. Legislador : Hoy las mujeres salimos de nuestras casas, de nuestros trabajos, de nuestros centros de estudios, todas con una enorme carga de afectividad y ternura. Y todas, unidas por la solidaridad con otras mujeres que como nosotras parieron a sus hijos, los vieron crecer, los educaron, y hoy los siguen buscando : la solidaridad con las mujeres torturadas, violadas, desaparecidas, y con todas las mujeres que sufrieron las consecuencias de todo ese periodo de dolor y oscuridad… La impunidad, cualquier forma de impunidad amenaza nuestro futuro y ataca nuestra dignidad. Los crímenes sin esclarecer y sin juzgar, vuelven a hacernos vivir la inseguridad que conocimos y enfrentamos. Sr. Legislador, la democracia es nuestra y junto a quienes la defiendan sepa Ud. que encontrará siempre a la mujer uruguaya18.

27Esta y otras movilizaciones no impidieron la promulgación de la LC, lo que desencadenó protestas inmediatas de muchas personas y grupos. Se pensó entonces utilizar un instituto previsto en la Constitución uruguaya de 1967 según el cual con las firmas del 25 % del electorado se puede impugnar una ley, convocando a un referéndum nacional que la puede anular por mayoría de sufragios.

28La organización Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos convocó a una conferencia de prensa para lanzar esta idea. Pero también muchas mujeres anónimas reaccionaron y realizaron una contribución fundamental a la recolección de las firmas contra la ley, participando en las tareas convocadas por la Comisión Nacional Pro-Referéndum (CNPR).

  • 19 Luis Roninger, «La sacralización del consenso nacional y las pugnas por la memoria histórica y la j (...)

29Si bien Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos gestó la CNPR, ésta se amplificó y escapó de su control cuando se integraron diversos sectores políticos y sindicales. La iniciativa convocó a una movilización social que incluyó a todos sus estratos y, por primera vez en la historia social del país, a través de agrupaciones de base, desvinculadas del liderazgo jerárquico de los partidos políticos19. Tres mujeres ocuparon la presidencia colectiva de la CNPR : María Ester Gatti de Islas, Elisa Delle Piane y Matilde Rodríguez. La primera, proveniente de Madres y Familiares, era madre y abuela de detenidas-desaparecidas ; las otras dos viudas de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, prestigiosos políticos uruguayos asesinados en Buenos Aires en el ámbito de la Operación Cóndor.

  • 20 Demasi y Yaffé, op. cit, pp. 64-71.

30Las consignas que se eligieron fueron « Todos iguales ante la ley » y « Para que el pueblo decida »20.

31La relevancia de estas dos consignas en la población, sobre todo de la primera, muestra la influencia liberal que había impregnado el sistema político y la sociedad uruguaya. Las mujeres llevaron a la CNPR un estilo diferente de hacer política, más conectadas con las bases y en un pensar propio. Muchas de ellas fueron más allá de la lucha contra la impunidad que representaban estas consignas, integrándolas en el inconsciente colectivo junto a la igualdad jurídica.

  • 21 Delgado, María Martha, Ruiz, Marisa y Zibechi, Raúl, Para que el pueblo decida. La experiencia del (...)

32La CNPR tuvo tres períodos de actuación, con sus picos y mesetas. El más activo fue desde enero a diciembre de 1987, cuando se recogieron casa por casa, en todo el país, las firmas necesarias para convocar el referéndum. Después, durante cerca de un año, debió vigilar y supervisar la validación de las firmas por parte de la Corte Electoral, pues se registraron intentos de anular firmas por motivos políticos. En diciembre de 1988 la Corte declaró que se habían alcanzado las firmas requeridas para convocar el Referéndum. Finalmente, de enero de 1988 a abril de 1989 se realizó una corta aunque intensa campaña electoral a favor de la derogación de la ley. Sin embargo, en la votación del 16 de abril de 1989 la propuesta de anulación obtuvo sólo el 42,5 por ciento de los sufragios y fue derrotada21.

Las mujeres en la CNPR

33Los grupos de uruguayas que apoyaron desde sus inicios a la CNPR consideraban que la impunidad era un problema ético universal, que trascendía las diferencias partidarias y que no estaba en juego la autonomía del movimiento de mujeres si se tomaban las banderas del Referéndum. Para muchas, en este caso el movimiento de mujeres debía pronunciarse en bloque por la afirmativa.

34Hubo una visión esencialista en términos de género, de muchas militantes, más centrada en el sentido común y en lo que significaba anular este tipo de ley.

35En testimonios que he recogido de militantes de la CNPR hay abundantes referencias a lo especial de la temática. Las movilizaciones no se organizaron para cambiar una ley presupuestaria, ni para llevar candidatos y candidatas a las cámaras, o para impedir la privatización de las empresas públicas. Lo que se pretendía era reinstalar en la sociedad una ética, basada en la premisa de justicia para todos, inherente al imaginario colectivo de los uruguayos.

  • 22 Demassi, op. cit.

36Desde la dirigencia hasta las bases, las mujeres de la Comisión, si bien con discrepancias de otros tipos22, mostraron una sorprendente uniformidad al analizar a sus congéneres en el marco de esta lucha :

  • 23 Entrevista personal a Selva Andreoli, Montevideo, 20 de febrero de 1999.

Yo te diría que, al revés de los partidos... que la mujer busca desesperadamente abrirse paso, acá era al revés, o sea, porque en el movimiento en realidad, las últimas palabras, las tenían las mujeres, y había hombres que también participaban y tenían cargos de dirección. La Secretaria de Organización era una mujer, era Mónica [Xavier], la Secretaria de Propaganda era yo, que también era una mujer. La Secretaria de Prensa también, era Marta Ponce... Yo creo que eso también es bastante interesante y sintomático... hay que valorarlo como tal. Y te voy a decir, en un plano de mucho respeto e igualdad con los hombres porque ahí también había pesos pesados23 (Testimonio de la Secretaria de propaganda, Selva Andreoli).

  • 24 Entrevista personal a María Ester de Pérez, Salto, noviembre de 1999.

… la mujer vive diferente del hombre. Para mí el hombre es más cerebral, la mujer es más corazón, más sentimiento. Yo lo veo de esa manera como mujer, y también las madres, porque tienen a sus hijos y piensan que podía pasarles algo del horror que pasó el Uruguay, y eso las conmueve y las lleva a trabajar, a luchar. Yo lo veo de ese punto de vista como mujer, pienso que eso fue lo que empujó más. Además una mujer era la principal de la Comisión del Referéndum, a la que le habían matado a su marido, había quedado sola con sus hijos, y eso a la mujer la conmovió mucho24 (Testimonio de una compañera de base del Dpto. de Salto).

37Otros aportes subrayan que las mujeres tenían diferentes maneras de hacer política, porque no estaban atadas a las minucias y los rencores masculinos.

38En sus primeros meses de funcionamiento, en la CNPR personas de diferentes partidos, clases sociales y grupos etarios tuvieron que aprender a interactuar. Matilde Rodríguez señaló :

  • 25 Entrevista personal, Montevideo, 3 de marzo de 1999.

… Las mujeres hicimos milagros para que se hiciera hincapié en las cosas fundamentales. Había argumentos como por ejemplo, de hacer tal cosa, que aunque no sirve, le hace pagar un precio político [al político Fulano de Tal] ¿Y de qué sirve ? Insistíamos en lo más importante, en estar unidos y no pensar en réditos políticos. No por ser mujeres sino por estar ahí con un sentimiento muy solidario, con las madres, con los familiares. Para mí era muy claro que me importaba menos mi propio episodio, que el de los familiares25.

39Tanto las mujeres como los hombres que lo integraron han mencionado reiteradamente que el Comité Ejecutivo adquirió la capacidad de discurrir colectivamente, de « pensar en conjunto ». Esto significaba muchas veces priorizar el hacer inmediato y, por ejemplo, recibir a la prensa sin estereotipados mensajes fruto de un consenso previo, casi imposible para un grupo que representaba tantos intereses. En dichas circunstancias, aparecían las mujeres.

  • 26 Entrevista personal a Marta Ponce.

Y creo que sí, que las mujeres en este emprendimiento tuvieron un rol decisivo. Las tres presidentas más la Tota, una cuarta presidenta diría yo, le dieron un empuje a todo lo que hacíamos, y a su vez, aparte de lo que yo decía al principio, el motivo por el cual cada una estaba en esta empresa, le daba una sensibilidad muy especial. Creo que demostramos lo que piensa y lo que siente un porcentaje importantísimo de esta sociedad, lo hacemos desde nuestras propias vivencias, limitadas por todo lo que cualquier mujer tiene como limitación en una sociedad machista, y que en realidad preferimos mucho más el hacer que el discutir, sin que eso sea peyorativo26.

Las mujeres y la CNPR

40Las mujeres reunidas en ámbito de la Concertación rindieron examen de madurez cuando enfrentaron su participación en la CNPR.

41En 1987, la Concertación realizó una evaluación sobre casi tres años de actuación, y apareció el tema de la autonomía política. Según algunas de sus integrantes esta preocupación fue presentada por mujeres representantes de los partidos políticos y los gremios :

  • 27 Elena Fonseca y Lilian Celiberti, La República de las Mujeres, Montevideo, 4 de marzo de 1989, p. 6

Fundamentalmente las mujeres de los partidos políticos y del PIT-CNT hicieron un acto de desnudez. Compartieron con todas lo que significaba concertar en el eje mujer por sobre las demás posturas ideológicas, partidarias y de clase. Eso nos hizo ver que era necesario volver a resituar las posibilidades de concertación dentro de términos realistas y factibles... Se delimitaron los temas y los espacios posibles de concertación... pero ello no nos impedía discutir todos los temas aun cuando supiéramos de antemano que no íbamos a poder tomar decisiones...27

42La principal cuestión a dilucidar estuvo relacionada con la confrontación de dos concepciones acerca de cómo manejar las reivindicaciones de género.

43Por un lado estaban aquéllas que creían que sólo desde lo específico se podía trabajar para consolidar la autonomía. Esta posición la sostuvieron algunas integrantes que consideraban que la organización debía mantenerse neutral ante la CNPR, dejando libertad de movimiento a sus integrantes. Visualizaban la ley de Caducidad (LC) como un tema partidario que no involucraba las luchas específicas de las mujeres. Por lo tanto, la Concertación como tal se mantuvo al margen de las actividades de la CNPR.

44Por otro lado, en una postura divergente, se creó la Coordinación de Mujeres : el 8 de marzo de 1988, 16 organizaciones se agruparon bajo la consigna « Para cambiar la vida luchamos por nuestros derechos. Hoy defendemos las firmas ».

45Los grupos que integraron este nuevo referente ampliaron el espectro de sus intereses más allá de lo específicamente reivindicativo de género, y participaron en el Referéndum, contribuyendo a la recolección de las firmas primero y apoyando en las urnas la anulación de la LC.

  • 28 Celiberti Fonseca, La República de las Mujeres, op. cit.

46Las razones esgrimidas para tomar esa postura se basaron, una vez más, en la lógica del afecto y la solidaridad : « Si luchábamos para que en una olla popular hubiera cabida para más chiquilines ¿cómo nos podía dejar indiferentes que hubiera otros chiquilines uruguayos que habían sido secuestrados, que estaban desaparecidos ? »28.

47Lo que yacía en lo profundo era la temática de cómo y desde qué lugar las mujeres hacen política. Sobrevuela, además, una pregunta fundamental que estaba enraizada en el ideario feminista : ¿Es lo personal político ?

48También fue motivo de reflexión definir si ese reclamo de anulación de la LC podía ser leído como asunto político-partidario o, simplemente, se estaba frente a un manejo diferente de las relaciones de la política con la ética y con especificidades de género, a veces muy difíciles de visualizar desde posiciones del feminismo liberal o radical. La ciudadanía en general se vio interpelada por una causa que sobrepasaba intereses particulares e intentaba resolver un problema nacional. La cancelación de la impunidad concernía a numerosas situaciones relativas a desaparecidos/as, torturados/as, asesinados/as.

49La posición de la Coordinación de Mujeres está expresada en sus comunicados para conmemorar la fiesta del 8 de marzo, uno en 1988 y el otro el año siguiente :

Nos hemos convocado para cambiar la vida... Para cambiar la vida, compañeras, y por que la vida se cambia participando, fue que ciento de miles de nosotros firmamos a favor del recurso del Referéndum que otras tres mujeres iniciaron simbolizando la dignidad y voluntad de este pueblo que no se resigna a vivir bajo una democracia que no es tal ; que se niega a aceptar que la Justicia y las leyes no sean iguales para todos... ¿Acaso no nos concierne como personas que estamos aprendiendo a abrirnos un camino propio, de verdadera igualdad, de cambio de las relaciones sociales, lo que estos designios autoritarios, que no tienen nada que ver con la democracia que todos luchamos por conquistar, nos auguran ?... Porque las mujeres luchamos por nuestros derechos, porque luchamos para cambiar la vida : hoy defendemos las firmas.

  • 29 Es una referencia al poema de Líber Falco sobre “atar una moña azul en cada árbol”, uno de los poem (...)

50El 8 de marzo de 1989 se realizó una movilización de mujeres de la Coordinación, con la consigna « atar una moña verde en cada árbol »29 :

  • 30 La República de las Mujeres, op. cit., 18 de marzo de 1989.

... De mujer a mujer vamos aprendiendo que nuestros problemas cotidianos poco a poco dejan de ser individuales, para formar parte de una realidad que nos es común... La democracia no se puede construir sobre la base de la discriminación de más de la mitad de la población... Pacíficamente, con tranquilidad y firmeza estuvimos y estamos en todas las jornadas que nos han convocado, porque la impunidad, cualquier tipo de impunidad amenaza nuestro futuro, nuestra seguridad y ofende nuestra dignidad. La democracia es de todos y estaremos siempre para defenderla. Por eso como mujeres, como ciudadanas comprometidas con el destino de nuestro pueblo nos pronunciamos por el voto verde...30

51Hubo mujeres y grupos de mujeres que siguieron perteneciendo a la Concertación y a la Coordinación posicionándose en un discurso que invitaba a reflexionar, dando insumos para la discusión pero sin intentar tomar partido. Es el caso del Plenario de Mujeres (PLEMU), que organizó mesas redondas sobre el Referéndum para conocer las diferentes interpretaciones del asunto. Para celebrar el 8 de marzo, la Concertación como tal se dedicó a difundir temas femeninos, tanto en 1988 como en 1989.

52En general, el movimiento de mujeres vivió la época del Referéndum como un proceso fermental y enriquecedor que se manifestó a través de diversas instancias, entre ellas discusiones acerca de su autonomía y de las nuevas formas de hacer política ; actos de masas ; murgas femeninas, y jornadas de canto popular de mujeres.

  • 31 Mujeres uruguayas en cifras. Un aporte para la Conferencia Mundial de Beijing en 1995. UNICEF/INE, (...)

53A nivel del imaginario colectivo la figura de Matilde Rodríguez, junto a sus compañeras de la presidencia y colegas mujeres, colocaron a una sociedad machista y con fuerte partidocracia ante una realidad diferente : en ese movimiento las mujeres tenían la palabra. En las declaraciones de prensa, en las apariciones televisivas y aun en la cotidianeidad de la recolección de firmas y de las gestiones para su ratificación, las mujeres eran mayoría y esto fue visto y aprehendido por todo el país. El discurso final reconociendo la derrota tuvo cara de mujer, con todo lo que esto significaba. Entre muchas cosas, las cercanas elecciones de noviembre de 1989 eligieron a seis diputadas titulares y cuatro suplentes, lo mismo que a dos senadoras suplentes, en circunstancias de que en la legislatura anterior solo había unas pocas legisladoras suplentes31.

54Pero más allá de estas ganancias simbólicas aunque concretas, la discusión sobre la autonomía, la ética y la participación produjo y divulgó conocimientos y experiencias importantes que contribuyeron a consolidar la identidad de las ciudadanas.

Escena en democracia : la memoria y la reparación

  • 32 Se publicaron tres tomos de testimonios de la convocatoria Memorias para Armar y varios libros de m (...)

55Con pocas excepciones, la impunidad en Uruguay no tuvo género hasta que las uruguayas comenzaron a contar sus memorias de la dictadura en el siglo XXI. Esto dio lugar a una abundancia de testimonios y a su posterior publicación en tres tomos32. Pero la tortura sexual fue poco aludida, por varios motivos, el más importante la imposibilidad práctica de denunciar a los perpetradores debido a la vigencia de la ley de Caducidad.

  • 33 Mariana Risso Fernández, «Entre el nudo subjetivo y el nudo político», en Soledad González Baica y (...)

56La historia de denuncias por tortura sexual estuvo presente antes de 2011. Algunas de las ex-presas habían relatado esos agravios33 al senador José Germán Araujo, quien los denunció en el Senado en 1985. Pero todo quedó invalidado con la aprobación de la LC en 1986.

  • 34 Demasi, op. cit., p. 93.

57Solo en el año 2000, once años después de la derrota del referéndum resurgió el tema de la impunidad en el ámbito oficial. El presidente Jorge Batlle convocó una Comisión para la Paz, integrada por personalidades masculinas de los partidos políticos, de la Iglesia Católica y del movimiento sindical, con el propósito de avanzar en la identificación tanto de los detenidos como de los menores desaparecidos durante el régimen de facto34. El gran mérito de la Comisión fue el de legitimar el tema y dar a conocer las primeras, incompletas y muchas veces « falsas verdades » sobre los detenidos desaparecidos.

58En otra instancia, aunque conmocionando igualmente a la opinión pública, surgió en abril de 2000 el caso de Macarena, la nieta del poeta argentino Juan Gelman. Militante del Movimiento Montoneros, Gelman se enteró en el exilio del secuestro de su hijo Marcelo y la esposa de este, María Claudia García, embarazada de siete meses. Marcelo fue ejecutado y María Claudia trasladada a Montevideo en el marco de la Operación Cóndor. Luego de dar a luz una niña en el Hospital Militar se presume que fue asesinada y su hija entregada al hogar de un comisario uruguayo sin hijos.

  • 35 Ariela Peralta, “El caso Gelman y los desafíos a la ley de Caducidad” en Lessa y Fried, op. cit.

59Gelman investigó exhaustivamente y con éxito el paradero de su nieta, con ayuda de periodistas, político y militantes de DDHH, pese al desinterés oficial del segundo gobierno del presidente Sanguinetti (1995-2000). A su vez, tanto Gelman como su recuperada nieta Macarena indagaron infructuosamente lo ocurrido con María Claudia García. En 2002, 2005 y 2008 denunciaron ante el Poder Judicial en Montevideo la desaparición de María Claudia35. Como la causa fue archivada en aplicación de la LC, Gelman y su nieta acudieron a la Comisión Interamericana de DDHH en 2006 y posteriormente a la Corte Interamericana de DDHH. Ambas instancias fallaron a favor de los querellantes, ordenando medidas reparatorias. El último dictamen fue en febrero de 2011.

  • 36 Estos equipos coordinados por Álvaro Rico, publicaron seis tomos del resultado de sus investigacion (...)

60En sus dos períodos de gobierno (desde 2005) el Frente Amplio empezó a aplicar el artículo 4 de la LC, que ordenaba investigar el caso de los detenidos desaparecidos y que nunca se había cumplido. Se realizaron avances en varios niveles, se enviaron expedientes a tribunales penales y se iniciaron algunos juicios. A solicitud de la Presidencia, la Universidad de la República creó dos equipos de investigación. Uno con antropólogos forenses que examinaron lugares de posibles enterramientos clandestinos, y el otro de cientistas sociales que recopilaron datos de archivos de inteligencia militar, hasta entonces secretos36. Varios militares fueron detenidos y procesados, entre ellos los más representativos de la represión nacional, dos ex-dictadores y un ex-ministro de RREE.

61Por otra parte, se intentó nuevamente anular la LC para lo cual se eligió la opción de la reforma constitucional mediante un plebiscito que exigía la aprobación de más del 50 % de los votantes, los cuales no se alcanzaron. En la segunda vuelta presidencial en octubre de 2009, José Mujica, ex integrante del Movimiento de Liberación (MLN) y candidato del FA obtuvo el 52 % de los votos emitidos, asumiendo la presidencia en marzo de 2010.

62Después de otro intento fallido, en abril de 2011, de anular la LC en el Poder Legislativo, en octubre de ese mismo año se aprobó la ley 18.831 que « restablece la pretensión punitiva del estado para todos los delitos cometidos en aplicación del terrorismo de estado hasta el 1 de marzo de 1985 ». A partir de ese momento el Estado uruguayo recuperó su capacidad punitiva para castigar a los perpetradores.

Las mujeres denuncian

63En 2011 un grupo de mujeres presentó una denuncia contra el Estado por violencias sexuales que habían ocurrido hacía más de 40 años. Varios factores convergieron para concretarla.

64El principal fue el trabajo constante de diversos grupos de mujeres que fueron impregnando la sociedad civil, de forma silenciosa pero activa, con distintas demandas de género. Entre ellos cabe mencionar a mujeres en red de la Universidad de la República, investigando y enseñando ; sicólogas estudiando y acompañando a las víctimas de violencia sexual, antiguas y recientes ; abogadas trabajando para que los avances en materia de género de la ley internacional llegaran a Uruguay ; parlamentarias dispuestas a elaborar y apoyar leyes que beneficiaran a sus congéneres ; finalmente, sindicalistas y estudiantes en sus campos de acción. La sociedad vivió un proceso sostenido de sensibilización sobre los derechos de las mujeres.

65Otro factor fue el avance en materia de género de la ley penal internacional y su aplicación en Uruguay.

66Luego de haber firmado y ratificado la CEDAW y la Convención de Belén do Para, en julio de 2002 Uruguay promulgó la ley 17.514 o Ley de Violencia Doméstica, que expresa : « Declárese de interés general las actividades orientadas a la prevención, detección temprana, atención y erradicación de la violencia doméstica ». Asimismo, la Ley describe las manifestaciones de violencia doméstica, constituyan o no delito : la violencia física, psicológica o emocional, sexual y patrimonial.

  • 37 Flor de María Meza y Juan Fontana Faroppa, «Terrorismo de Estado, violencia de género e imprescript (...)
  • 38 Ibid.

67Por su parte, en lo concerniente a leyes humanitarias generales, la violencia sexual fue tomando estatus de crimen contra la humanidad, y por lo tanto imprescriptible, mediante sentencias de los Tribunales Penales Internacionales sobre Ruanda y la ex-Yugoeslavia, lo mismo que de la Corte Interamericana de DDHH37. Además, las Naciones Unidas y la propia Corte han determinado que las amnistías, las prescripciones y la supresión de responsabilidades deben ser excluidas de las legislaciones nacionales38.

  • 39 Ibid.

68Algunas sentencias de la justicia uruguaya habían afirmado la imprescriptibilidad de estos crímenes, decisión que la sentencia Gelman vino a confirmar, sobre todo en su párrafo 184 que expresa de forma precisa la obligación de investigar las violaciones de los DDHH como un deber jurídico propio39.

  • 40 En marzo de 2013 la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional dos artículos de la ley que (...)

69En breve, pese a algunos retrocesos40, la justicia uruguaya estaba preparada para recibir la denuncia que 28 ex-presas políticas presentaron en octubre de 2011.

La denuncia

  • 41 Álvaro Rico, (coordinador), Investigación histórica sobre la dictadura y el terrorismo de estado, t (...)

70Estudios sobre el pasado reciente estiman en más de mil las uruguayas presas durante la dictadura41. La mayoría de las presas estuvo sometida a violencia sexual, aunque solo 28 presentaron la denuncia. Esta situación es más fácil de comprender que de explicar.

71Desde 1997 las ex-presas denunciantes habían emprendido diversas acciones que las empoderaron, entre ellas reuniones, publicaciones testimoniales, creación de un espacio colectivo en una plaza cercana al Penal de Punta de Rieles, representación en el país y en el exterior de una obra colectiva Antígona Oriental, donde ellas presentaban sus avatares a través de la obra griega. La pieza teatral contenía relatos sobre los ataques sexuales que habían vivido en prisión.

72¿Por qué no presentaron antes su denuncia ? Hay varios factores sicológicos, entre ellos el pudor, la culpa ancestral, el dolor y el sentimiento de haber sido mancillada, que provocaron en muchas mujeres una negación y hasta un olvido inconsciente de estos vejámenes. Relataban las torturas pero no la violencia sexual, una práctica común del terrorismo de estado en la región.

  • 42 Comunicación electrónica con Anahid Ahoranian, enero de 2014.

73Además con el sentimiento de impunidad colectiva que vivió el Uruguay desde 1986, una de las denunciantes explicó « Creo que el no tocar temas relacionados a los atropellos sobre nuestra sexualidad en la cárcel fue una forma de protegernos. ¿Estaríamos en condiciones de realizar un verdadero apoyo mutuo cuando estábamos viviendo bajo permanente hostigamiento ? ¿Estaríamos en condiciones de apoyarnos en asuntos muy complejos cuando muchas de nosotras éramos muy jóvenes ? »42.

  • 43 Temma Kaplan, «Revertir la vergüenza y revelar el género de la memoria», en Revista Mora, vol.13 n. (...)

74Kaplan señala que la denuncia de estos crímenes es un camino de empoderamiento, porque se revierte la vergüenza de manera que caiga sobre los torturadores. En efecto, aún para muchas personas que podrían aceptarla en general, la justificación política de la tortura (o sea, en medio de una guerra es un arma esencial para obtener información vital) es completamente inaceptable tratándose de violación individual o grupal contra mujeres. Lo que los militares buscaban eran despolitizarlas : estaban presas por cumplir tareas que excedían las que el patriarcado les asignaba, en particular asumiendo tareas masculinas. Al sexualizarlas mediante la violación y la humillación, sus cuerpos retornaban a sus funciones animales43. Para las mujeres, recuperar lo político era reparar el cuerpo.

75El detonante de la denuncia fue el viaje de Beatriz Benzano a Venezuela en 2010, a una reunión del colectivo internacional Mujeres de Paz, del cual formaba parte. Allí compartió experiencias sobre esta temática con otras participantes y volvió con la firme intención de reunir a sus compañeras en torno al tema de las violencias sexuales :

El proceso no fue sencillo. Muchas habían trasladado esos episodios a un rincón de la memoria. Abusos silenciados durante años a las personas más cercanas. Ni compañeros ni familiares ni terapeutas sabían, aunque podían suponer. Al salir, tuvieron que borrar esas imágenes para seguir adelante con sus vidas. Ahora recuerdan para que la sociedad no olvide. El grupo ha ido cambiando. Algunas llegaban contando entre lágrimas su experiencia y no regresaban más. Una de sus compañeras empezó a sentir trastornos digestivos y hemorragias intestinales solo de pensar en la posibilidad de denunciar. ‘Ha sido muy doloroso revivir el dolor, volver a pasar por el corazón y también por el cuerpo’…44.

  • 45 Ibid.

76Después de un período en que algunas se retiraron y otras permanecieron pero sin firmarla, el grupo presentó la denuncia. Debido a la antigüedad de los crímenes, el procedimiento requería una pericia siquiátrica, lo cual las revictimizó al tener que rememorar los abusos ; pero nada las retuvo45. Su experiencia con la justicia no es la mejor porque el protocolo vigente no les permite participar directamente en su propio juicio, contra los cánones actuales de las leyes humanitarias del derecho internacional.

77Pese a esto y que su juicio penal sigue estancado, pudieron romper con otro cerco de impunidad al decir sus verdades y denunciar a los perpetradores.

A modo de conclusión

78Las uruguayas obtuvieron sus derechos políticos y civiles en la primera mitad del siglo XX, bajo un prisma liberal que les dejó su impronta universalista. Las décadas de los sesenta y setenta presenciaron un descaecimiento de la ciudadanía en general y la dictadura igualó a ambos géneros en cuanto a la carencia de derechos. Con una importante tradición democrática, Uruguay no vivió la primavera feminista de los sesenta porque en todo el espectro político se militaba desde una ciudadanía neutra y las escasas avanzadas feministas pasaron desapercibidas en los enfrentamientos políticos. Ellas buscaron, durante y después de la dictadura, primero reconquistar la democracia y después extender sus derechos específicos a través de la participación. Sus luchas por la participación política se vincularon a las destinadas a que los perpetradores de la dictadura fueran juzgados. En Uruguay coexistieron los movimientos de DDHH con fuerte activismo y dirigencia femenina junto con grupos de mujeres que buscaban participación. En el primer caso estos movimientos transformaron las demandas privadas vinculadas a sus familiares en demanda pública y política por la democracia. La democracia fue el puente donde confluyeron ambos movimientos. Esa democracia reconquistada se hizo y se rehizo en permanente cambio e incorporando nuevos sujetos y derechos.

79Elizabeth Jelin ha señalado que las acciones propias de la ciudadanía son las que tienden a mantener e incrementar los derechos en el marco de una democracia en transformación permanente. En el caso de los derechos de las mujeres ellos fueron acompañados por pronunciamientos contra la discriminación y a través de las negociaciones. Por un lado se luchaba por la ampliación de sus derechos y por otro se asumían los compromisos ciudadanos.

80Este artículo reseña tres escenas de la vida ciudadana de las uruguayas durante el período 1983-2011.

81En la primera, a través de compromisos materializados en su militancia anti-dictatorial en diferentes frentes, como el movimiento de DDHH y la resistencia, las uruguayas pasaron de la lucha contra la discriminación general ciudadana a reflexionar e incorporar sus propias demandas. Así « les permitieron » integrar la CONAPRO, cuando su presencia hubiera sido indiscutida en otras realidades regionales. Pero negociaron y establecieron un mojón, que aunque escasamente reconocido por la memoria colectiva, les permitió irrumpir en la escena pública de manera consensuada e informada.

82La segunda escena, en la cual muchas vieron una problemática de autonomía versus politización, destaca la universalidad de ciertos valores como también la importancia de la negociación. Por un lado el castigo a los perpetradores y la lucha contra la impunidad las interpelaba como ciudadanas y como mujeres. Como ciudadanas que habían sido despojadas de los derechos conquistados por sus antecesoras del novecientos. Y como mujeres porque estaban imbuidas de una ética, que si bien fue vivida por muchas como una extensión de sus roles tradicionales (cuidar y proteger) también les permitió ocupar cargos dirigentes y ser el pilar de la militancia de la CNPR, la última acción cívica masiva del siglo XX. Las mujeres de la CNPR y las que se mantuvieron al margen confrontaron brevemente estos problemas, pero no se produjo una escisión y siguieron trabajando conjuntamente bajo las banderas de la anti-discriminación. Estas banderas impregnaron el trabajo de la CNPR : la consigna « todos iguales frente a la ley », pese al universal masculino que seguía tiñendo el lenguaje y la matriz liberal, fue un instrumento para consolidar la democracia en peligro, porque entre otras cosas, la ley de Caducidad creaba una casta militar por encima de ella.

83La última escena es la más imbuida por los avances mundiales y regionales de la ley internacional. Abrevan en ella la irrupción legitimada de los Derechos Sexuales y Reproductivos, la conferencia de Beijing, los juicios de la ex Yugoslavia y Ruanda, y la Corte Penal Internacional. La impunidad, cuya persistencia es difícil de erradicar pese a leyes anuladas y buena intenciones, se trasunta en mujeres que ex(ponen) “sus cuerpos” públicamente rompiendo un silencio patriarcal, sacudiendo a la sociedad y mostrando los límites de las políticas de justicia y reparación.

84En este difícil y largo camino podríamos avizorar una cuarta escena, donde exista la paridad parlamentaria, los juicios a los represores y la equidad social y política, en el andar infatigable del siglo XXI.

Haut de page

Notes

1 Maxime Molyneaux, «Género y ciudadanía en América Latina: cuestiones históricas y contemporáneas», en Debate Feminista, Año 12, Vol. 23, México DF, 2001. 1

2 Silvia Rodríguez Villamil y Graciela Sapriza, Mujer, Estado y Política en el Uruguay del siglo XX, Montevideo, EBO, 1984.

3 Julieta Kirkwood, Ser política en Chile. Las Feministas y los Partidos, Santiago, FLACSO, 1986.

4 Ariela Peralta, «El caso Gelman y los desafíos a la ley de Caducidad» en Francesca Lessa y Gabriela Fried, (Comp.) Luchas contra la impunidad. Uruguaya 1985-2011, Montevideo, Trilce, 2011.

5 Ver entre otros, Carlos Demassi et al, La dictadura Cívico Militar. Uruguay 1973-1985, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2009.

6 Un aspecto poco estudiado en la historiografía y en las ciencias sociales uruguayas en general es la participación de las mujeres en la política de los sesenta y setenta. Véase para el caso de algunas mujeres del Movimiento de Liberación Nacional, Marisa Ruiz y Rafael Sanseviero, Las Rehenas. Historia oculta de once presas de la dictadura, Montevideo, Fin de Siglo, 2012.

7 Se ha identificado a la tortura generalizada y la prisión prolongada como dos características específicas de la dictadura uruguaya Véase Servicio Paz y Justicia, Nunca Más: Informe sobre la violación de los derechos humanos (1972-1985), Montevideo, SERPAJ, 1989.

8 Charles Gillespie, Negociando la democracia, Políticos y Generales en Uruguay, Montevideo, Fundación de Cultura - Instituto de Ciencia Política, 1995.

9 Marisa Ruiz, Susana Dominzain, «Reflexiones para una historia comparada de la mujer en Uruguay y Chile», en Hoy es Historia, No 40, Montevideo, diciembre de 1990.

10 Beatriz Lovesio, Nilia Viscardi, «Los estudios de la mujer y los jóvenes en la construcción del conocimiento sociológico uruguayo», en Revista de Ciencias Sociales, Año XVI, No 21, Montevideo, Agosto de 2003.

11 Francesca Miller, Latin American Women and the Search for Social Justice, Hannover y Londres, University Press of New England, 1991, pp. 225-226; y Fisher, Jo, Women Resistance and Politics in South America, Latin American Bureau, London, 1993, pp. 45-74.

12 Silvia Rodríguez Villamil, «El trabajo femenino en Montevideo 1880-1914» y Graciela Sapriza, «Imágenes de la mujer a comienzos del siglo», en Nea Filgueira et al, La mujer uruguaya, ayer y hoy, GRECMU- Banda Oriental, Montevideo, 1983.

13 Marisa Ruiz, Karina Thove y María Laura Bermúdez, “La Concertación Nacional Programática, CONAPRO ¿el despegar de las mujeres en Uruguay?, Ponencia presentada al tercer congreso de Ciencia Política, Montevideo, 2011.

14 Por ejemplo, Raquel Macedo de Shepard en su suplencia como senadora titular en 1985 presentó un proyecto de ley de igualdad de oportunidades y de trato para ambos sexos en materia laboral.

15 Todavía estamos en ese proceso, porque aunque se anuló la ley de Caducidad en octubre de 2011, algunos operadores judiciales han puesto trabas a los casos presentados en los juzgados.

16 Sobre esta ley ver Aldo Marchesi, (org) Ley de Caducidad, Un tema Inconcluso. Momentos, Actores, Argumentos (1986-2013), Trilce, Montevideo, 2013.

17 Carlos Demassi y Jaime Yaffé, (coord.), Vivos los llevaron…Historia de la lucha de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos (1976-2005), Trilce, Montevideo, 2005, pp. 14-55.

18 Revista Cotidiano Mujer, Montevideo, octubre de 1986, año 22, nº 12. Ibíd.

19 Luis Roninger, «La sacralización del consenso nacional y las pugnas por la memoria histórica y la justicia en el Uruguay postdictatorial» en América Latina Hoy, 61, 2012, pp. 51-78.

20 Demasi y Yaffé, op. cit, pp. 64-71.

21 Delgado, María Martha, Ruiz, Marisa y Zibechi, Raúl, Para que el pueblo decida. La experiencia del referéndum contra la ley de Impunidad en Uruguay (1986-1989), Instituto de Defensa Legal-Programa Internacional de Becas en Derechos Humanos, Lima-Washington, 2000, pp. 30-38.

22 Demassi, op. cit.

23 Entrevista personal a Selva Andreoli, Montevideo, 20 de febrero de 1999.

24 Entrevista personal a María Ester de Pérez, Salto, noviembre de 1999.

25 Entrevista personal, Montevideo, 3 de marzo de 1999.

26 Entrevista personal a Marta Ponce.

27 Elena Fonseca y Lilian Celiberti, La República de las Mujeres, Montevideo, 4 de marzo de 1989, p. 6.

28 Celiberti Fonseca, La República de las Mujeres, op. cit.

29 Es una referencia al poema de Líber Falco sobre “atar una moña azul en cada árbol”, uno de los poemas símbolo de la búsqueda de la utopía en la década de los setenta.

30 La República de las Mujeres, op. cit., 18 de marzo de 1989.

31 Mujeres uruguayas en cifras. Un aporte para la Conferencia Mundial de Beijing en 1995. UNICEF/INE, Montevideo, 1995, pp. 112-13.

32 Se publicaron tres tomos de testimonios de la convocatoria Memorias para Armar y varios libros de memorias de ex-presas.

33 Mariana Risso Fernández, «Entre el nudo subjetivo y el nudo político», en Soledad González Baica y Mariana Risso Fernández, (Comp.), Las Laurencias. Violencia sexual y de género en el terrorismo de Estado uruguayo, Trilce, Montevideo, 2012.

34 Demasi, op. cit., p. 93.

35 Ariela Peralta, “El caso Gelman y los desafíos a la ley de Caducidad” en Lessa y Fried, op. cit.

36 Estos equipos coordinados por Álvaro Rico, publicaron seis tomos del resultado de sus investigaciones tanto sobre los y las detenid@s desaparecid@s como sobre el terrorismo de Estado en Uruguay.

37 Flor de María Meza y Juan Fontana Faroppa, «Terrorismo de Estado, violencia de género e imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad», en González Baica y Risso Fernández, op. cit., pp. 117-133.

38 Ibid.

39 Ibid.

40 En marzo de 2013 la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional dos artículos de la ley que pretendió anular la LC, que declaraban imprescriptibles los crímenes de lesa humanidad; a los perpetradores se les puede seguir los juicios bajo otras tipificaciones. Esto perjudica a las denunciantes por violencia sexual y les hace temer, que aunque cuentan con la aquiescencia de la jueza, su denuncia al llegar a la Suprema Corte de Justicia sea desestimada.

41 Álvaro Rico, (coordinador), Investigación histórica sobre la dictadura y el terrorismo de estado, tomo 2. 2008.

42 Comunicación electrónica con Anahid Ahoranian, enero de 2014.

43 Temma Kaplan, «Revertir la vergüenza y revelar el género de la memoria», en Revista Mora, vol.13 n.1, Buenos Aires, ene/jul. 2007.

44 Paula Vilella. http://www.pikaramagazine.com/2013/06/%E2%80%9Crecordamos-para-que-la-sociedad-no-olvide%E2%80%9D/ visitada el 11 de octubre de 2013.

45 Ibid.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Marisa Ruiz, « Escenas de la vida ciudadana de las uruguayas en la pos dictadura », Caravelle, 102 | 2014, 65-85.

Référence électronique

Marisa Ruiz, « Escenas de la vida ciudadana de las uruguayas en la pos dictadura », Caravelle [En ligne], 102 | 2014, mis en ligne le 28 août 2014, consulté le 24 septembre 2017. URL : http://caravelle.revues.org/754 ; DOI : 10.4000/caravelle.754

Haut de page

Auteur

Marisa Ruiz

Facultad de Derecho, Universidad de la República, Uruguay

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org