Navigation – Plan du site
Sociabilités d'Amérique latine
Familles et Sociabilités

Nupcialidad, compadrazgo y endogamia en las Yungas de Jujuy (Noroeste de Argentina) durante la primera mitad del siglo XIX

Juan Pablo Ferreiro et Federico Fernández
p. 21-56

Résumés

Cet article analyse la relation particulière qui s’établit entre les principaux dispositifs existant afin de construire les relations de parenté – tant symbolique que réelle – à savoir les stratégies matrimoniales et de compérage dans une région marginale et relativement isolée, – à savoir celle de Valle Grande dans la Province de Jujuy en Argentine – qui se caractérise par une très forte endogamie durant la première moitié du XIXe siècle. A cette fin, le travail met en œuvre une approche fondée sur l’analyse structurale qui permet de reconstruire des interactions entre individus et ensembles sociaux « discrets » faute de sources statistiques, de récits ou encore de narrations mémorielles locales pour les identifier, imposant le recours à l’exploitation de registres paroissiaux de mariages et de baptêmes.

Haut de page

Texte intégral

Agradecimientos
Al padre Alonso Matamoros, organizador y administrador del repositorio del Obispado de Humahuaca, quien nos facilitó el acceso y nos guió con su profundo conocimiento y cariño por la región y sus habitantes.
A nuestras familias, sin las cuales difícilmente podríamos dedicarnos a tan apasionante labor.
A las comunidades actuales que pueblan el Departamento Valle Grande –Valle Grande, Santa Ana, Valle Colorado, Yerba Buena, Caspalá, San Francisco, Alto Calilegua, Santa Bárbara, Pampichuela– cuyos antepasados hemos invocado en estas páginas.

Kinship like language, is a structure, not a substance. The distinctive features of kinship networks resides less in how their constitutive ties –be they biological, jural, ritual, symbolic, or whatever– are defined and established than in the way these this ties are organizated.
–Hamberger, K.; Houseman, M.; White, D. R.-

Introducción

1El presente trabajo pretende utilizar el denominado Análisis de Redes Sociales de manera estratégica, como fuente de hipótesis de trabajo para la comprensión de patrones vinculares dentro del amplio campo de los intercambios parentales, reales o putativos, desarrollados durante el siglo XIX en una región dotada de una dinámica nupcial parental particular dentro del territorio jujeño (Noroeste de la República Argentina), el distrito de Valle Grande.

2Dicha zona, actualmente una de las más aisladas, remotas y de peor acceso de la jurisdicción provincial, se destaca desde principios del siglo XIX por presentar un porcentaje elevado de uniones endogámicas, articuladas alrededor de troncos de linaje vinculados a un apellido que, usual y tendencialmente se transmiten por vía patrilineal. Patrimonial-mente, en cambio, es posible observar, para fines del XIX y durante la mayor parte del siglo XX, una fuerte tendencia a la transmisión y herencia bilaterales o indiferenciadas, aunque los apellidos suelen transmitirse por vía paterna y sólo excepcionalmente, en casos de ausencia de tal vía (p. ej. : los hijos extramatrimoniales no reconocidos), lo hacen por el lado materno.

  • 1 Tandeter, E., «Reconstitución de Poblaciones Andinas: Familias y Genealogías» ANPCyT Pict-Redes 200 (...)
  • 2 Delille, G., 1985, Famille et propiété dans le royaume de Naples (XVe.-XIXe.), École Française de R (...)

3Precisamente, son los apellidos la vía por la cual nos aproximaremos a la dinámica que adquirió la organización del parentesco a través del vínculo conyugal. Hemos escogido esta vía particular de acceso por varias y diversas razones. Por un lado, el apellido es uno de los pocos elementos estables en los registros parroquiales y censales que permiten la identificación de los/as agentes. Por otro, que para el momento en el que se registraron los apellidos, éstos ya se transmitían regularmente de una generación a otra como principal indicador del patrimonio legado, y como mecanismo clave de la herencia desde hacía aproximadamente un siglo. Este hecho, además, estaba masificado de tal modo que los poquísimos casos encontrados en los registros, en los que no consta el apellido del/la agente, se pueden adjudicar a un déficit del mecanismo de recopilación de la fuente. Además, es significativo y recurrente el hecho de que todos los autores que han dedicado alguna atención a la zona han señalado inequívocamente su marcada endogamia, con lo cual es relativamente sencillo seguir a muchos de estos apellidos desde los primeros pobladores que adquirieron tierras en la operación de 1887 hasta el presente. Estos mismos apellidos, con algunas modificaciones, se pueden, también, seguir hacia atrás, a las primeras décadas del siglo XIX, hasta la segunda generación ascendente ; con lo cual se puede, dado lo restringido de la demografía local, establecer los vínculos reales al interior de la mayoría de los apellidos presentes. Ya en un terreno metodológico y por lo expuesto antes, son precisamente los apellidos los que permiten reconstruir parcialmente los vínculos familiares pretéritos, allí donde no resulta posible ensayar otras técnicas de reconstrucción demográfica –como las que propone L. Henry. En este sentido, nuestro interés es explorar un sistema de parentesco local, similar al que perseguía E. Tandeter en sus proyectos « Reconstitución de Poblaciones Andinas : Familias y Genealogías » y « Estrategias matrimoniales y memoria genealógica en los Andes Coloniales ».1 Llegados a este punto es necesario precisar que este tipo de análisis reconoce también sus antecedentes en una línea de trabajo particularmente desarrollada en los últimos veinte años en el terreno del análisis histórico estructural entre otros por Delille (1985), Gribaudi (1990), White et al. (2002), Alcántara Valverde y Casasola (2002), Poloni-Simard (2006), Lemercier y Rosental (2008), Lemercier (2010), Padgett y McLean (2006), Alfani (2008) y microanalítico, Lévi (1989), Padgett (1994), Sabean (1998), Munno (2005). Estas resultan nuestras referencias que, trabajando sobre materiales predominantemente europeo-occidentales –salvo los casos de Alcántara y Casasola, Poloni-Simard, White y sus asociados– y aún sin privilegiar la utilización del patronímico o apellido como diacrítico categorial, han planteado y desarrollado muchas de las preguntas y estrategias metodológicas que proponemos en este trabajo2.

  • 3 En este sentido adoptamos una de las estrategias habituales que se utilizan en el análisis de redes (...)

4El análisis de nuestra vía de acceso, los apellidos, también comparte el mismo supuesto básico que las investigaciones que llevó a cabo Enrique Tandeter, el carácter monofilético de los mismos. Esto es, asumimos que todos los apellidos con el mismo patronímico presentan un origen común3. Tal asunción es justificable en el caso de nuestra región debido al muy elevado porcentaje de endogamia (Gil Montero y Teruel, 1996 ; Dipierri y Alfaro, 1996) del que se da cuenta durante todo el s. XIX y XX ; y a que la cantidad de patronímicos de los que se puede rastrear un origen polifilético son muy pocos desde inicios del s. XIX y casi todos foráneos ; y, desde luego, a que es posible rastrear el parentesco de la mayoría de ellos por espacio de varias generaciones.

  • 4 Lévi-Strauss, Cl., 1984 (1962), El pensamiento salvaje, FCE, México; Zonabend, Fr, « Le nom de pers (...)
  • 5 Pinto-Cisternas, J. y Castro de Guerra, D. 1988, «Utilidad de los apellidos en estudios de biología (...)

5En tal sentido, es necesario destacar que existe un cúmulo importante de trabajos sobre el uso de apellidos en poblaciones humanas. Comenzando por los enfoques clásicos desarrollados por Cl. Lévi-Strauss en El Pensamiento Salvaje (1962), a los trabajos más próximos en el tiempo de Zonabend (1980) o de Ch. Klapisch-Zuber (1990). Pero es, sin dudas, desde el terreno de la Antropología Biológica donde se enfatizó más la utilización de los apellidos como indicadores vinculares familiares y genéticos. Dentro de estos enfoques resultan ineludibles los trabajos ya clásicos de G. W. Lasker (1985 y 1991), Azevedo (1980) y Jobling (2001)4. Para Latinoamérica resultan particularmente relevantes los trabajos de Pinto-Cisternas y Castro de Guerra. (1988), Pinto-Cisternas, Pineda y Barrai (1985), quienes aportan la novedad metodológica de la utilización del doble apellido (paterno y materno) como característica sobresaliente en la región sudamericana. Entre los trabajos más recientes dentro de esta línea de investigación se encuentran los estudios de Dipierri y Alfaro (1996) ; Albeck, Alfaro y Dipierri (2005), referidos a la región jujeña, o los de Colantonio, Fuster y Ferreyra (2002) ; Colantonio, Fuster y Ghirardi (2007) ; o Román, Guardado Moreira, Zuluaga, Blanco Villegas, Colantonio y Fuster (2007)5.

6La diferencia central entre nuestra perspectiva analítica y metodológica basada en el ARS, y este tipo de abordajes sobre el uso de los apellidos, se basa fundamentalmente en el tratamiento de los datos. Mientras que los autores citados trabajan sobre la distribución estadísticas de frecuencias, en su mayoría sobre frecuencias isonímicas, nuestro análisis se funda en la vinculación de los apellidos en contextos espacio-temporales acotados, tomando como referencia las interpretaciones topológicas de los datos, es decir, un enfoque basado en la teoría de grafos y el álgebra de matrices que permita aproximarnos a la trama de vínculos registrados documental y oralmente.

7El propósito de este trabajo es, entonces, identificar, evaluar, analizar y exponer las formas de agrupación y los límites que los vínculos de matrimonio y bautismo presentan a lo largo de la primera mitad del siglo XIX.

8Para ello hemos compulsado los padrones de bautismo y matrimonio del distrito rural de Valle Grande, Jujuy, de la primera mitad del siglo XIX y ubicados en los principales repositorios locales, Archivo Histórico Provincial y Archivo de la Prelatura de Humahuaca.

9El interés en el desarrollo de estos temas en esta región reconoce un doble origen. Por un lado, el conocimiento de las prácticas coloniales, desarrolladas en proyectos de investigación que constituyen el antecedente inmediato de los resultados que presentamos ; y la dinámica estructural diferencial que esta zona guarda con relación a los valles sudorientales (Valle de Jujuy, de Perico, etc.) y a la vecina Quebrada de Humahuaca, donde la presencia de hábitus endogámicos están claramente menos desarrollados y asociados a una fuerte movilidad geográfica regional e intrarregional, también distinta de la que la zona de estudio ofrece aún hoy.

10Al mismo tiempo, es nuestra intención comparar las redes nupciales con las de compadrazgo, no sólo en su conformación estructural, sino también en la utilización que de ellos se hizo en la región.

11A estos fines, intentaremos establecer el o los grados de integración que presentan las diversas redes nupciales y de padrinazgo, los límites reales al intercambio de alianzas y la jerarquización interna (si la hubiere) de los conjuntos sociales así delineados. En este sentido, las nociones de centralidad, intermediación, conectividad y redundancia nos permitirán abordar tales tareas.

12El punto de partida de este trabajo, se inicia en el interés por la zona hoy ocupada por el Departamento Valle Grande, provincia de Jujuy ; en su secular aislamiento, en la marcada y característica endogamia de su población actual y en la mirada, hoy contradictoria y problemática, que sobre esta región de yungas y sus habitantes tejieron la Historiografía y la Antropología.

  • 6 Ferreiro y Fernández, 2008, «Apuntes etnográficos y Análisis de Redes Sociales en la localidad de S (...)

13La mirada retrospectiva provocada por recientes etnografías sobre el área impulsó una estrategia que no se basara en categorías preestablecidas, con las que, precisamente, se plantea el conflicto –tales como la supuesta inexistencia en la zona de comunidades indígenas desde inicios del s. XIX y la predominancia de la familia nuclear como forma organizativa parental6. Más bien, lo sugerido por la información histórica, e inclusive por las evidencias etnográficas actuales, apunta a desarrollar una perspectiva que permita construir la trama vincular social desde y a partir de los datos, en lugar de hacerlo a partir de la aplicación de modelos preexistentes y sus presupuestos derivados.

14A la vez, esa misma información, dado su carácter parcial, no seriado, fragmentario, disperso y cualitativamente pobre operó como un poderoso condicionante al desarrollo de planteos demográficos del tipo reconstrucción de familias, o el tradicional análisis de censos.

15En lugar de la información más variada, más abundante y, a pesar de todo, más rica que hemos encontrado en nuestra pesquisa sobre la organización socio-parental de la élite colonial jujeña nos enfrentamos, desde un principio, con un panorama documentalmente desalentador. Apenas unas pocas referencias para el S. XIX que consistían en un censo poblacional (para 1852) pobremente instrumentado y que recogía información ordenada alrededor de unas pocas variables (nombre, sexo, edad, origen, estado civil y oficio) que ni siquiera habían sido respetadas en todos los registros. Aún así, la aproximación a las singularidades de la zona y su población parecía una recompensa a la altura de tal esfuerzo.

16El hallazgo, luego de muchos fallidos intentos, de inesperadas fuentes de información de origen parroquial sobre la zona y que cubren buena parte del siglo XIX, estimularon la búsqueda y reforzaron la idea de que los datos mismo indicasen qué formas organizativas eran reconocibles, así como su comparación con información ya establecida para el presente, y para el inmediatamente anterior pasado colonial jurisdiccional.

17La aplicación de la mencionada estrategia analítico-estructural permitió ordenar los datos de tal forma de evidenciar sus principales recurrencias y regularidades vinculares a lo largo de la primera mitad del siglo XIX.

  • 7 De Feo, C. y Fernández Ana. «Una aproximación al periodo Tardío en la arqueología de Valle Grande ( (...)

18La región de Valle Grande está ubicada en el sud-oriente del actual territorio de Jujuy, limitando con el chaco serrano salteño y con los valles de altura que rodean a Santa Victoria (Salta) hacia el N. La región se caracteriza por articular en muy breve espacio, la aridez de la Quebrada de Humahuaca –y su contacto con la Puna, al norte de aquella–, con las selvas lluviosas de montaña que preceden al pedemonte y llanura chaqueñas. Acordonada de zona de alta montaña de penoso y difícil tránsito, presenta en menos de 100 km en sentido O/E un gradiente altitudinal que pasa de los 3.800 msnm a los 400 msnm. Precisamente, esta condición ha colaborado en establecer una clara distinción –que aún continúa siendo el principal rasgo diferenciador e identitario interno– cultural, política y social entre los pobladores de la zona de altura –denominados « arribeños » por los habitantes del valle bajo–, y los de la baja cuenca del río San Francisco, principal colectora fluvial del área. La zona fue ocupada desde períodos muy anteriores a la conquista europea por grupos cuya filiación aún hoy es problemática y objeto de debate ; y fue, durante la mayor parte de la etapa colonial un auténtico cul-de-sac de la jurisdicción7. Durante el largo período de conflictos civiles que culminaron con la creación de los actuales estados nacionales y provinciales, la región fue teatro de enfrentamientos armados entre las guerrillas locales y fuerzas españolas.

19Desde mediados del s. XIX fue, también, el sitio preferente de explotación de maderas valiosas y su población sirvió de mano de obra a los primeros ingenios azucareros instalados en el chaco salteño.

  • 8 Censo Nacional 2010.

20Creemos que fueron estas características, junto a una situación geográfica definidamente marginal respecto a las vías de tránsito –característicamente en dirección N/S– del territorio jujeño, las que obstaculizaron activamente la « visibilización » de la población local ; que, por otra parte, desde el s. XIX jamás parece haber constituido un caudal demográfico, ni electoral suficientemente atractivo como para concitar la atención del estado nacional o provincial en registrarlos de manera cuidadosa ; ya que para el primer censo nacional, en 1869, el volumen demográfico total del valle ascendía sólo a 1403 individuos, agrupados en cuatro localidades, Valle Grande, San Lucas (valle bajo), Lonlonso y Caspalá (tierras altas). Actualmente, la población total es de 2523 habitantes, distribuidos en diez poblaciones ubicadas, también, entre las tierras altas (Santa Ana, Caspalá, Santa Bárbara) y la cuenca media/baja (Valle Grande, Pampichuela, San Lucas, San Francisco, Yerba Buena, Alto Calilegua y Valle Colorado).8

  • 9 Carta del Gobernador E. Tello, 1887, AHPJ, Caja Valle Grande.
  • 10 Gil Montero y Teruel, op. cit., p. 211.

21En un trabajo anterior logramos determinar que hasta fines del siglo XIX esta población se organizaba en base a tradicionales pautas comunales y que, además, eran caracterizados por el estado provincial como indígenas9. No obstante, es necesario señalar que Gil Montero y Teruel encuentran que para 1859 toda esta población vivía dentro de las once grandes propiedades que ocupaban la totalidad del Valle, presumiblemente en carácter de arrendatarios10.

Características y consideraciones sobre nuestras fuentes documentales

22A continuación describiremos sucintamente los materiales que nos permitirán ofrecer algunas hipótesis de trabajo.

Archivo de la Prelatura de Humahuaca

Libro de bautismos 1827 a 1843, Libro H, Nº 1, (Partida de óleos y bautismos administrados en la capilla de Lonlonzo, ayuda de parroquia de Humahuaca año de 1827)
Libro de Bautismos. 1849-1888. nº II. Humahuaca y Anejos (parcial)
Libro 2 de Bautismos Anejos 1823 a 1827 (J-Bautismos 1823-1827)

23Todos los datos provenientes del archivo de este Obispado fueron levantados por distintos párrocos visitadores provenientes de la parroquia de Humahuaca, cabecera del curato ; ya que hasta la fecha, ninguna población de Valle Grande cuenta con servicio eclesiástico residente. Los registros más antiguos consultados –1824/25– fueron levantados por el sacerdote Manuel Hermenegildo Arias y tienen la característica particular de incluir un apartado sobre la condición étnica de los registrados, situación que no se repite en ninguno de los listados posteriores. El listado de bautizados se levantó en el poblado de Valle Grande entre el 21 de enero de 1824 y el 22 de setiembre de 1825.

24El siguiente libro de bautismos, H, corresponde al período 1827 a 1843. Los bautismos fueron realizados por Manuel Ignacio del Portal en Valle Grande entre 1827 y 1829. Durante setiembre de 1832, fray Ildefonso Juárez ; y de 1836 a 1843 el padre Justiniano Hurtado. En Lonlonso realizó lo propio Manuel Ignacio del Portal entre 1827 y 1830. Cayetano de Aguirre lo sustituyó durante diciembre de 1833 ; y finalmente, el ya mencionado Justiniano tuvo a su cargo los santos óleos y bautismos desde julio de 1836, hasta 1843. Todos estos sacerdotes, salvo el caso expresado anteriormente de Arias, trabajaron con un mismo formato de asiento de datos, que incluyó nombre del bautizado, fecha del bautismo, edad aproximada de aquel, nombres y origen –no en todos los casos– de los progenitores o, al menos, de su madre ; nombres y origen del o los padrinos –tampoco en todos los casos– y, en algunos casos de madres solas, la condición de su soltería.

Archivo Histórico de la Provincia de Jujuy

Padrón del partido de Valle Grande, Caja 2 - Valle Grande - 1859 (1852)

  • 11 Gil Montero y Teruel, Op. Cit., Gil Montero, R. 1993, Tesis de Licenciatura en Historia, La poblaci (...)

25Este padrón, en cambio, es un expediente que presenta otro recorrido y formato. Fue levantado por necesidades civiles, y dividido a fines fiscales en los cuatro distritos que conformaban el valle, Valle Grande, San Lucas, Lonlonso (luego Doblonso) y Caspalá. Releva apellido y nombre, edad, estado civil –sólo para los mayores de 15 años y no de manera sistemática–, ocupación –no siempre– y residencia. Todo indica que el relevamiento fue por unidad residencial, ya que al listado lo encabeza un cabeza de padrón y le siguen individuos que en la mayoría de los casos se registran con el mismo apellido y en orden decreciente de edad, finalizando el registro del grupo con una línea horizontal que la separa del siguiente. Todo el expediente está levantado con la misma grafía, de lo que se deduce que fue el mismo funcionario el encargado del registro de todos los distritos. Al final del partido de San Lucas, aparece la firma de Fermín Castañeda, principal vecino y único anotado como comerciante –aunque de origen foráneo– de Valle Grande, quien se habría encargado de la tarea. Es de señalar que, además, Castañeda es el único cabeza de padrón en todo el curato de Valle Grande para el que se registran, conviviendo con su familia, a domésticos –todos foráneos al igual que este vecino y sus familiares. Este empadronamiento fue levantado en el año 1852, pero aparece registrado en el Archivo Histórico de la provincia, como presentado en 1859. Esto último induce a confusión, puesto que existiría un censo levantado en esta última fecha, mencionado por Gil Montero, Gil Montero y Teruel y Madrazo que no hemos podido ubicar, ya que en 2004/6 la ubicación original declarada por dichos investigadores fue alterada por una recatalogación parcial ; no habiendo podido reencontrarlo hasta el presente11. De todas maneras, por la información provista por aquellos, no parece tratarse del mismo listado, ya que incluiría la recopilación de datos inexistentes en el que hemos consultado.

Los vínculos y su tejido

26Según Gil Montero y Teruel, la población del valle representaba, para el primer censo nacional (1869) el 3,5 % del total provincial. Estos se dedicaban fundamentalmente a tareas agrícolas, aunque ésta era una tarea eminentemente masculina (52 % de la población masculina activa), mientras que las mujeres se habrían dedicado a la actividad textil (65,3 % de la población femenina activa).

27Usamos deliberadamente el potencial, ya que, como dijimos, no pudimos consultar el padrón de 1859 citado por las autoras ; mientras que en el empadronamiento levantado por Castañeda sólo se declaran 6 costureras y 11 hilanderas entre 599 mujeres.

  • 12 Gil montero y Teruel, op. cit., p. 211, n. 29.

28Siempre según estas autoras, para 1859 se registra un total de 1740 habitantes en el curato, mientras que para 1855 éstos habrían sido 1481, siendo el 99,2 % de ellos originarios del mismo curato12.

29El empadronamiento que consultamos para 1852, en cambio, arroja un total de 1257 individuos, de los cuales había 599 mujeres (47,6 %) y 658 varones (52,3 %). Variando muy poco, en líneas generales, el predominio de masculinidad postulado para 1859 que resultó de 108 varones por cada 100 mujeres. Nada podemos decir, en cambio, sobre los porcentajes calculados para otras actividades en este último padrón, cuya información está completamente ausente en el de 1852.

30Creemos que las diferencias entre estos guarismos totales, entre 1852 y 1869 se debe al menos parcialmente a un subregistro señalado por Gil Montero y Teruel, provocado por la utilización de criterios no estandarizados de empadronamiento. No obstante, también pudo haber un movimiento de población, frecuente en la zona de acuerdo a la época del año y asociado con la trashumancia pastoril, el caravaneo mercantil, etc.

  • 13 Aunque, en nuestro caso, no existen evidencias fuertes que señalen la presencia de un régimen agnat (...)
  • 14 Albó y Mamani, op. cit., 292.
  • 15 Esta ritualización guiada a través de los apellidos alcanza, inclusive, al ganado familiar al que t (...)

31En un trabajo anterior postulamos que la organización de estas comunidades, si bien recogida a nivel censal como unidades domésticas discretas y asiento familias nucleares, se basaba en un cierto equilibrio entre la parentela bilateral y una forma de toma de decisiones de tipo colectivo, que se estructuraba alrededor de núcleos familiares identificados por un apellido predominantemente patrilineal y que no implicaba corresidencia. Tal como lo que la etnografía de la zona (Fernández 2011, Hoyos 2010) encuentra en la actualidad. En este sentido, encontramos que la dinámica organizacional de esta región se asemeja, con algunas diferencias específicas, a lo que Albó y Mamani encuentran en otra zona andina donde el acceso a la tierra útil también es limitado y se replica el control de diversos pisos ecológicos altitudinales, como el área aymara circumlacustre de Jesús de Machaca, Tiwanaku y Achacachi, en las que : « en cada comunidad y, si son relativamente grandes, en cada zona de la comunidad, hay unos pocos apellidos dominantes que agrupan a la mayoría de las familias, más una constelación de otros apellidos representados cada uno sólo por una o unas pocas familias… »13. En éstas, además, « Las principales decisiones son tomadas en conjunto por ambos cónyuges. Por eso a veces se necesita más de una asamblea –a las que en principio asisten los varones jefes de familia– para tomar eficazmente decisiones públicas… »14. Esto significa, en otras palabras, que todos los vínculos sociales destinados al reclutamiento parental (real o putativo), son ritualizados teniendo como referencia a grupos de apellidos que exceden las unidades familiares nucleares15.

  • 16 Lévi, G., 1989, Le pouvoir au village. Histoire d’un exorciste dans le Piémont du XVIIe siècle, Par (...)

32La fisonomía general de esta trama de relaciones recuerda lo que G. Lévi y otros autores denominan, identifican y caracterizan como « frente de parentesco »16. Un conjunto de solidaridades, alianzas, deberes y derechos ejercidos y potenciales de carácter asimétrico y jerárquico, que provocan lazos diferenciales desigualmente distribuidos en concentraciones puntuales.

  • 17 White, D., Schnegg, M., Brudner, L., Nutini, H., «Conectividad múltiple, fronteras e integración: p (...)
  • 18 White, et al., op. cit., 47.

33Esta compleja situación nos lleva a proponer una estrategia que nos permita operar sobre los registros de manera que resulten visibles sus recurrencias y regularidades vinculares. En este sentido, adoptamos la útil caracterización analítica propuesta por D. White « La ventaja de usar (…) conceptos formales radica en que son suficientemente abstractos como para poder aplicarse al estudio de sistemas distintos, independientemente del sistema cultural ».17 Tales conceptos formales son el enfoque analítico provisto por el Análisis de Redes Sociales. Pero también White nos provee de la útil distinción entre la dimensión categorial y la estructural. « …no son ni los atributos, ni la estructura por sí solos los que definen las fronteras de un sistema social cualquiera y la posición de un individuo dentro de él, sino una combinación de ambos. Estas dos dimensiones no tienen por qué superponerse, pero podrían hacerlo. Lo que aquí se propone es : no definir las fronteras y las posiciones resultantes de acuerdo con atributos categoriales solamente, sino centrarse en las acciones emprendidas por los sujetos sociales agrupados en conjuntos de apellidos y éstos definidos a través del mapeo de las relaciones nupciales y de compadrazgo tomadas originalmente de los registros históricos ya mencionados. A partir de allí, como lo señala D. White en su trabajo sobre Tlaxcala, (2002) « se podría determinar cómo estas acciones [lazos vinculares] se relacionan con las fronteras categoriales. »18

34Nuestro punto de partida será utilizar la noción de endogamia local para referirnos a las uniones entre apellidos característicos procedentes de las mismas microrregiones, y el término endogamia estricta o restringida que, a su vez, presenta dos modalidades. Por un lado, el reenlace entre apellidos previamente emparentados por matrimonio (afinales, afinales de afinales) ; por otro, el reenlace directamente practi-cado al interior de apellidos homónimos. La distinción entre ambas y los diferentes componentes relativos que permiten sus configuraciones, nos permitirán establecer una red analítica de la población vallegrandense en donde se evidencien los vínculos dialécticos entre categoría y estructura.

35La primera referencia de la endogamia estricta y local tiene que ver con sus principales atributos categoriales, ya referidos más arriba, el 99,2 % del padrón de 1855 está constituido por gente que es originaria y se casa con originarios del valle. A la vez, esta población está ubicada en dos sectores claramente delimitados, reconocidos y articulados del valle : su zona alta, adonde comienza la alta montaña, la estepa árida y los pastizales de altura –Arriba– ; y su zona media y baja –valle– que sigue el curso descendente del río San Francisco en su camino al pedemonte y las tierras bajas del Chaco salto-jujeño. Esta referencia a su localización es otro de sus atributos categoriales.

36Tales características geográficas y ecológicas particulares (tierras altas y bajas), se han constituido en toda la región andina en un continuo escalonado de pisos ecológicos ubicados en diferentes alturas y microclimas ocupados, como lo demuestra el análisis clásico desarrollado por John V. Murra, por grupos sociales que explotan los recursos a diferentes alturas bajo la forma de archipiélagos distribuidos en el espacio fragmentado, y en donde los mismos grupos que lo ocupan se han « segmentado » en términos de organización social y parental, con el propósito de establecer un control vertical de la mayor cantidad posible de pisos ecológicos que componen este mosaico territorial y ambiental.

37En el caso particular de nuestra área en estudio, en donde como dijimos existen también zonas diferenciales en términos ambientales y latitudinales, la práctica del pastoreo trashumante se ha encontrado históricamente y aún persiste en la actualidad, directamente vinculada con la combinación de espacios ecológicos aptos para el pastoreo del ganado vacuno. De este modo, la posición de los nodos-apellidos en las zonas altas y/o bajas del valle, representa –además de una categoría asociada a la red nupcial y de compadrazgo– una referencia fundamental para comprender el acceso de estos mismos nodos a los espacios de pastaje y/o terrenos dedicados a la agricultura de secano en ámbitos estrictamente locales.

38¿Es posible que la cantidad de aristas que presenta un nodo-apellido nos indique algo más que la importancia demográfica y etaria asociada a determinados apellidos, es decir, una alta frecuencia de individuos en edad desposable y portadores de unos pocos apellidos centrales en la región ? Desde nuestra perspectiva los índices de centralidad presentes en los nodos (la cantidad de vínculos directos que lograron acumular los nodos a lo largo de un tiempo determinado y dentro de un espacio particular), no deben ser entendidos como una mera repetición nominal de apellidos. Así, por ejemplo, si existe un lazo reciproco de A con B en el año 1824, y dos años después (1826) los nodos A y B aparecen nuevamente registrados en las actas bautismales, lo que en nuestro caso señalaría que A y B tuvieron otro hijo/a, la relación en este caso no es registrada como una nueva unión conyugal entre A y B. En este sentido, los apellidos que poseen un alto rango de centralidad expresan no solo la cantidad de lazos en términos absolutos, sino también y fundamentalmente, nos informan sobre la diversidad (cantidad diferencial) de apellidos con los que se han unido los nodos.

39Dicha herramienta, la centralidad –de grado y de intermediación– está vinculada estrechamente con la distribución y circulación del poder social a través de la concentración y la acumulación de vínculos que señalan. El poder, en este marco es definido como una función del patrón relacional. De aquí que la centralidad aparezca como una cualidad de toda red social que permite apreciar la estructura organizativa de la misma, en base a la identificación de posiciones jerarquizadas, de acuerdo a la cantidad, intensidad, calidad y variación de los lazos que establecen entre sí los agentes integrantes de una red dada. Esto nos permitirá aproximarnos al funcionamiento de las relaciones interpersonales ; establecer quién se vinculaba con quienes ; si tales relaciones presentaban un carácter regular o no, y qué nos sugieren tales vínculos –y sus ausencias. Así pues, y tal como los ejemplos que analizaremos más abajo, la densidad de los lazos directos entre nodos (centralidad de grado) puede ser relativamente baja en relación a otros nodos con mayor cantidad de vínculos, sin embargo, si la posición de este nodo con reducidas aristas es la de un « conector » entre las zonas bajas y altas, su importancia se torna crucial para la comprensión de las dinámicas que presenta las redes parentales y sus coordenadas relacionales con lo que fueron las bases económicas dominantes en toda la región de Valle Grande : la trashumancia del ganado vacuno, y la agricultura menor realizada en los fondos de valle y a diferentes alturas.

Algunas consideraciones metodológicas

  • 19 El criterio utilizado para la construcción de dichas fases intenta respetar el orden en el que se e (...)
  • 20 Particularmente en Padgett y Mc Lean (2006) cuando analizan los casamientos entre los asociados de (...)

40White, Schnegg, Brudner y Nutini (2002) plantean en su profundo análisis del compadrazgo y la integración social tlaxcalteca que la multiconectividad en una red parental señala la existencia de alguna forma de endogamia estructural. Esto implica que existen múltiples caminos entre dos nodos pertenecientes a este grupo (conectividad ≥2) ; y aunque no contamos con genealogías que permitan observar ciclos individuales cronológicos –como ocurre en el trabajo antes referido– sí contamos, en cambio, con fases cronológicamente diferenciadas de bautismos y casamientos que permiten percibir tales ciclos a nivel de apellidos19. En este sentido, adoptamos una de las estrategias propuestas por Padgett para analizar el surgimiento y dinámica de la élite florentina del siglo XIV en diversos trabajos20.

41A los fines analíticos de la red nupcial de apellidos que intercambiaron personal en Valle Grande durante el intervalo 1801/1852 ordenamos la información en una matriz de adyacencia simétrica ponderada de 134*134, en la cual concentramos la actividad matrimonial de los agentes individuales procedentes de 336 registros y la codificamos por apellido, valorándose en dicho registro la cantidad de lazos correspondiente a cada nodo.

42La información ha sido codificada de la siguiente manera : el diámetro de los nodos es directamente proporcional a la cantidad de lazos que cada uno acumula. La disposición general del grafo representa un modelo de sistema de tensiones (spring embedding). Mediante este recurso, el algoritmo utilizado separa progresivamente y de manera pautada a los nodos mejor conectados, de aquéllos más pobremente vinculados, utilizando un criterio de centralización espacial. De tal modo que los nodos menos enlazados se ubicarán en la periferia del grafo, mientras lo contrario ocurrirá con los mejor conectados, quienes además exhibirán la intensidad de sus interrelaciones. Precisamente, con el fin de observar tales lazos hemos identificado la existencia de 51 bicomponentes que constituyen la red como asociaciones basadas en una conectividad igual o superior a dos y que distinguen unidades estructurales exclusivas y excluyentes. La enorme mayoría de ellos sólo compuesta por díadas estrictas, mientras que una sola, a la que caracterizamos como bicomponente gigante, está integrada por 91 nodos.

43Nos interesa, por otra parte, analizar particularmente el origen regional y micro-regional de la composición de esta trama estructural. Para ello, indicamos su existencia a través de la forma de los nodos, lo cual nos permitirá distinguir el lugar de origen de los apellidos que se relacionan matrimonialmente y que parte del reconocimiento de las diferencias socio-ecológicas etnográficas actuales. La codificación asigna el círculo a aquellos apellidos que exclusivamente proceden de la zona baja del valle. El cuadrado, por su parte, identifica a aquellos que sólo se encuentran en la zona alta. El triangulo hacia arriba, a los que se reconocen repartidos en ambas zonas. La caja señala a los que tienen un origen externo al valle. El triangulo invertido distingue a aquellos apellidos multilocalizados que reconocen personal en los dos ámbitos vallistos y fuera de él. El círculo en una caja, a los que se los encuentra tanto afuera del valle, como en la zona baja ; mientras el diamante, finalmente, a los que tenían orígenes en la zona alta y el exterior. El grosor de las aristas indica la cantidad de intercambios nupciales que existe entre los nodos involucrados. Los bucles en algunos de ellos señalan casamiento entre parejas de idéntico apellido. El diámetro de cada nodo indica el grado de centralidad, esto es, el valor bruto de sus lazos nupciales, lo que lo transforma en un indicador parcial del volumen demográfico de cada apellido.

Grafo de localización residencial, centralidad y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande 1801/1851

Grafo de localización residencial, centralidad y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande 1801/1851

Block Bi-componente gigante : Zerpa Zenteno Zapana Zambrano Vilte Vilca Verasate Velásquez Vargas Valero Tolay Tolaba Toconas Tapia Soto Sosa Santos Salazar Rueda Romero Rodríguez Ríos Ramos Quispe Quiroga Quipildor Portal Pereira Ontiveros Olarte Navarro Montoya Miranda Mendez Martínez Mamani Luere López Lerma Lemos Lamas Kespi Jiménez Herrera Guzmán Gutiérrez Guerra Guanca Goyechea González Garay Flores Figueroa Fernández Esparrayo Erazo Donayre Díaz Cuevas Cruz Coronel Corimayo Condori Colque Choque Chocoar Chauque Cazón Castillo Canchi Calisaya Calatay Cáceres Cabrera Cabana Bustamante Burgos Benítez Belmonte Bautista Batallanos Báez Arias Apaza Anaguay Aisama Aban Cachagua Cabello Alabar Abalos

  • 21 Es necesario señalar que la comisión de peritos que fuese designada por el Gobernador E. C. Tello e (...)
  • 22 Entenderemos por camino a una secuencia de nodos adyacentes, que sólo son recorridas una sola vez. (...)

44La mayoría de los nodos ubicados en una posición central, además, componen el conjunto de puntos de corte que sostienen la conectividad de la red. Una sola excepción a esto lo constituye el nodo Mamaní, quien no integra tal conjunto, aunque sí el bicomponente, y es el único nodo cuya presencia permite una actividad reticular mínima una vez extraído el conjunto de puntos de corte. El centro del grafo se encuentra ocupado mayoritariamente por nodos de importante grado de centralidad que se distribuyen fundamentalmente en tres posiciones de origen : los que se encuentran exclusivamente en la zona baja (8) ; los que denominamos bilocalizados y que se encuentran tanto arriba como abajo del valle (14) y los que denominamos multilocalizados y se hallan tanto abajo, como arriba y afuera del valle (6). Sólo se encuentra uno (1) apellido exclusivamente foráneo y otro (1) que presenta un origen foráneo y de la zona alta –ambos de relativamente escaso volumen vincular–, mientras que también son pequeños (6) los que proceden exclusivamente de la zona alta. Paralelamente, resulta significativa la cantidad de nodos-apellidos de este último origen que presentan una baja y muy baja centralidad de grado y se ubican en zonas marginales claramente alejadas del núcleo del grafo. Por su parte, los nodos de origen foráneo (excepción hecha del nodo López) también se localizan en los márgenes del grafo y presentan un volumen de conectividad mayoritariamente reducido, lo cual denota su similar perfil de baja actividad. No es una casualidad que sea precisamente el nodo López el que presenta una conexión más robusta y esté relativamente más cerca del centro que el resto de los foráneos integrando el sector donde los lazos se concentran más. Va a transformarse hacia fines de la década de 1880 en una figura central en la distribución y compra de las tierras de la vieja estancia Valle21. Vinculado principalmente con los apellidos Apaza y Colque, permite a éstos alcanzar el margen de la red en dos pasos a través de su intermediación (p.ej. para acceder a Calatay). La escena general es dominada por la actividad de Cruz, Mamaní y Apaza, Arias, Colque y Flores, siendo los tres primeros apellidos multilocalizados. De éstos, sólo Mamaní no forma parte del conjunto de puntos de corte. Cada uno de estos cinco nodos se vincula con los otros miembros importantes de la red y que presentan bucle a través de dos (2) o más caminos independientes, constituyendo un ciclo y adquieren la configuración de un sub-grafo poligonal completo que se articula a partir del punto central de la red. Este polígono constituye además un camino cerrado, en términos estrictamente topológicos, que vincula a los principales apellidos vinculados a través de nupcias22. Tal figura puede ser interpretada como la expresión matemática y grafológica de un proceso endogámico construido a lo largo del tiempo histórico en la región vallegrandina, y cuyas aristas, si la analizamos en detalle, atraviesan los hilos centrales que articulan todos los espacios ecológicos y productivos presentes en la región. También, y de manera notoria, el polígono que articula a los nodos más centrales está constituido exclusivamente por una asociación entre aquellos apellidos que sólo se encuentran en la zona más baja, con otros que se ubican tanto en ella como en la zona de altura del valle, mientras no aparece ninguno que proceda de la zona alta exclusivamente. Esto último consolida la referencia categorial, procedente del presente etnográfico, del funcionamiento diferencial de las microrregiones que componen Valle Grande, exhibiendo una trama relacional asimétrica y jerárquica en la que la clave del sistema es poseída por aquellos nodos apellidos que están establecidos, desde el principio del registro, en todas las zonas que presenta el valle y, de este modo, las articulan entre sí de manera exclusiva. Esta idea es reforzada por el análisis de las estadísticas generales que acompañan a los algoritmos de centralidad e intermediación. En el primer caso, el grado general de centralización es esperablemente bajo (8,11 %), ya que se trata de vínculos nupciales no orientados sobre los cuales actúa el principio del incesto que limita las posibilidades maritales en función de las prohibiciones entre grados próximos. Por otra parte, la relación entre promedio de casamientos y desviación estándar, que nos permite aproximarnos o alejarnos de un comportamiento típico es sensiblemente mayor en la segunda que en la primera (1.136 y 0.736 respectivamente). Tal situación indica que los comportamientos nupciales vallistos de la red no se ajustaban a un criterio promedio, distribuido de manera más o menos uniforme y característica, sino todo lo contrario, señalando un reducido conjunto de nodos-apellidos privilegiados por la cantidad y calidad de sus vínculos que se distinguía del resto. En ese conjunto, el apellido más destacado, Cruz (8.722), duplica prácticamente al tercero en dicho orden, Apaza (4.060) ; mientras que del noveno (Velásquez, 1.654) al vigésimo (Pereira, 1.053) sólo hay una diferencia de alrededor de 600 milésimos.

45En términos de intermediación, o de la capacidad de articulación del flujo entre distintas posiciones de la red, esta situación se replica en el tope del orden mientras varía la composición de los restantes integrantes del conjunto de los diez apellidos con mayor capacidad de intermediación. Cruz, nuevamente, presenta más del doble de capacidad (31.865) que el tercero en orden, Mamaní (15.616) ; mientras que éste supera en más de tres veces la capacidad del décimo, Corimayo (4.341). El trío Cruz/Apaza/Mamaní se revela como un núcleo condensador y acumulador de centralidad e intermediación a lo largo de todo el período de estudio. En este caso, las actividades de intermediación articulan a casi un tercio de la red total (30.52 %) y al ser la desviación típica el triple que la medida promedio acentúa aún más las características concentradoras recién atribuidas a este pequeño grupo de nodos/apellidos más destacados.

46A continuación ofrecemos los grafos correspondientes a dos fases cronológicas que cubren parcialmente el intervalo de 1801/1860. El primero de ellos corresponde al intervalo 1801/1825 y su codificación es idéntica a la anterior.

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande intervalo 1801/1825

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande intervalo 1801/1825

Fase 1- Block bicomponente gigante : Zambrano Vilca Velásquez Tolaba Toconas Rueda Quipildor Navarro Mamaní Kespi Gutiérrez González Flores Figueroa Cruz Coronel Condori Colque Choque Cabana Burgos Arias Apaza Aban

47En esta red, 61 apellidos distintos interactúan entre sí nupcialmente a través de 208 vínculos. En este intervalo sobresale la centralidad adquirida por la actividad de los nodos Cruz y Mamaní, ambos pertenecientes al sector concentrado de apellidos que reconocen un origen multilocalizado (Arriba, Abajo, Afuera). Son seguidos en el orden de actividad por otros tres nodos de origen que son característicos de la zona baja (Colque, Arias y Flores) ; que son seguidos, a su vez, por otros cuatro que son exclusivos de la zona alta (Kespi, Gutiérrez, Choque y Velásquez) ; mientras acompaña a este grupo un solo nodo bilocalizado que se encuentra tanto en la zona alta, como en la baja del valle (Coronel). Junto a éstos, siempre en la zona central/sub-central, pero registrando una actividad de muy bajo flujo, aunque altamente significativa en términos relacionales, aparecen los nodos Vilca (bilocalizado) y Apaza (multilocalizado). Todos éstos forman parte, como se expone más arriba, del bi-componente gigante. Paralelamente, es significativa la presencia completamente marginal de apellidos de origen foráneo (Miranda, Cuevas, Lizárraga, Benítez, Romero), siendo más numerosos que los que provienen exclusivamente del sector bajo, aunque éstos ocupan una posición subcentral y exhiben mayor volumen de actividad. En este intervalo temporal encontramos 33 bloques diádicos estrictos, y un componente gigante con 24 miembros dentro de los cuales destacan los nodos-apellidos arriba mencionados. La centralidad de grado de esta fase es similar a la general (8,47 %) señalando la ausencia de una tendencia central en las actividades nupciales del período ; e indicando, además, la existencia de un reducido núcleo, encabezado por Cruz, que presenta un grado más de 8 veces mayor (28) al promedio (3.410). Mientras Mamaní y Colque (segundo y tercero en orden respectivo) octuplican y triplican dicha medida. De los 61 nodos-apellidos que integran este intervalo, sólo 17 superan el promedio de actividad recién mencionado. La mayoría de los nodos de este origen que integran el megacomponente se ubican en la zona alta exclusivamente y todos ellos se vinculan principalmente con nodos bi o multilocalizados, los cuales, como hemos venido diciendo, presentan un grado de centralidad mucho mayor. Obviamente, es también dentro de este conjunto particular, el componente gigante, que se encuentran aquellos que además de presentar lazos multiconexos, los reiteran. Mamaní, que ocupa el lugar central es el nodo que presenta en exclusividad el más alto grado de endogamia estricta, ya que es el único dotado de un bucle que denota el matrimonio, por lo demás reiterado en varias ocasiones, dentro del apellido –ambos cónyuges portan el mismo apellido paterno-. Los tres ciclos más importantes en término de la densidad de sus relaciones tienen en común a los nodos Mamaní y Cruz. Por lo demás, sólo se identifican 3 nodos exclusivamente originarios de la zona baja (Arias, Colque y Flores) ; mientras el segundo conjunto en importancia está representado por los nodos bilocalizados, mientras el tercero en orden es el de multilocalizados. Estos últimos, aunque muchos menos en número, son mucho más voluminosos en cuanto a la cantidad y calidad de lazos establecidos y resultan claramente dominantes.

48En cambio, la situación que se presenta en la intermediación presenta valores distintos y sensiblemente más elevados. Aquí el índice de centralización es de 30,32 %, indicando que prácticamente un tercio de la red nupcial está articulada a través de un conjunto de nodos-apellidos. Sin embargo, la desviación estándar (6.326) duplica prácticamente al promedio (3.230) indicando que la intermediación no alcanza a constituir una conducta característica de la mayoría de la red, sino en líneas generales sólo al conjunto de nodos que integran el bicomponente gigante. Nuevamente, son los nodos Cruz y Mamaní los más destacados en este aspecto también y constituyen el núcleo del conjunto de corte, o agrupación de nodos cuya actividad vincular sostiene la red y permite su existencia. Uno de ellos, Cruz, junto a Colque son los que, por mucha diferencia, articulan los sectores mejor conectados, que presentan los lazos más densos, centrales y reiterados con aquellos que se establecen con los nodos más periféricos y peor vinculados.

49En resumen, se observa una relativamente importante actividad inicial de apellidos runas o de la zona alta ; aunque desde este momento ya el escenario nupcial es dominado por aquellos que articulan a través de su actividad parental a todas las microrregiones del valle con el sector externo. Históricamente, este período es el de mayor conflictividad del ciclo revolucionario inaugurado en 1810, ya que es precisamente en este intervalo que se desarrollan batallas entre fuerzas regulares realistas invasoras y la guerrilla rural local que es comandada por el coronel Manuel Arias, cuyo apellido es uno de los más destacados de la fase para la zona baja.

50El período siguiente, entre 1825 y 1850 y para el que no ofreceremos representación gráfica, fue el de mayor inestabilidad política institucional de la provincia, en el cual el proceso revolucionario comenzado en 1810 desembocó en un intervalo de asonadas de palacio y golpes militares, en el contexto de un enfrentamiento civil signado por las guerrillas rurales o montoneras. A mediados de esta fase, la provincia de Jujuy alcanza por la vía de las armas la autonomía de la de Salta, a la que estaba sujeta y se transforma en un nuevo estado federal. Estas pueden ser algunas de las razones que hacen de éste el período peor registrado de los que hemos analizado. Por la razón que fuere, durante estos años, en los que las visitas parroquiales al curato fueron, también, las más espaciadas e irregulares, sólo 36 apellidos distintos generaron 101 lazos nupciales.

51Finalmente, presentamos el grafo correspondiente al último período 1851/1860.

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande intervalo 1851/1860

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande intervalo 1851/1860

En esta fase hay 29 bicomponentes, 27 son diádicos estrictos, 1 tiene tres (Cruz Gutiérrez y Cuevas) y existe también un megacomponente con 54, Fase 3 - Block bicomponente gigante : Zerpa Zenteno Zapana Vilca Verasate Velásquez Vargas Tolay Tolaba Toconas Tapia Rodríguez Ríos Ramos Quispe Portal Pereira Olarte Montoya Martínez Mamaní Luere López Lerma Lamas Jiménez Herrera Guzmán Guerra Guanca Goyechea González Flores Fernández Erazo Díaz Cruz Coronel Corimayo Colque Chauque Cazón Canchi Cáceres Cabrera Bustamante Belmonte Bautista Báez Arias Apaza Cabello Alabar Abalos

52Durante este intervalo ocurre la institucionalización política definitiva del estado argentino, expresada en la Constitución Nacional jurada en 1853. Paralelamente, es el período más corto, y paradójicamente el mejor registrado desde principios del siglo XIX. Participan de esta red 88 apellidos en 361 vínculos.

53La desviación estándar es levemente superior al promedio. Esto, junto al relativamente más bajo índice de centralización (7,52 %), indica que no existe aún un comportamiento relacional característico, sino que predomina nuevamente una situación en la que un pequeño grupo concentra y acumula muchos vínculos. El resto de la red continúa con un bajo nivel de actividad. Sólo 21 de los 88 apellidos presentan una dinámica que supera el promedio (4.045) y, entre estos, el primero en orden, Cruz, tiene un volumen de relaciones siete (7) veces mayor que el último en superar el promedio (Corimayo). Siguen a Cruz, como en el período 1826/1850, Mamaní y Flores. Se refuerzan en esta fase algunas posiciones provenientes de la anterior, en particular la relación dominante central de nodos multilocalizados y bilocalizados, acompañados por unos pocos abajeños, de importante grado de centralidad (Flores, Colque, Arias) que se ubican exclusivamente en la zona baja, más otros dos (Herrera y Montoya) que presentan un volumen relevante, pero en posición sub-central. Los apellidos exclusivos de la zona alta, por su parte, están relativamente marginalizados, ya que sólo dos (Vargas y Velásquez) están bien conectados y en posición central, aunque con un volumen relativo de actividad bastante más bajo. El resto de los pocos nodos arribeños presentes ocupa posiciones claramente marginales.

54Cruz participa de los principales bicomponentes, el más reducido (3 miembros) y el gigante (54). En el primero, mantiene en esta fase la relación con los foráneos Cuevas y suma a los arribeños Gutiérrez, con quienes no los une lazo previo conocido. En el megacomponente forma parte de varios ciclos que se caracterizan por un fuerte reenlace entre apellidos sincrónicos (Cruz, Arias, Tolaba ; Cruz, Tolaba, Mamaní ; Cruz, Tolaba, Cruz, Tolaba, Quispe, por citar algunos), con algunos de los cuales compartió el bicomponente de la fase anterior y/o vienen reenlazándose desde la fase 1801/1825, como son los lazos con Arias, Mamaní, Colque o Quispe. De hecho, de los diez primeros del orden en centralidad de grado, sólo dos (Olarte, Rodríguez) no están reenlazados previamente con Cruz (en algunas de las dos fases anteriores) y sólo tres (Rodríguez, Herrera y Corimayo) del orden de los diez más destacados en la intermediación ; mientras que el vínculo Cruz-Arias se mantiene a lo largo de las tres fases temporales en las que registramos estas relaciones. Este dato resulta de significación, ya que Arias es un apellido que a lo largo de este intervalo de poco más de medio siglo estuvo representado fundamentalmente por mujeres, y además se localizó exclusivamente en la zona baja del valle ; de tal modo que se constituyó en un nodo de donde Cruz obtenía privilegiadamente consortes femeninos, además de su principal « asociado » nupcial en la zona baja, o lo que es lo mismo pero al revés, Cruz resultó ser el principal puente con la zona externa y alta del nodo abajeño Arias. A la vez, este último nodo-apellido fue el tercero más importante en el orden de aquellos que establecieron vínculos con los mejor y más conectados, la mayoría de ellos multi o bilocalizados, y también resulta el tercero más influyente entre los que están conectados a los peor vinculados. Durante este último período Arias es claramente un articulador entre los miembros del bicomponente y aquellos que forman parte de otros componentes de la red. Es precisamente de este apellido el sacerdote que registra, durante la primera fase analizada, la mayor, más detallada y variada recopilación de información bautismal.

55Durante este intervalo se consolida la marginalización de la actividad de los nodos arribeños aunque, significativamente, en su mayoría pertenecen al bicomponente gigante en el cual están mayoritariamente (10 de 3) enlazados a bi y multilocalizados. Los nodos bilocalizados resultan decisivos en la conformación y articulación de la red, ya que aunque son menos importantes en grado que los multilocalizados, son mucho más numerosos y también sus actividades reconocieron un rango de acción más diverso ; mientras que los nodos de la zona baja se consolidan como los principales asociados de aquellos que controlan el acceso a los recursos nupciales de todo el valle y su exterior ; y participan, además, de los ciclos de reenlaces sincrónicos reiterados que ocupan las posiciones central y sub-central de la red.

56Si bien los nodos que se han reenlazado actualizando vínculos diacrónicos entre sí son minoritarios con respecto al resto de los integrantes del bicomponente, en su gran mayoría constituyen los lazos esenciales entre microrregiones y sostienen con su actividad los ciclos de endogamia estricta que se observan a su interior.

Redes de compadrazgo

57Consideraremos a continuación los grafos correspondientes a los vínculos de compadrazgo establecidos exclusivamente a partir del ritual del bautismo católico. Las razones para tal exclusividad son básicamente dos : por un lado, los datos provenientes de bautismos son más regulares que los de otros rituales como la confirmación, cubren un período más extenso y registran la actividad de todas las décadas del período en estudio. Por otro, el bautismo es en la actualidad, y en la memoria de los habitantes del valle –que no se profundiza más de tres generaciones– el ritual más importante junto al matrimonio y la defunción.

58Si bien la presentación de los datos y su codificación es semejante a la anterior –aunque su matriz de adyacencia asimétrica ponderada es de 165*165- la estructura misma de los datos y su posterior estandarización nos obligaron a introducir dos aspectos diferentes respecto a los grafos nupciales. Por un lado, las fases temporales no son exactamente las mismas, aunque sí cubren el mismo período desde 1801 a 1860. En este caso, la primera etapa corresponde al intervalo 1801/1816, la segunda, 1832/1837, y la tercera a la fase 1850/1860.

59Por otra parte, este tipo de dato, a diferencia de los matrimonios, implica una direccionalidad marcada (quien recibe y quien entrega padrinos/madrinas) que en el grafo se reflejará en las flechas y su grosor, las que informan sobre la dirección y grado relativo de tales lazos.

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo curato de Valle Grande intervalo 1801/1816

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo curato de Valle Grande intervalo 1801/1816

Fase 1 – bicomponente gigante con 77 nodos : Zenteno Zapana Vilca Velásquez Vargas Tucunas Tolaba Tintilay Sánchez Sosa Sisa Sambrano Salazar Rueda Roque Romero Romana Rodríguez Ramos Quiroga Quipildor Olarte Ochoa Morueta Morillo Miranda Mendez Martínez Mamaní López Luere Lizárraga Lamas Kespi Inca Gutiérrez Guanuco González Garay Galán Flores Figueroa Cáceres Cusco Cruz Coronel Corimayo Condori Colque Choque Chocoar Catacata Castillo Cabana Bustamante Burgos Benítez Benavídez Bautista Arias Aramayo Apaza Anaguay Alvarado Alanis Aban Cuevas Gabriel Quispe Ibarra Cusi Donayre Orquera Robles Solís Mendoza Zárate

60Los índices de centralización de entrada (Input) y de salida (Output) son igualmente muy bajos (9.990 % y 10.647 % respectivamente), indicando la ausencia de un comportamiento tendencial característico y el grado de concentración que hay de estas actividades. Esto resulta evidente a simple vista en la disposición espacial del grafo.

61Se encuentran siete bi-componentes diádicos estrictos en esta red, y un bicomponente gigante de 77 nodos/apellidos. Un total de 85 de éstos participó en 554 conexiones. Cinco apellidos que participan del bicomponente gigante forman parte, además, de otros tantos bicomponentes simples o díadas estrictas.

62Los nodos Cruz, Mamaní, Tolaba, Choque, Colque, Apaza, Kespi presentan además lazos intensos de de endogamia estricta, esto es, obtienen y ceden padrinos/madrinas recursivamente al interior de su propio apellido, lo cual representamos gráficamente con un bucle rodeando la mitad superior del nodo respectivo y cuyo diámetro indica la intensidad de dicha recursividad.

63Una primera ojeada expresa cómo este período fue dominado por una asociación entre los multilocalizados (Cruz, Mamaní, Apaza) de mayor intensidad que el resto, y los de zona alta o arribeños (Kespi, Guanuco, Choque, Rueda, Velásquez) ; a los que acompañan algunos bilocalizados (Martínez, Condorí, Quiroga) y otros tantos de la zona baja (Colque, Arias, Flores). Estos dos últimos nodos citados concentran mucha más actividad que el resto de los provenientes de esa subregión. Al igual que en la fase 1 nupcial (1801/1825) varios nodos que tienen su origen exclusivamente en la zona alta se encuentran en posición sub-central (Kespi, Guanuco, Figueroa, Choque, Aban, Gutiérrez, Velásquez). En este período la red de compadres y comadres presenta un bajo nivel de centralidad, similar al nupcial tanto en los registros de entradas como en los de salidas, valores que, en ambos casos, apenas alcanzan el 10 %. A la vez, la desviación estándar supera en casi el doble al valor promedio en ambos ítems (en ambos casos 8,776), lo cual refuerza las posiciones reflejadas en el grafo relativas a una enorme concentración en torno a unos pocos nodos/apellidos. De hecho, de los 85 apellidos, sólo 22 en el caso de los compadrazgos recibidos, y 18 en el de los emitidos superan el promedio general, siendo la diferencia entre el primero en el orden (Cruz), un poco más de 10 veces más activo que el 18º y 22º respectivamente, y el doble que el tercero (Apaza). Cruz es el nodo central que más densamente se articula con otros que no forman parte del bi-componente gigante (Herrera y Canchi). Presenta, también, un denso reforzamiento del compadrazgo al interior de su propio apellido. Tal refuerzo de tipo endogámico se extiende a su reenlace con Apaza, Mamaní, Choque, Velásquez, Colque y Arias con quienes forma un ciclo de relaciones más densos que el resto. Todos los miembros de este ciclo, con la excepción de Velásquez, están vinculados matrimonial-mente con Cruz durante el primer intervalo nupcial (1801/1825). Velásquez, por su parte, se unirá matrimonialmente a éste durante el período siguiente 1826/1850. Mamaní ha cedido relativamente más padrinos/madrinas de los que recibió, y lo hizo preferentemente entre los otros componentes del ciclo y del sub-componente gigante. Sus conexiones principales se reparten entre otros multilocalizados centrales y los más destacados nodos arribeños y abajeños. A diferencia de éstos, pero también compartiendo este mismo ciclo y origen microrregional, el nodo Apaza, ha recibido más personal de lo que ha aportado –en particular en relación a nodos marginales y con pobre vinculación– ; no obstante, con relación a Cruz sólo ha recibido personal y de manera significativa ; esta relación es particularmente expresiva de lo que denominamos endogamia restringida o estricta ya que significa un refuerzo de lazos nupciales previos o paralelamente contraídos. Colque, un integrante abajeño del ciclo, también presenta una mayor cantidad de personal recibido que cedido ; aunque, en su caso, lo hace en relación a nodos mayoritariamente centrales y sub-centrales con los que mantiene densos reenlaces. Kespi y Gutiérrez, nodos arribeños, manifiestan una condición similar, pero lo hacen incluyendo nodos más marginales y con una densidad vincular sensiblemente inferior. Un cuarto de la red está ligado a través de la intermediación, en la cual, a semejanza de lo que presenta la centralidad, resulta evidente la existencia de un núcleo pequeño de nodos/apellidos que acumulan y concentran la actividad de articulación, siendo la desviación estándar más del doble de la acción promedio. Los nodos cuyo volumen vincular supera el promedio son 16 y son encabezados también por Cruz (26,695 %) quien duplica al tercero en el orden, su afinal Apaza y es más de doce veces más importante en la articulación entre otros nodos que el primero en orden de superar el promedio (Velásquez). El nodo López, ubicado intermediando entre la posición sub-central y el margen de la actividad compadral es el foráneo mejor ubicado manteniendo vínculos reenlazados densos con Mamaní y Cruz. El resto de los foráneos (Romero, Sánchez, Robles, Cusi, Lizárraga, Solís, Miranda, Alanís) mantienen posiciones marginales vinculándose preferencialmente con nodos bi o multilocalizados ; aunque y sólo en esta etapa, también lo hacen con unos pocos nodos arribeños (Aban, Luere).

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo curato de Valle Grande intervalo 1830/1836

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo curato de Valle Grande intervalo 1830/1836

Fase 3 – bicomponente gigante con 50 nodos : Zerpa Zenteno Zapana Yurquina Vilca Verasate Vargas Valeriano Tucunas Tolaba Sosa Salazar Ruiz Ramos Quiroga Quipildor Portal Olarte Morueta Mamaní López Lamas Huertas Herrera Guerra Goyechea Gaspar Flores Fernández Domínguez Cruz Colque Choque Cazón Casiano Calisaya Cabana Bustamante Batallanos Arias Apaza Aparicio Alarcón Aban Cuevas Quispe Tolay Gómez Ontiveros Serapio

64En este intervalo intervienen 71 nodos que generan 318 nexos. Estos se ordenan en 19 bloques diádicos estrictos y un bicomponente gigante. De los miembros de éste último el nodo Domínguez participa de otras cuatro díadas y Zapana de tres, mientras Cruz sólo lo hace en una más además del bicomponente gigante, al igual que Zerpa. Otros nodos que vienen desde la fase uno constituyendo megabicomponentes como Flores, Mamaní o Arias en este período sólo hacen en este conjunto.

65Las estadísticas generales que permiten interpretar la centralidad de grado de esta red particular siguen la tendencia general ya habilitada desde la primera fase temporal revisada ; esto es, bajo grado de centralización (9,703 % y 9,571 %) ; una desviación estándar que casi duplica el promedio que señalan la tendencial y habitual inexistencia de una actividad normal o representativa y la identificación de un pequeño grupo donde se concentran los lazos. La diferencia que se establece en esta fase con respecto a las anteriores es que los nodos centrales conforman ciclos mucho más intensos y densos de bi y multilocalizados. En uno de los dos ciclos que presentan mayor intensidad relacional (Cruz, Apaza, Arias) Cruz repite su relación unilateral con Apaza, a los que sólo entrega padrinos/madrinas sin reciprocidad. En el más nutrido de estos ciclos, conformado por Cruz, Cabana, Zapana y Mamaní vuelven a reiterarse, como en los períodos anteriores, los reenlaces con nodos emparentados. También se reitera la relación entre Cruz y los foráneos López, quienes junto a Mamaní integran el otro ciclo de densidad destacada. Zapana, a diferencia de la fase anterior, entrega más padrinos y madrinas de las que recibe, aunque en ambos casos lo hace en escaso volumen. Cruz, Arias y Apaza también participan de esta característica que hegemoniza el ciclo principal. Existen otros ciclos, menos densos, pero que señalan inequívocamente la presencia de conexiones múltiples entre grupos emparentados matrimonialmente y también en términos de compadrazgo. También es visible el hecho de que no todos los grupos multi y bilocalizados asumen un comportamiento vincular similar, ya que se encuentra a casi la mitad de ellos desplazados hacia los márgenes del grafo.

66Los órdenes de centralidad son similares y la composición de los mismos reitera los nodos de fases anteriores, a los que suma a Olarte y Quiroga, nuevos en esta posición. La diferencia está en que en esta oportunidad el primero del orden, nuevamente el nodo Cruz, duplica largamente al segundo –Mamaní– y es más de diez veces más activo que el último en superar el promedio (Lamas). Este bicomponente comprende al 70,4 % de la red, superando a los dos anteriores, pero también la densidad –recurrencia– de los lazos de los nodos no miembros es mayor que en otras fases. Esto puede sugerir una suerte de consolidación de circuitos de intercambio de compadres, cuyo inicio pareciera datar de la fase anterior de la red, 1824/29.

67En términos de intermediación Cruz es el nodo más destacado, duplicando la actividad del segundo en orden, Zapana. Por otra parte, Cruz alcanza al 31,962 % de la red entre sus contactos, consituyéndose, además, en los más buscados como padrinos/madrinas ; en este sentido, resulta significativo que, en este período, la mayoría de sus asociados son también o abajeños, o multilocalizados, estos últimos son, por otra parte, también la mayoría de los que establecen los vínculos más reenlazados.

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo, curato de Valle Grande intervalo 1850/1851

Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo, curato de Valle Grande intervalo 1850/1851

Fase 5, bicomponente gigante con 43 miembros : Zerpa Zapana Vilca Velásquez Valderrama Tucunas Tolaba Salazar Ruiz Rodríguez Quiroga Pérez Olarte Montoya Mamani López Luere Llanes Lamas Guerra González Flores Fernández Erazo Díaz Cáceres Cruz Coronel Colque Báez Burgos Bautista Arias Apaza Aparicio Afata Quispe Tolay Santos Pucapuca Mejía Monte Rolaben
Bicomponente con 4 miembros : Villarreal Limpitay Lamas Dorado

68Este grafo representa el período más corto de los analizados. El registro se suspende súbitamente en 1851 y se reinicia casi 25 años después por razones por ahora desconocidas. Aún así los 61 nodos que compusieron esta red generaron 236 lazos ordenados en 14 bloques diádicos, uno con 4 miembros y el otro un bicomponente gigante de 43 miembros. Sólo el nodo Lamas comparte ambos bloques. Los nodos Limpitay, Cruz, Apaza y Gallardo integran dos bloques diádicos cada uno, y sólo Apaza y Cruz pertenecen también al megacomponente. La mayor concentración de la actividad en éste se da entre los nodos multilocalizados mientras los bilocalizados son un poco menos y se encuentran en segundo término. Asimismo, las posiciones centrales del grafo están ocupadas por nodos tanto bi, como multilocalizados, a los que se suma la presencia inusualmente importante de dos nodos de la zona baja (Arias y Colque), que no sólo forman parte del sector central, sino también en los de intercambio de flujo más densos. Arias, además, está emparentado con muchos de los articuladores e integrantes de estos ciclos (Cruz, Apaza, Mamaní, Tolaba, Báez, Zapana, Zerpa). Por otra parte, está enlazado densamente con los nodos multilocalizados más voluminosos (Cruz, Apaza, Mamaní) ; con uno de los principales bi-localizados (Salazar), pero sobre todo, con el más importante de su misma micro-región de origen, la zona baja (Colque).. En general, se observa que los nodos abajeños, claramente más activos y numerosos que los de la zona alta, exhiben una fuerte tendencia a asociarse entre sí y con los bi y multi-localizados ; siendo sus vínculos con la zona alta escasos y pobres. Por su parte Cruz, nuevamente dueños de la escena, replican el vínculo asimétrico unilateral (que mantenían con Apaza) con Zapana y Tolaba. Desde luego, y tratándose sólo de registros procedentes de un período bianual, esto podría deberse a una situación demográfica particular y acotada.

69Los índices de centralidad son particularmente bajos (5,856 % y 5,086 %) y la relación entre el promedio y la desviación estándar continúa siendo negativa reiterando la tendencia a la dispersión que han presentado los valores de los lazos compadrales durante toda la mitad del siglo.

  • 23 Precisamente por esa razón el nodo Zapana no alcanza volumen alguno en el grafo, ya que por el algo (...)

70El nodo que encabeza los registros de salida, o emisión de padrinos/madrinas es esperablemente Cruz, siendo siete veces más central que el último nodo en superar el promedio (Quispe – 5.000). El segundo en el orden es Arias, muy cercano a los valores de Cruz y, al igual que éstos, mantiene densos vínculos con nodos no pertenecientes al bicomponente gigante. Paradójicamente, Arias establece con Zapana durante este corto período el mismo tipo de relación unilateral y asimétrica que Cruz. Estos últimos también forman parte del pequeño conjunto de nodos que presentan densos lazos de endogamia estricta, esto es, apadrinan a los vástagos de sus propios apellidos, junto a Tolaba, Mamaní, y Apaza. Por lo demás, se producen modificaciones en el grupo de nodos cuya actividad encabeza el orden de vínculos recibidos. Hasta el 4º puesto no hay cambios significativos respecto a los que ocupan esos respectivos lugares en el análisis de los lazos emitidos. Mamaní, que ocupa precisamente esa posición en este último ámbito, es desplazado por Apaza y Colque ; pero a partir de la sexta posición encontramos a nodos que no se encuentran entre los diez que más padrinos y madrinas cedieron a otros (Olarte y Zapana). Este último caso es notable en sí mismo, ya que no se registra personal de ese apellido convocado como padrino o madrina ; mientras que recibe un número importante de padrinos y madrinas externos (15), repitiendo de modo exacerbado lo ya anotado en su relación con Cruz y Arias23. En este caso, cabe preguntarse si esta situación no refleja lo planteado por Padgett (1994, 2006) acerca de que la asimetría en una red vinculada con la direccionalidad del flujo, señala habitualmente la presencia de status diferenciados entre los nodos, esto es, de algún tipo de jerarquía social.

71Los valores de intermediación de este período no hacen sino reforzar lo planteado, ya que el nodo más destacado (Arias), articula al 33,54 % de la red y es doce veces más próximo al resto de la misma que el último nodo en superar el promedio (Limpitay). Lo siguen en el orden Cruz y Colque, quienes duplican al cuarto en el orden (Lamas). Las razones de la preeminencia de Arias hay que rastrearlas en su situación estructural particular, que comentáramos antes, de articulador entre los otros nodos principales, la mayoría multi o bilocalizados, con aquellos de escasa y media actividad procedentes de las zonas bajas e inclusive de la zona alta del valle. Esta posición es consistente con la que observamos en los grafos correspondientes a los dos últimos períodos nupciales, en los que Arias ocupa posiciones centrales y sub-centrales conectando nodos de procedencias similares a los que se vincula a través del compadrazgo e, inclusive, reforzando a través de éste lazos nupciales (Apaza, Zerpa, Cruz).

Reflexiones finales

72La característica central de la investigación mencionada es la de constituir fundamentalmente un ejercicio microanalítico. En este sentido, la utilización de apellidos a través del ARS, permite ubicar dinámicamente conjuntos familiares discretos a través del tiempo, sin reducirlos a promedios estadísticos. De esta manera, es posible reconocer, al dar cuenta de la dinámica relacional, la existencia de diferencias reticulares, de constitución de lazos, y de las estructuras formales que éstos generan al interior de una zona circunscrita y aislada.

73¿Por qué optamos por un microanálisis y no subsumimos esta área a las condiciones generales de una región mayor ?

74Esta necesidad fue indicada fundamentalmente por las características de la zona. Su alto grado de aislamiento y diferenciación con respecto a las áreas aledañas (sobre todo la zona alta de la Quebrada de Humahuaca y el piedemonte chaqueño). Su excentricidad con relación a las principales rutas que atraviesan la jurisdicción, que tienen un sentido general N/S, mientras que el valle está ubicado al E de ese eje de tránsito, y separado de él por una zona de altas cumbres que vuelven la comunicación dificultosa y estacional. Las particularidades socio-culturales, además, señalan que el valle ha sido históricamente un sitio de paso y encuentro entre dos mundos bien definidos y diversos, las tierras altas del O y el N, que comunican directamente con el S de Bolivia ; y las tierras bajas del E, zona selvática conocida como Yungas, que lo hacen con el Chaco Austral. En este contexto, la población se mantuvo demográficamente más estable que en el resto de la jurisdicción salto-jujeña y también sufrió menos, más tardíamente y de manera más indirecta la industrialización rural promovida por la explotación de la caña de azúcar. Creemos, además, que la distinción vincular entre el alto (N y cabecera del valle), y el bajo, (S y cuenca baja del río San Francisco) refleja de alguna manera estas condiciones ; resultando bastante menos semejantes al resto de la provincia (aún cuando ésta tiene a su interior fuertes diferencias también) que a lo que aún hoy se conserva en la región fronteriza internacional, de la cual ésta forma parte, ya que hay menos de 200 kms. entre el valle y la vecina república de Bolivia.

75El análisis de los datos evidencia un comportamiento particular en cuanto a la dinámica nupcial que constituye parte de la trama profunda del fenómeno. Aún distando, por volumen y calidad de datos, de los requisitos que C. Lemercier (2008) caracteriza como necesarios para realizar un microanálisis de redes completas y adonde cobran valor la centralidad de un grupo o individuo particulares, es posible reconocer y restringiéndolo provisoriamente sólo al campo de los lazos nupciales y el parentesco simbólico, la existencia de una configuración similar a aquella que G. Lévi reconociese como « frente de parentesco » y que se caracteriza por exhibir una dinámica nupcial y compadral que identificamos categorial y estructuralmente como endogamia.

76Las posibilidades de establecer nuevas unidades conyugales se hallan en el valle, como en cualquier parte, desigualmente distribuidas. En nuestro caso, es observable un agudo proceso de concentración de recursos, concretamente de efectivización de las potencialidades nupciales en un reducido conjunto de apellidos que, además, comparten una serie de características que los distinguen del resto y, la evidencia disponible así lo indica, son la base también de su relevancia social. La distribución del valle en dos sectores diferenciados ecológica y socialmente –Alto y Bajo, idea que trasladamos desde el presente etnográfico– permitió reconocer que uno de los rasgos decisivos de esos grupos de apellidos consistió, precisamente, en lo que hemos denominado como bilocalización. Esto es, la presencia y residencia efectivas de miembros portadores de esos apellidos en ambas zonas. En los grafos queda claro que ésta fue una estrategia que les permitió, junto con su volumen demográfico propio, establecer la mayor cantidad de alianzas nupciales con otros apellidos siguiendo una doble vía. Por un lado, concentrando su actividad en revincularse con este grupo selecto ; y por otro expandir sus alianzas al sector de la zona baja, acompañado de un esfuerzo, restringido pero significativo –vgr. Rodríguez entre los bilocalizados, Cruz entre los multilocalizados– por inaugurar auténticos ciclos de endogamia estricta al unirse con otros apellidos previamente emparentados. A la vez, tanto la bilocalización como la multilocalización –que abría las puertas a contactos extra-vallistos– les permitió transformarse en el sector preferido, tanto en la nupcialidad como en el compadrazgo, por los foráneos que lograban establecer lazos duraderos en el valle. Lo notable en todo caso, y que nos llamó la atención desde un primer momento, es la existencia de una doble frontera, que opera también en ambos dominios –el de la conyugalidad y el del compadrazgo–. Por un lado existe un límite interior, que se vulneró habitualmente pero no de modo generalizado, establecido por el apellido mismo. Aunque son cuantitativamente menos resultan muy significativas las ocasiones en las que el matrimonio se estableció entre gente del mismo apellido. Por otro, un límite externo que coincide grosso modo, con la localidad y por extensión, con la zona –Alta o Baja. Esto es, la gente tendió a casarse y a establecer compadrazgos con vecinos, prefe-rentemente de su localidad, o en su defecto, con los que compartiesen la zona del valle. Esto fue acompañado, no sabemos si como causa o como efecto, por una articulación de los grupos de apellidos periféricos, que tendieron a asociarse principalmente con los 6 o 7 apellidos bi y/o multilocalizados más visibles y, a juzgar por sus concentraciones de bautismos, también prestigiosos. En este sentido, es posible, a partir de estos datos, pensar en una suerte de « asociaciones conyugales » que actuaron de manera muy semejante. Estas asociaciones son las que identificamos con los frentes de parentesco, en los que es posible observar conjuntos diferenciados, jerárquicos e internamente consis-tentes a lo largo del intervalo estudiado. Esos 6 o 7 apellidos comentados (Cruz, Arias, Mamaní, Apaza, Zapana, Tolaba, ¿Flores ?, ¿López ?) conservan un « núcleo duro » mínimo –no más de tres apellidos– que se mantiene a lo largo del período y que es matizado en la composición del resto de sus asociados en cada fase en la que dividimos el análisis.

77En el caso del compadrazgo, por su parte, es posible ver de manera redundante y consistente con lo anteriormente expuesto, que los principales nodos están constituidos por aquellos apellidos que tienen bi y sobre todo multilocalización y que, además, buscan padrinos y madrinas entre sus parientes. Acompaña esta tendencia el buscar compadres y comadres entre los vecinos de localidad, y de manera más marginal y con mucho menos volumen de lazos, en el ámbito de la zona baja del valle. En cambio, los vínculos contraídos con apellidos de la zona alta son sensiblemente más pobres. La actividad de los foráneos, por su parte, los hace ocupar una posición periférica vinculada habitualmente a multilocalizados y emparentados y, en menor medida, prefiriendo a algún vecino exclusivo de microrregión o poblado. Pareciera entonces que los multi y bilocalizados no buscaron preferente-mente a gente de fuera del valle para establecer nuevos vínculos –aunque sí fueron buscados por éstos– sino que los extendieron a partir de sus vecinos de la zona baja.

  • 24 Sandstrom, A., 2005, «Grupos toponímicos y organización de casas entre los Nahuas del norte de Vera (...)

78El compadrazgo, entonces, fue objeto de una utilización estratégica compleja en la que un sector concentrado, vincularmente, optó por utilizarlo habitualmente como refuerzo de relaciones de parentesco preexistentes –similar a lo que encontramos para la élite colonial tem-prana de Jujuy ; mientras que la mayor parte de la población del valle lo utilizó como medio de ampliar el alcance familiar, sobre todo allí adonde no había aún ningún lazo nupcial previo (vgr. López). Esto es, la forma tradicional y clásica desarrollada en el compadrazgo latinoamericano, tal como es descrito canónicamente para el área mexicana por H. Nutini, B. Bell, A. Sandstrom y D. White24. Aunque, es necesario recordarlo, tal ampliación parecer haber sido acompañada de sus propios límites de operatividad, como señaláramos más arriba. En este sentido, este movimiento parece haber permitido una aproximación mayor de sectores extravallistos, más numerosos como compadres, que como afinales conyugales. Pero también, y a juzgar por el mayor número de lazos con apellidos emparentados presentes en el compadrazgo, éste parece haber facilitado una opción por lo menos tan endogámica como los matrimonios. En cualquier caso, el compadrazgo actuó flexibilizando, hacia el interior y hacia el exterior, las opciones reales que el matrimonio no ejerció.

  • 25 Isbell Billie Jean (1980), «Estructura del Parentesco y del Matrimonio». En Ralph Bolton y Enrique (...)

79Tales consideraciones señalan claras diferencias entre la dinámica del pasado colonial, mucho más vinculado a la dinámica organizacional familiar ibérica y rioplatense y las formas de relación que se observan en esta región acotada. Aún cuando no es posible hablar de estructuras « andinas » en el sentido de lo que describieron Isbell, Webster, Platt entre otros, ya que no hay instituciones como ayllu o la panaca, sí es posible encontrar una cierta semejanza en las lógicas, una suerte de « aire de familia » con el mundo andino tradicional25. Esto se refleja no sólo en la división socio-espacial del territorio, sino también en la agrupación en torno a apellidos que funcionan como aglutinantes corporativos y que tienen una continuidad en el dominio de los recursos y el suelo. En este sentido, formas tales como la familia nuclear aparecen enmascarando otro tipo de organización de carácter extenso en la que aparecen subsumirse y cuyos rastros pueden rastrearse en el tiempo, a través de alianzas (y no-alianzas) a lo largo de por lo menos tres generaciones. Aunque, es necesario precisarlo, este carácter extenso que adquiere la organización familiar-patrimonial no se asimila ni asemeja a la noción de « casa », presente en la zona urbana colonial jujeña desde la conquista y hasta el siglo XIX, entre otras cosas por la ausencia de transmisión patrimonial por vía de mayorazgo. Precisamente por esta razón acudimos al concepto de frente de parentesco, que se presenta como menos ambiguo y flexible al momento de reconocer y definir estas dinámicas familiares.

80Finalmente, consideramos que tanto estos rasgos, como la distinción endogamia estricta/endogamia local aparecen con mucha más claridad como consecuencia de la dinamización de los vínculos nupciales y de compadrazgo a través del análisis estructural ; ventaja relativa que es acompañada con la de poder seguir a un apellido, o un conjunto de apellidos vinculados a un patrimonio y al acceso a territorios ecológicos específicos asociados a la trashumancia del ganado y la agricultura de secano –y aún hasta un sujeto particular– a lo largo de sus lazos efectivos y a través del tiempo. Pero tal vez su mayor aporte lo constituye el hecho de poder articular analíticamente criterios categoriales y estructurales.

Haut de page

Notes

1 Tandeter, E., «Reconstitución de Poblaciones Andinas: Familias y Genealogías» ANPCyT Pict-Redes 2002-00165; «Estrategias matrimoniales y memoria genealógica en los Andes Coloniales» Fundación Carolina CEHI3/02; 1997, «Teóricamente ausentes, teóricamente solas. Mujeres y hogares en los Andes Coloniales (Sacaca y Acasio en 1614)», Andes, 8, p. 1/25.

2 Delille, G., 1985, Famille et propiété dans le royaume de Naples (XVe.-XIXe.), École Française de Rome-Editions de l’École des Hautes Études en Sciences Sociales, Rome-Paris. Gribaudi, M, 1995, « Les discontinuités du social. Un modèle configurationnel », en: Lepetit, Bernard, Les formes de l’expérience. Une autre histoire sociale, Albin Michel, Paris, p. 187/226. White, D., Schnegg, M., Brudner, L., Nutini, H., 2002, «Conectividad múltiple, fronteras e integración: parentesco y compadrazgo en Tlaxcala rural», en: Gil Mendieta, J. y Schmidt, S. (eds.), 2002, Análisis de redes. Aplicaciones en ciencias sociales, IIMAS-UNAM, México, p. 41/94. Alcántara Valverde y Casasola, 2002, «La estrategia matrimonial de la red de poder de Guatemala colonial», en: Gil Mendieta, J. y Schmidt, S. (eds.), 2002, Análisis de redes. Aplicaciones en ciencias sociales, IIMAS-UNAM, México, p. 157/178. Lemercier, C. and Rosental, P.-A. (2008), « Les migrations dans le Nord de la France au XIXe siècle : dynamique des structures spatiales et mouvements individuels », working paper, http://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00319448/fr/. Lemercier, Cl., 2010, «Formal network methods in history: why and how?», Fertig, G (ed.), Social Networks, Political Institutions, and Rural Societies, Brepols Publishers Turnhout. Padgett, J. y McLean, P. D., 2006, «Organizational Invention and Elite Transformation: The Birth of Partnership Systems in Renaissance Florence», AJS, Volume 111 Nº 5, p 1463-1568. Alfani, G., 2008, «I padrini: patroni o parenti? Tendenze di fondo nella selezione dei parenti spirituali in Europa (XV-XX secolo)», Nuevo Mundo, mundos nuevos, http://nuevomundo.revues.org/30172. Lévi, G., 1989, Le pouvoir au village. Histoire d’un exorciste dans le Piémont du XVIIe siècle, Gallimard, Paris. Padgett, J., 1994, «Marriage and Elite structure in Renaissance Florence 1282-1500», Paper delivered to the Social Science History Association, http://home.uchicago-edu/-jpadgett/papers/unpublished/maelite. pdf. Sabean, 1998, Kinship in Neckarhausen 1750/1870, Cambridge Univ. Press, Cambridge. Munno, C., 2005, « Prestige, integration, parentèle : les réseaux de parrainage dans une communauté de Vénétie (1834-1854) », Annales de demographie historique, 1, 109, p. 95/130. Poloni-Simard, Jacques, 2006, El mosaico indígena. Movilidad, estratificación social y mestizaje en el Corregimiento de Cuenca (Ecuador) del siglo XVI al XVIII, Abya-Yala/Instituto Francés de Estudios Andinos, Quito.

3 En este sentido adoptamos una de las estrategias habituales que se utilizan en el análisis de redes aplicadas a materiales históricos que involucran formas de organización social: «The study of this sort of ‘ties’ neverteheless implies, as in the case of kinship and interlocks, that the researcher pays attention to the meaning and significance of each ‘tie’ (…) before considering them as an homogeneous series suited for calculation…». Lemercier, Cl., 2010, «formal network methods in history: why and how?», http://graphcomp.univ-tlse2.fr, p. 6.

4 Lévi-Strauss, Cl., 1984 (1962), El pensamiento salvaje, FCE, México; Zonabend, Fr, « Le nom de personne », L’homme, T. 20, 4, p. 7/23; Klapisch-Zuber, Chr., 1990, La Maison et le nom. Strategies et rituels dans L'Italie de la Renaissance,, Ecole des Hautes Etudes en Sc. Sociales, Paris; Lasker, G.W., 1985, Surnames and genetic structure, Cambridge Univ. Press; 1991, «Revisión: datos sobre los apellidos hispanoamericanos en los estudios de biología humana», An.Antrop., 28, p. 107/128. Azevedo, E. S., 1980, «The anthropological and cultural meaning of family names in Bahia, Brazil», Curr. Anth., 21 (3):360/363; Jobling, M. A., 2001, «In the name of the father: surnames and genetics», Trends in Genetics, 17 (6): 353/357.

5 Pinto-Cisternas, J. y Castro de Guerra, D. 1988, «Utilidad de los apellidos en estudios de biología humana», Rev. Med. de Chile, 116, Pp. 1191/1197; Pinto-Cisternas, J., Pineda, L., Barrai, I., 1985, «Estimation of inbreeding by isonymy in Iberoamerican populations: An extensión of the method of Crow and Mange», Am.J. Hum. Genet., 37: 373/385, Dipierri, J.E., y Alfaro, E., 1996, «Isogamia, endogamia, exogamia y distancia marital en la provincia de Jujuy», Rev. Arg. de Antrop. Biol., 1 (1): 41/56; Alfaro, Emma Laura; Albeck, María Ester y Dipierri, José Edgardo,2005, «Apellidos en casabindo entre los siglos XVII y XX: Continuidades y cambio». Andes, 16, p. 147-165; Colantonio, S.; Fuster, V., Ferreyra, Ma. del C., 2002, «Isonimia y consanguinidad intragrupal: posibilidades de aplicación en la época colonial», Revista Arg. de Antrop. Biol., 4 (1):21/33; Colantonio, S. E., Fuster, V., Ghirardi, M.M., 2007, «Córdoba (Argentina) en 1813: relaciones de parentesco y movimientos poblacionales descubiertos a través de los apellidos», Rev. Esp. Antrop. Fis., 27:103/112; Román, J., Guardado Moreira, Ma. J., Zuluaga, P., Blanco Villegas, Ma. J., Colantonio, S. E., Fuster, V., 2007, «Estudios de isonimia en Portugal: consideraciones metodológicas», Antropo, 14:47/59.

6 Ferreiro y Fernández, 2008, «Apuntes etnográficos y Análisis de Redes Sociales en la localidad de Santa Ana (Provincia de Jujuy)», presentada en la mesa n° 30, Familia y Parentesco¸ IX Congreso Argentino de Antropología Social, Universidad Nacional de Misiones, Posadas. Hoyos, Silvia, 2010, tesis de licenciatura en Antropología Social, «Memoria Oral en Santa Ana (Depto. Valle Grande)», FHyCS.UNJu, S. S. de Jujuy, ined. Fernández, Federico, 2011, tesis doctoral, «ENTRAMADOS. El fútbol y las identidades sociales en los valles orientales de Jujuy», FFyL-UNT, S.M. de Tucumán, Ined.

7 De Feo, C. y Fernández Ana. «Una aproximación al periodo Tardío en la arqueología de Valle Grande (Jujuy)» en Pasado y Presente de un mundo postergado. Jerez, O. Teruel A, (compiladores). Edit. Universidad Nacional de Jujuy, 1998. Ferreiro, Juan Pablo «El Chaco en los Andes. Churumatas, Paypayas, Yalas y Ocloyas en la etnografía del oriente jujeño» en Población y Sociedad Nº 2. Tucumán, 1994. Fumagalli Mercedes: «Vinculaciones transversales en el periodo de Desarrollo Regionales entre los valles orientales y el sector meridional de la Quebrada de Humahuaca» en Cuadernos Nº 5 Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. UNJu, Jujuy, 1995. Gil Montero Raquel y Teruel Ana: «Trabajo familiar y producción de textiles en las tierras altas de la provincia de Jujuy. Mediados del Siglo XIX». Revista Andina, Año 14, Nº 1. Centro de Estudios Regionales Andinos« Bartolomé de las casas», Cusco, 1996. Nielsen, Axel. «Por las rutas del Zenta: evidencias directas del tráfico prehispánico entre Humahuaca y las Yungas» en La mitad verde del mundo andino. Investigaciones arqueológicas en la vertiente oriental de los Andes y las tierras bajas de Bolivia y Argentina. Compiladoras G. Ortiz y B. Ventura. UNJU, Jujuy, 2003. Sanchez, Sandra y Sica Gabriela, «La frontera oriental de Humahuaca y sus relaciones con el Chaco», en Boletín de Instituto Francés de Estudios Andinos, 19, Nº 2, Perú, 1990. Teruel Ana, Lagos M. y Peirotti L., en «Los valles orientales subtropicales: frontera, modernización azucarera y crisis». Jujuy en la Historia, de la colonia al siglo XX, Edit. Universidad Nacional de Jujuy, S. S. de Jujuy, año 2006.

8 Censo Nacional 2010.

9 Carta del Gobernador E. Tello, 1887, AHPJ, Caja Valle Grande.

10 Gil Montero y Teruel, op. cit., p. 211.

11 Gil Montero y Teruel, Op. Cit., Gil Montero, R. 1993, Tesis de Licenciatura en Historia, La población de Jujuy entre 1779 y 1869, UNC, ined. Cba. Madrazo, G., 1991, Cambio y permanencia en el noroeste argentino. «El caso de Jujuy a mediados del siglo XIX», Andes, nº 4, Salta.

12 Gil montero y Teruel, op. cit., p. 211, n. 29.

13 Aunque, en nuestro caso, no existen evidencias fuertes que señalen la presencia de un régimen agnaticio similar al indicado para la región aymara. Albó, X. y Mamani, M. 1980. «Esposos, suegros y padrinos entre los Aymaras». En: Parentesco y matrimonio en los Andes, editado por E. Mayer y R. Bolton, Pp. 302. Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.

14 Albó y Mamani, op. cit., 292.

15 Esta ritualización guiada a través de los apellidos alcanza, inclusive, al ganado familiar al que también se lo hace «contraer matrimonio» al inicio del ciclo agrario anual; ocasiones en las que se compromete moralmente la asistencia al resto de la familia extensa y demás parentela simbólica, ya que tal situación implica el establecimiento de padrinazgos y madrinazgos sobre esos animales.

16 Lévi, G., 1989, Le pouvoir au village. Histoire d’un exorciste dans le Piémont du XVIIe siècle, Paris, Gallimard; Lévi, G., 1990, « Carrières d'artisans et marché du travail à Turin (XVIIIe-XIXe siècles) », Annales. Économies, Sociétés, Civilisations. 45e année, N. 6, p. 1351-1364.; Lemercier, C, 2008, «Renouveler l’histoire de la famille», Informations sociales, 147, p. 94-103; Gilbert Buti, 2005, « Du comptoir à la toge », Annales de Bretagne et des Pays de l’Ouest, 112-4, URL:http://abpo.revues.org/1057

17 White, D., Schnegg, M., Brudner, L., Nutini, H., «Conectividad múltiple, fronteras e integración: parentesco y compadrazgo en Tlaxcala rural», en: Gil Mendieta, J. y Schmidt, S. (eds.), 2002, Análisis de redes. Aplicaciones en ciencias sociales, IIMAS-UNAM, México, p. 45.

18 White, et al., op. cit., 47.

19 El criterio utilizado para la construcción de dichas fases intenta respetar el orden en el que se encuentra originalmente la documentación en libros de actas bautismales y padrones, esto es, buscamos replicar el carácter no seriado, y con grandes lagunas temporales en los que fueron recopilados los registros, de bautismo, padrones no seriados y listados nominales.

20 Particularmente en Padgett y Mc Lean (2006) cuando analizan los casamientos entre los asociados de la élite florentina precisan que tal asociación «at the patrilineage level means one partner marrying someone with same last name as the other partner (excluding nuclear family intermarriages, which had already been counted)» (Padgett & K. McLean, 2006: 1517).

21 Es necesario señalar que la comisión de peritos que fuese designada por el Gobernador E. C. Tello entre los vecinos más destacados «y principales» a su criterio, que procedió en 1887 a deslindar y reconocer los terrenos que se vendieron a los propietarios locales, estuvo integrada por individuos pertenecientes a los apellidos Cruz, Mamaní, Zapana, López, Belmonte, Herrera, Pereira y Cazón.

22 Entenderemos por camino a una secuencia de nodos adyacentes, que sólo son recorridas una sola vez. Un ciclo es un camino, que posee además una arista entre los nodos de inicio y final. Un camino independiente es un camino que sólo posee en común el nodo inicial y el final. La conectividad múltiple, de acuerdo a la definición aportada por White, Schnegg, Brudner y Nutini, «alude a la redundancia que, en una red entera, está indicada por la existencia de múltiples caminos independientes. Esas redundancias se producen a una escala de integración social que no depende de la densidad, sino de la redundancia de múltiples caminos de conexión entre la gente: una redundancia que hace al grupo menos vulnerable a la desconexión y, por lo tanto, refuerza la cohesión social.» White, Schnegg, Brudner y Nutini, 2002: 42.

23 Precisamente por esa razón el nodo Zapana no alcanza volumen alguno en el grafo, ya que por el algoritmo utilizado su figura se ha «aplastado» sobre el eje de la abscisa al no registrar vínculo alguno de salida.

24 Sandstrom, A., 2005, «Grupos toponímicos y organización de casas entre los Nahuas del norte de Veracruz», en: Robichaux, comp., D., Familia y parentesco en México y Mesoamérica. Unas miradas antropológicas, Univ. Iberoamericana, México, p. 139/166.

25 Isbell Billie Jean (1980), «Estructura del Parentesco y del Matrimonio». En Ralph Bolton y Enrique Mayer (eds). Parentesco y Matrimonio en los Andes. Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú. (1974), «Parentesco andino y recoprocidad. Kukaq: los que nos aman», en: Alberti, G. y Mayer, E., Reciprocidad e intercambio en los Andes Peruanos, IEP, Lima, p. 110/153. Platt Tristan, 1999. La persistencia de los ayllus en el norte de Potosí. La Paz, Diálogo. Webster Steven S., 1980, «Parentesco y afinidad en una comunidad indígena Quechua», en Ralph Bolton y Enrique Mayer (eds), Parentesco y Matrimonio en los Andes. Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Grafo de localización residencial, centralidad y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande 1801/1851
Légende Block Bi-componente gigante : Zerpa Zenteno Zapana Zambrano Vilte Vilca Verasate Velásquez Vargas Valero Tolay Tolaba Toconas Tapia Soto Sosa Santos Salazar Rueda Romero Rodríguez Ríos Ramos Quispe Quiroga Quipildor Portal Pereira Ontiveros Olarte Navarro Montoya Miranda Mendez Martínez Mamani Luere López Lerma Lemos Lamas Kespi Jiménez Herrera Guzmán Gutiérrez Guerra Guanca Goyechea González Garay Flores Figueroa Fernández Esparrayo Erazo Donayre Díaz Cuevas Cruz Coronel Corimayo Condori Colque Choque Chocoar Chauque Cazón Castillo Canchi Calisaya Calatay Cáceres Cabrera Cabana Bustamante Burgos Benítez Belmonte Bautista Batallanos Báez Arias Apaza Anaguay Aisama Aban Cachagua Cabello Alabar Abalos
URL http://caravelle.revues.org/docannexe/image/540/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande intervalo 1801/1825
Légende Fase 1- Block bicomponente gigante : Zambrano Vilca Velásquez Tolaba Toconas Rueda Quipildor Navarro Mamaní Kespi Gutiérrez González Flores Figueroa Cruz Coronel Condori Colque Choque Cabana Burgos Arias Apaza Aban
URL http://caravelle.revues.org/docannexe/image/540/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes nupciales del curato de Valle Grande intervalo 1851/1860
Légende En esta fase hay 29 bicomponentes, 27 son diádicos estrictos, 1 tiene tres (Cruz Gutiérrez y Cuevas) y existe también un megacomponente con 54, Fase 3 - Block bicomponente gigante : Zerpa Zenteno Zapana Vilca Verasate Velásquez Vargas Tolay Tolaba Toconas Tapia Rodríguez Ríos Ramos Quispe Portal Pereira Olarte Montoya Martínez Mamaní Luere López Lerma Lamas Jiménez Herrera Guzmán Guerra Guanca Goyechea González Flores Fernández Erazo Díaz Cruz Coronel Corimayo Colque Chauque Cazón Canchi Cáceres Cabrera Bustamante Belmonte Bautista Báez Arias Apaza Cabello Alabar Abalos
URL http://caravelle.revues.org/docannexe/image/540/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo curato de Valle Grande intervalo 1801/1816
Légende Fase 1 – bicomponente gigante con 77 nodos : Zenteno Zapana Vilca Velásquez Vargas Tucunas Tolaba Tintilay Sánchez Sosa Sisa Sambrano Salazar Rueda Roque Romero Romana Rodríguez Ramos Quiroga Quipildor Olarte Ochoa Morueta Morillo Miranda Mendez Martínez Mamaní López Luere Lizárraga Lamas Kespi Inca Gutiérrez Guanuco González Garay Galán Flores Figueroa Cáceres Cusco Cruz Coronel Corimayo Condori Colque Choque Chocoar Catacata Castillo Cabana Bustamante Burgos Benítez Benavídez Bautista Arias Aramayo Apaza Anaguay Alvarado Alanis Aban Cuevas Gabriel Quispe Ibarra Cusi Donayre Orquera Robles Solís Mendoza Zárate
URL http://caravelle.revues.org/docannexe/image/540/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo curato de Valle Grande intervalo 1830/1836
Légende Fase 3 – bicomponente gigante con 50 nodos : Zerpa Zenteno Zapana Yurquina Vilca Verasate Vargas Valeriano Tucunas Tolaba Sosa Salazar Ruiz Ramos Quiroga Quipildor Portal Olarte Morueta Mamaní López Lamas Huertas Herrera Guerra Goyechea Gaspar Flores Fernández Domínguez Cruz Colque Choque Cazón Casiano Calisaya Cabana Bustamante Batallanos Arias Apaza Aparicio Alarcón Aban Cuevas Quispe Tolay Gómez Ontiveros Serapio
URL http://caravelle.revues.org/docannexe/image/540/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Grafo de localización residencial, centralidad de grado y bi-componentes de compadrazgo de bautismo, curato de Valle Grande intervalo 1850/1851
Légende Fase 5, bicomponente gigante con 43 miembros : Zerpa Zapana Vilca Velásquez Valderrama Tucunas Tolaba Salazar Ruiz Rodríguez Quiroga Pérez Olarte Montoya Mamani López Luere Llanes Lamas Guerra González Flores Fernández Erazo Díaz Cáceres Cruz Coronel Colque Báez Burgos Bautista Arias Apaza Aparicio Afata Quispe Tolay Santos Pucapuca Mejía Monte RolabenBicomponente con 4 miembros : Villarreal Limpitay Lamas Dorado
URL http://caravelle.revues.org/docannexe/image/540/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Juan Pablo Ferreiro et Federico Fernández, « Nupcialidad, compadrazgo y endogamia en las Yungas de Jujuy (Noroeste de Argentina) durante la primera mitad del siglo XIX », Caravelle, 101 | 2013, 21-56.

Référence électronique

Juan Pablo Ferreiro et Federico Fernández, « Nupcialidad, compadrazgo y endogamia en las Yungas de Jujuy (Noroeste de Argentina) durante la primera mitad del siglo XIX », Caravelle [En ligne], 101 | 2013, mis en ligne le 26 août 2014, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://caravelle.revues.org/540 ; DOI : 10.4000/caravelle.540

Haut de page

Auteurs

Juan Pablo Ferreiro

CONICET/UNJu.

Federico Fernández

CONICET/UNJu.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org