Navigation – Plan du site
Mélanges

El Imperio de Brasil, los estados platinos en el prólogo de la guerra de 1865

Johny Santana de Araújo
p. 135-148

Résumés

Cet article traite de l’action diplomatique et militaire de l’Empire du Brésil vis à vis de l’Uruguay avant la guerre menée contre le Paraguay en 1865. On estime que cette intervention et la guerre seraient le résultat d’une intense dispute pour l’influence politique et la souveraineté dans le contexte du processus de consolidation des États nationaux d’Amérique du Sud, tout comme le résultat de l’expansion de leurs intérêts dans la région de la Plata.

Haut de page

Texte intégral

La configuración política del Plata y la militarización del Paraguay, 1854 a 1862

  • 1 Furtado, J. P., A Guerra do Paraguai (1864-1870), São Paulo, Saraiva, 2000, p. 17; Pedrosa, J. F. M (...)
  • 2 Sobre los desenlaces de la batalla de Pavón a partir de un nuevo abordaje, cf. Moreno, I. J. Ruiz, (...)

1De 1854 a 1862 la situación en la región del Plata se configuraba como siendo extremamente delicada. Momento decisivo para el futuro de las relaciones internacionales de la región. En Argentina había de un lado, los federalistas de la confederación Argentina, liderados por Justo José de Urquiza, que buscaba mayor autonomía para las provincias en detrimento al principio de la centralización y, del otro, los unitaristas de Buenos Aires bajo Bartolomé Mitre, de tendencia liberal, aliado a Gran-Bretaña, que defendía la necesidad de un gobierno centralizador1. En ese período, Argentina estuvo dividida en dos países rivales que luchaban obstinadamente entre sí, unificándose solamente después de la batalla de Pavón en 17 de setiembre de 18612. En Paraguay, Francisco Solano López subió al poder después de la muerte de su padre, Carlos Antonio López.

2Solano López había pasado una temporada en Europa, viviendo en Francia donde mantuvo contacto con empresas del ramo bélico. Se impresionó con el espíritu marcial francés y con la visión política y militar del imperador Napoleón III.

  • 3 Thompson, G., Guerra do Paraguai, Rio de Janeiro, Conquista, 1968, p. 57.

3Al volver a su país, llevó al extremo las preocupaciones con el fortalecimiento militar del Paraguay, inicialmente intensificando los proyectos de defensa que el presidente anterior, su padre, había empezado; y, al mismo tiempo, aumentando los efectivos del ejército paraguayo, ha conseguido, en dos años, reunir 80 000 hombres, razonablemente bien equipados con fusiles y con una eficiente artillaría; había aún un inmenso complexo de defensa en torno a la fortaleza de Humaitá3, localizada en una curva apretada al margen izquierdo del río Paraguay.

  • 4 Sobre las estadísticas a respecto de la disposición de las tropas brasileñas y aliadas para la guer (...)
  • 5 Sobre la guardia nacional brasileña durante el imperio cf. Castro, J. B. (d)e, A Milícia Cidadã: A (...)

4El avanzo del Paraguay en campo bélico ocurrió, gracias al auxilio técnico de asesores militares contratados en el exterior, mientras que el imperio de Brasil disponía en aquel momento de 17 000 hombres de 1ª línea4. A parte de ese efectivo, el estado imperial podía contar con una fuerza de 2ª línea, la Guardia Nacional5.

  • 6 Para la comprensión de una lógica que privilegia la consolidación de los Estados nacionales en la r (...)

5Buscando tener voz activa en la problemática del Plata y participar de las grandes decisiones que tomaban los tres otros países – Argentina, Brasil y Uruguay –, Solano López procuró fortalecer Paraguay que debería, según su lógica, componer con las provincias argentinas de Corrientes, Entre Ríos y con Uruguay un gran Estado paraguayo6, convirtiéndose, desde entonces, en potencia media entre las demás en la región del Plata, con una salida al Atlántico, contrarrestando la línea de influencia en la región.

6Los sucesos que pasaron en la República Oriental fue la oportunidad para que López inicia su actuación en el escenario del Plata, agravada por el tema de disputa territorial que Brasil mantenía con Paraguay por el control de la navegación del Río Paraná, de vital importancia para la comunicación entre el Imperio y la distante provincia de Mato Grosso.

  • 7 El termino hegemonía no es usado aquí como concepto gramsciano.
  • 8 El termino caudillo se refiere a un líder político-militar, típico de América Latina durante el sig (...)

7Las disputas por la estratégica región del río de la Plata han nacido en las guerras de independencia y se convirtieron en lucha por la hegemonía regional de estados en formación7. Además de los intereses económicos en torno a la navegación en el Plata, el tema también fue usado por los caudillos de las repúblicas platinas8, y por las elites dirigentes del imperio brasileño, para consolidar el poder del estado imperial en la región.

8Todo el proceso que resultó en la guerra contra Paraguay en 1864 también tiene el año de 1851 como marco central de un largo recorrido, fruto de la intensa rivalidad entre Brasil y sus opositores en Argentina y Uruguay. Con la alegación de que los blancos uruguayos, compuestos principalmente por propietarios de tierras, estarían atacando y saqueando granjas y estancias en la frontera gaucha, el imperio brasileño intervino en Uruguay para derribar Manuel Oribe, del partido Blanco, apoyado por los argentinos. En el año siguiente en 1852, Brasil invadió Argentina para destituir Manuel Rosas.

  • 9 Magnoli, D., O corpo da pátria: imaginação geográfica e política externa no Brasil: 1808-1912, São  (...)

9La ocupación del territorio del Uruguay por tropas brasileñas había llevado a una interminable lucha entre colorados y blancos. La queda del gobierno del colorado Venancio Flores y la posterior retirada de las fuerzas de ocupación trajo un corto período de paz y reducción de tensión bajo la autoridad del presidente blanco moderado Bernardo Berro. En Argentina, ese período fue marcado por luchas decisivas y permanentes entre las facciones partidarias federalistas y unitaristas y en el estado guaraní se iniciaba el proceso de “afirmación del nacionalismo paraguayo”9.

La acción diplomática brasileña

  • 10 Sobre la relación entre la República Oriental y el Imperio de Brasil, ya en 1862 los informes del M (...)

10El mismo año en que Solano López se había convertido en presidente de Paraguay en 1862, el chanciller uruguayo, Juan José Herrera, ya había solicitado y obtenido un compromiso de apoyo militar del gobierno paraguayo si Uruguay fuera atacado por fuerzas brasileñas10. Las intervenciones constantes del Imperio de Brasil en la región resultaron en la determinación de Paraguay para participar de la disputa regional en curso varios años.

11La evolución de la problemática en la región se puede demostrar a partir del siguiente proceso: las cuestiones fronterizas entre Brasil y Paraguay, y entre éste y Argentina todavía estaban por resolver en 1862; en ese mismo año el unitarista Bartolomé Mitre, que representaba un gobierno fuertemente centralizador y apoyaba la facción partidaria de los colorados uruguayos llegó al poder en Argentina; en Brasil el partido Liberal ascendió al poder después de dos décadas de predominio del partido Conservador, cuya política establecida, hasta entonces, era la de contención de la influencia Argentina en la región del Plata.

12En Paraguay, con la ascensión de Solano López, hubo un incremento de la capacidad bélica del país, al mismo tiempo que tuvo inicio un verdadero proceso de participación en la política externa de la región, involucrándose en las cuestiones platinas.

  • 11 Cf. Bandeira, L. Al. Moniz, O Expansionismo brasileiro: O Papel do Brasil na bacia do Prata – da co (...)

13La necesidad de expansión del comercio, sobretodo de la hierba mate, condujo Paraguay a un enfrentamiento más duro contra el imperio, ya que Brasil prácticamente controlaba el suministro de esa mercancía en los mercados argentino y uruguayo. Además de que el mismo territorio disputado entre Brasil y Paraguay en Mato Grosso era un gran productor de hierba mate11.

  • 12 Sobre el federalismo en Argentina, cf. Sabsay, F. Leónidas, Rosas: el federalismo argentino, Buenos (...)

14En Argentina, a pesar de la victoria de los unitaristas liderados por Bartolomé Mitre, persistía una fuerte oposición, que estaba basada en el ideal federalista12, que ya había mantenido el país separado en el pasado. Esa oposición era muy fuerte en las provincias de Entre Ríos y Corrientes, cuyos caudillos veían promisor al puerto de Montevideo en detrimento al de Buenos Aires, para la comercialización de sus productos.

15Para Paraguay, el puerto de Montevideo también era una opción muy positiva. Hubo entonces una unión de intereses de Solano López, de los Caudillos de esas dos provincias y del jefe de estado uruguayo Bernardo Berro del partido Blanco, que buscaba mayor independencia política en la región intentando mantenerse alejado de la influencia brasileña y argentina, que en aquel momento era gobernada por los colorados.

  • 13 Doratioto, Fr. F. Monteoliva, O Conflito do Paraguai, A grande guerra do Brasil, São Paulo, Ática, (...)

16Con esa situación, Doratioto apunta que “Las articulaciones entre los blancos [uruguayos], Solano López y los federalistas [caudillos argentinos de Entre Ríos y Corrientes] eran, por lo tanto, una amenaza a la consolidación del Estado nacional argentino”13.

17Desde esa coyuntura, Bartolomé Mitre empezó a hostilizar el gobierno uruguayo y al mismo tiempo dio aval positivo a las reclamaciones del gobierno imperial en 1864. La situación en Uruguay tampoco era muy buena, ya que desde abril de 1863, el país vivía en guerra civil, teniendo el gobierno blanco que enfrentar una insurrección de los opositores colorados, liderados por Venancio Flores, que tenía apoyo del gobierno central argentino, o sea, de Bartolomé Mitre.

18En abril de 1864, el gobierno imperial envió el consejero José Antonio Saraiva en misión diplomática especial al Uruguay, acompañado de una fuerza naval bajo el comando del vice-Almirante Joaquim Marques Lisboa. La finalidad de esa misión era acabar con las presuntas violencias contra los ciudadanos brasileños que tenían propiedades en Uruguay, muchos de los cuales eran ganaderos que mantenían el ganado en el lado uruguayo y contrabandeaban rebaños para Brasil para sacrificar los animales y transformar la carne en charque, que era vendido para alimento de esclavos.

  • 14 Costa, W. Peres, A espada de Dâmocles: O exército, a guerra do Paraguai e a crise do Império, São P (...)
  • 15 Ibid.

19El emisario, en la corte, de las reclamaciones de los brasileños que vivían en Uruguay fue el general Antonio de Sousa Neto, que además de las quejas, se puso a la disposición para reclutar,“[...] unos 40 000 jinetes armados y montados, reclutados de ambos lados de la frontera”14. La solicitación era seguida de una advertencia velada, “[...]si no tuviesen ayuda gubernamental, no se podría evitar que los combatientes de la frontera tratasen de hacer justicia con sus propias manos”15.

20La práctica de agresión a los brasileños había sido combatida por el presidente Berro, del partido blanco, pero muchos ganaderos habían reclamado que ellos todavía sufrían malos tratos de las autoridades uruguayas, por lo tanto exigían una providencia del gobierno Imperial. En ese proceso, habían encontrado el apoyo que precisaban en la prensa y en el parlamento, garantizando una base de gran importancia para una futura intervención del Imperio brasileño en Uruguay.

  • 16 Aguirre asumió porque era el presidente del senado.

21El consejero Saraiva tenía como objetivos poner un fin a la hostilidad contra los ciudadanos brasileños y conseguir del gobierno uruguayo la garantía de una punición contra los responsables por tales actos. Saraiva intentó hacer que el recién nombrado presidente Atanasio de la Cruz Aguirre que había sustituido interinamente Bernardo Berro16, retirase de su gobierno elementos contrarios al Imperio.

22Al iniciarse las negociaciones entre los gobiernos brasileño y uruguayo, el ministro y secretario de Estado de negocios extranjeros del Imperio, José Pedro Días Vieira, recibió, fechada de 17 de junio de 1864, la propuesta de mediación ofrecida por el gobierno de la República del Paraguay firmada por el canciller José Berges, ministro de las relaciones exteriores de aquel país.

23Según el documento, la legación de Uruguay había solicitado una amigable mediación del gobierno Paraguayo para el ajuste de la solución de las cuestiones entre el Imperio y la República Oriental. En palabras del canciller José Berges, el gobierno paraguayo veía

  • 17 AHI, Brasil, Informe, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, Mediación ofrecida (...)

[...] con pesar todo cuanto puede destruir la armonía entre dos pueblos vecinos y amigos, y sensible a la manifestación de confianza que el gobierno oriental deposita en su rectitud y justicia, accedió al pedido de la legación oriental, aceptando el encargo de mediador que le ofrece su gobierno17.

24El consejero José Antonio Saraiva también recibió en la misma fecha una nota del gobierno paraguayo comunicando que

  • 18 Ibid., “Nota del gobierno paraguayo a la misión especial en Montevideo nº 132” (anexos), 171, Rio d (...)

[...] el gobierno de la República Oriental de Uruguay solicitó, por intermedio de su ministro residente en esta capital [Asunción], la mediación del gobierno de los abajo firmantes para el ajuste amigable de las cuestiones internacionales confiadas a Su Excelencia por el gobierno imperial18.

  • 19 Ibid., “Resposta da misión especial de Brasil en Montevideo nº 133 (anexos), 171, Rio de Janeiro, (...)

25José Saraiva, el 24 de junio, agradeció, por nota, el ofrecimiento, en un primer momento declinando, por esperar una orientación del gobierno imperial, pero indicó que tenía “[...] las más fundadas esperanzas de obtener amigablemente del gobierno oriental la solución de las mencionadas cuestiones [...]”19.

  • 20 Ibid., “Respuesta del gobierno imperial nº 134 (anexos), 172, Rio de janeiro, 7 de julio de 1864.

26Saraiva también aclaró que no habría motivo para una mediación del gobierno paraguayo. Del mismo modo, el 7 de julio de 1864, respondió el Ministro de los Negocios Extranjeros de Brasil, João Pedro Dias Vieira, a su colega paraguayo, informando que cuando recibió su solicitación, también estaba consciente de la nota enviada por el gobierno paraguayo al consejero Saraiva en Montevideo y que, por lo tanto, estaba “conformado” con la respuesta de Saraiva respecto a la solicitación paraguaya20.

  • 21 Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002, p. 58.

27Con la situación ya bastante inestable en el Plata, alrededor del 14 de julio de 1864 el presidente Aguirre envió Antonio de las Carreras a Asunción para entenderse con el gobierno paraguayo; el diplomático uruguayo informó a Solano López que Brasil pretendía anejar una parte del territorio uruguayo y que Argentina se quedaría con lo que sobrase, o bien, el control del gobierno uruguayo21.

  • 22 Box, P. Horton, Los orígenes de la Guerra Del Paraguay contra la Tríplice Alianza, Buenos Aires, ed (...)
  • 23 Archivo Nacional de Argentina (ANA), Argentina, Colección Rio Branco, 2774, Carta Atanásio C. de Ag (...)

28Carreras entregó a Solano López una carta de Aguirre solicitando la intervención paraguaya en el Plata, para evitar complicaciones lo que perjudicaría la tranquilidad y seguridad de la región22. Según Aguirre, Paraguay debería ocupar la posición que le correspondía en el Río de la Plata23.

  • 24 AHI, Brasil, Informe, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, Ultimátum de 4 de (...)
  • 25 Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002.

29La misión de Saraiva acabó fracasando, pero él era portador de un ultimátum a las autoridades uruguayas, que fue entregado el 4 de agosto de 1864, cuyo contenido decía que el gobierno blanco de Uruguay tenía un plazo de seis días para castigar los funcionarios que habían cometido violencias contra ciudadanos brasileños, de lo contrario, tropas brasileñas entrarían en el país24. En ese momento, el gobierno argentino, que ya había roto relaciones diplomáticas con Uruguay, el 22 de agosto de aquel año, reconoció el derecho del Imperio brasileño de actuar en represalia contra el Estado Oriental, con la certeza de que siempre serían respetadas la integridad territorial y la independencia del país25.

  • 26 Maia, Pr., A Marinha de Guerra do Brasil na Colônia e no Império, 2ª ed. Rio de Janeiro, Cátedra, 1 (...)
  • 27 AHI, Brasil, Informe, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, “Instrucciones dada (...)

30Mientras tanto, hubo un pequeño incidente entre navíos de la marina imperial y de la marina uruguaya. La flota brasileña estaba ancorada en aguas territoriales  uruguayas, con una fuerza composta de doce navíos de guerra a vapor: una fragata, seis corvetas y cinco cañoneras26. Desde 21 de julio de 1864 el vice-Almirante Marques Lisboa, barón de Tamandaré, comandante-jefe de las fuerzas navales y terrestres brasileñas, había recibido instrucciones del ministro de los negocios de la Marina sobre cómo proceder con relación a los orientales27.

  • 28 Ibid., “Oficio del ministro brasileño en misión especial al comandante de las fuerzas navales brasi (...)
  • 29 Schneider, L., A Guerra da Tríplice Aliança Contra o Paraguai, Porto Alegre, Pradense, 2009, p. 61.

31El 11 de agosto de 1864, el mismo Tamandaré recibió órdenes de Saraiva para iniciar las operaciones de represalias. Los navíos de guerra brasileños fueron destacados para las ciudades uruguayas de Paysandú,  Salto y Colonia para proteger individuos brasileños28. Una de las primeras providencias de Tamandaré fue exigir que los navíos de guerra a vapor de la marina uruguaya, Villa del Salto y General Artigas, siguiesen atracados en sus muelles, pero solamente la tripulación del General Artigas atendió a la orden29.

  • 30 Golin, L. C. T., A Fronteira: os tratados de limites Brasil-Uruguai-Argentina, os trabalhos demarca (...)
  • 31  Maia, Pr., op. cit., 1975, p. 263.

32El 24 de agosto, el capitán de mar y guerra Francisco Pereira Pinto que estaba en el río Uruguay en el comando de una de las corvetas de la marina imperial avistó el vapor Villa del Salto, que estaba llevando tropas para luchar contra los colorados. El Villa del Salto ignoró los disparos de advertencia de los navíos de guerra brasileños y la orden para rendirse; después de una persecución encarnizada, él logró huir para aguas argentinas30. Esta primera acción de guerra llevó el gobierno blanco uruguayo a cortar todos los lazos diplomáticos con Brasil el 30 de agosto31, alegando que los navíos brasileños dispararon los primeros tiros.

Recurrir a los medios coercitivos”: la acción militar brasileña en Uruguay

  • 32 AHI, Brasil, Informe Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, Protesta del gobier (...)

33El 30 de agosto, en la misma fecha de rompimiento de las relaciones entre Brasil y Uruguay, el gobierno paraguayo protestó enérgicamente contra el ultimátum, estableciendo una condenación formal de cualquier acción intervencionista de Brasil. El Ministro José Berges se apresuró a oficializar el protesto contra cualquier ocupación temporaria o permanente del territorio oriental, considerada por su Gobierno como atentatoria del equilibrio de los Estados del Plata32.

34Berges se exentó, desde aquel momento, de toda la responsabilidad por las consecuencias de la presente declaración dirigida por Saraiva al gobierno uruguayo. Sin embargo, la advertencia emitida por él no fue considerada por el gobierno brasileño, tampoco por el argentino.

  • 33 Sobre la composición política del Imperio, cf. Carvalho, J. M. (de), A Construção da Ordem e Teatro (...)

35El 30 de agosto de 1864, el gabinete ministerial de Zacarias de Góis y Vasconcelos del partido de la liga progresista cayó, ascendiendo al poder, el día siguiente, el ministerio presidido por Francisco José Furtado, del partido liberal33. Con esa alternancia hubo también una sustitución en las negociaciones con el estado Oriental, representando Brasil en el Plata el Consejero José da Silva Paranhos.

  • 34 Tasso Fragoso, A. (de), op. cit., 1956, p. 232.

36El gobierno imperial trató de responder a la declaración de Paraguay, reiterando sus propósitos en Uruguay de “[...] recurrir a los medios coercitivos con el fin de obtener lo que no pudo conseguir por medios suasorios y que ninguna consideración lo hará suspender el desempeño de la sagrada misión”34.

  • 35 Centurion, J. Cr., Memórias e Reminiscências Históricas sobre la Guerra Del Paraguay, Asunción, El (...)

37En Asunción, capital de la república del Paraguay, hubo fuertes manifestaciones populares acompañadas de gran exaltación pública, seguida de marchas y demostraciones de aplausos a la política de Solano López; en gran demostración cívica, la bandera Paraguaya fue enarbolada en el palacio presidencial al estampido de los tiros de cañones, porque nuevamente el gobierno paraguayo había reiterado, el 3 de setiembre, su protesta de agosto de aquel año35.

38Como de hecho el presidente Atanásio Aguirre no atendió al ultimátum del 4 de agosto del gobierno brasileño, tropas del Ejército imperial, cumpliendo lo que afirmaba el documento, penetraron en Uruguay el 12 de septiembre de 1864.

39El día 13 de septiembre de 1864, durante un evento de apoyo a su política en el Plata realizado durante la noche en su casa en Calle del Sol, Solano López, después de cantar el himno nacional se dirigió a todos recordándoles la mirada negativa de los demás estados sur-americanos con relación a los intereses de su país en la región. Sin citar nombres, o referirse directamente a alguna nación, López trató de reafirmar la posición de Paraguay en las cuestiones platinas al decir que :

  • 36 Chaves, J. C., Proclamas y Cartas del Mariscal Lopez, Asunción, Nizza, 1957, p. 99.

Los pueblos extranjeros nos comprenden mal, nos llaman apáticos, hasta nos conceptúan como un pueblo bárbaro: confunden nuestro carácter pacífico y nuestras costumbres sencillas con las actitudes de un Pueblo degradado; tal vez sea ahora la ocasión de mostrarles lo que realmente somos, y el rango en que por nuestra fuerza y progreso debemos ocupar entre las Repúblicas Sudamericanas36.

  • 37 AHI, Brasil, Informe Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, Nota del gobierno paragua (...)

40Era el anuncio en tono de amenaza de lo que vendría por delante. El 14 de septiembre, el gobierno paraguayo expidió otra nota en que una vez más ratificaba sus declaraciones anteriores, dejando la coyuntura política en el Plata en una delicada situación en que la deflagración de una guerra estaba más cerca que nunca, y tendría como estopín la menor causa que hubiese37.

41Las consecuencias de la intervención brasileña, en la República Oriental, fueron el estopín el 10 de noviembre de 1864, cuando el gobierno paraguayo efectuó la captura del vapor brasileño Marqués de Olinda que se dirigía por el río Paraguay, rumbo a Mato Grosso, atrapando a sus pasajeros y tripulación, inclusive el nuevo presidente y el comandante de las armas de la Provincia. El que era ministro brasileño en Asunción, Viana de Lima, protestó contra la acción, teniendo sus pasaportes entregados al gobierno paraguayo al día siguiente de la acción contra el Marqués de Olinda.

  • 38 Tasso Fragoso, A. (de), op. cit., 1956, p. 248.
  • 39 Ibid.

42Sobre la política brasileira en relación con Paraguay, el historiador Tasso Fragoso apunta: Delante de sus afirmaciones de 30 de agosto y de 3 e 14 de septiembre de 1864, debería Brasil estar prevenido y no alimentar la más leve ilusión cuanto a los sucesos que tendrían de ocurrir38. El autor enseña que la actuación del Estado Imperial había sido de una simplicidad espantosa, porque el gobierno brasileño [...] tenía confianza en la conservación de la paz con Paraguay, creyendo con la más inexplicable ingenuidad que López no osaría poner en obra sus amenazas39.

  • 40 Ibid.

43Para Fragoso solamente la falta de percepción explica aún haber consentido que un navío brasileño, el Marqués de Olinda, subiese el Paraguay llevando a bordo el Coronel Frederico Carneiro de Campos, presidente nombrado para la Provincia de Mato Grosso40.

  • 41 Arquivo Público do Estado do Piauí (APEPI), Seção de Periódicos, Brasil, Jornal Liga e Progresso, n (...)
  • 42 Para la narrativa de la trampa diplomática y política que resultó de los hechos descritos cf. cap.  (...)

44El 13 de diciembre de 1864, el gobierno paraguayo declaró guerra a Brasil y el 26 del mismo mes inició el ataque al Fuerte Coimbra, invadiendo la Provincia de Mato Grosso41. En enero, Solano López solicitó al gobierno argentino permiso para que las fuerzas paraguayas cruzasen las provincias de Corrientes y Entre Ríos para atacar Rio Grande do Sul. Ante la negativa de Mitre, fue declarada guerra a la Confederación Argentina y comenzó la invasión de la Provincia de Corrientes, donde esperaba tener apoyo de Justo José de Urquiza, lo que no ocurrió42.

  • 43 Araújo, J. S. (de), Bravos do Piauí! Orgulhai-vos: a propaganda nos jornais piauienses e a mobiliza (...)

45Al inicio de 1865, gran parte de la población brasileña vislumbraba la posibilidad de un conflicto con Paraguay y tenía la impresión de que sería una guerra rápida, como habían sido las intervenciones del imperio en el Plata. Se creía que el Ejército brasileño volvería glorioso, concepción fuertemente reforzada por la idea de recuperación del honor y del territorio invadido43.

  • 44 Sobre las dificultades para la organización de un Ejército nacional brasileño cf. Salles, R. H., Es (...)

46Sin embargo, las dificultades de organización de los hombres y del ejército de campaña, logística, las cuestiones políticas y de comando en el teatro de las operaciones, además del tiempo de duración, reflejaron de forma negativa la progresión de la guerra y la política interna de Brasil44.

47Con el paso de los meses y las dificultades crecientes para derrotar Paraguay, hubo una inversión de expectativa en el imaginario social brasileño, en todos los niveles, en las ciudades y en el campo, generando un clima negativo con relación a la guerra, concibiendo, junto al pueblo brasileño, una experiencia traumática nunca antes experimentada con tal dimensión.

48La guerra contra la república del Paraguay fue el mayor conflicto bélico de la historia brasileña, comenzado en diciembre de 1864 y que duró hasta marzo de 1870. El conflicto exigió un grandioso esfuerzo de la diplomacia brasileña para intentar impedir que la agotadora acción militar estremeciese los intereses económicos y políticos sostenidos por el gobierno imperial en aquel momento.

49La diplomacia ya era un importante instrumento del cual los gobiernos suramericanos disponían para establecer relaciones entre sí y con otros estados, con el objetivo de alcanzar los propósitos esbozados por sus elites políticas y económicas, revelando un grado de madurez significativo para la realización de sus objetivos.

  • 45 La propaganda en los periódicos a nivel regional ayudó en la movilización de provincias, sobre todo (...)

50En lo que se refiere a los objetivos mayores del Imperio, se puede entender que la guerra una vez declarada y siendo sostenida, promovería la identificación de la sociedad brasileña con los fines trazados por el gobierno que, al principio, eran el auto reconocimiento y la afirmación de la nacionalidad junto a la propia población. La fuerte campaña de movilización desencadenada en los periódicos ayudó el Estado imperial a insuflar el discurso patriótico incluso a nivel regional45.

  • 46 La cuestión Christie consistió en dos incidentes que llevaron a la ruptura de las relaciones diplom (...)

51En 1863 los periódicos ya habían promovido un fuerte sentimiento anti-británico, por la cuestión Christie46, excitando la población contra la acción militar inglesa, seguido por la ruptura unilateral de las relaciones de Brasil con Inglaterra; dichas situaciones pueden ser consideradas un desdoblamiento de la política de reafirmación de la soberanía nacional frente a las otras naciones, sobre todo las europeas.

  • 47 Araújo, J. S. (de), op. cit., 2011, p. 38.
  • 48 Bajo la idea de proyecto cabía el deseo expreso de Civilizar Paraguay y de anexarlo a Brasil como (...)

52Aunque con las contradicciones de una sociedad esclavista, es posible identificar la intención del gobierno Imperial de hacer que el país fuese reconocido como una nación fuerte, mediante la conducción de una guerra y que, para tanto, dependía del apoyo de todas los estratos de la sociedad47. Tal política sería una de las redes de la idealización de un proyecto nacional48.

  • 49 Los otros dos eran: una historia común, y una lengua vernácula. Hobsbawm, Eric J. Nações e nacional (...)

53Bajo ese aspecto, y en el entendimiento de Eric Hobsbawm, a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, había tres criterios esenciales para que un pueblo fuera firmemente reconocido como nación; uno de ellos era justamente probar su capacidad para la conquista militar, porque: No hay nada como un pueblo imperial para dar conciencia a una población de su existencia colectiva como pueblo49. Posiblemente para el imperio de Brasil, una guerra sería uno de los medios para demostrar eso.

Haut de page

Bibliographie

Araújo, Johny Santana (de), Bravos do Piauí! Orgulhai-vos: a propaganda nos jornais piauienses e a mobilização para a guerra do Paraguai 1865-1866, Teresina, EDUFPI, 2011.

Bandeira, Luís Alberto Moniz, O Expansionismo brasileiro: O Papel do Brasil na bacia do Prata – da colonização ao Império, Rio de Janeiro, Philobiblion, 1985.

Box, Pelham Horton, Los orígenes de la Guerra Del Paraguay contra la Tríplice Alianza, Buenos Aires, ediciones Nizza, 1958.

Carvalho, Carlos Delgado (de), História diplomática do Brasil, Brasília, Senado federal, 2004.

Carvalho, José Murilo (de), A Construção da Ordem e Teatro de Sombras, Rio de Janeiro, Relumé-Dumará, 1996.

Castro, Jeanne Berrance (de), A Milícia Cidadã: A Guarda Nacional de 1831 a 1850, São Paulo, Companhia Editora Nacional, 1977.

Centurion, Juan Crisóstomo, Memorias y Reminiscencias Históricas sobre la Guerra Del Paraguay, Asunción, El Lector, 1987, tomo I.

Chaves, Julio Cesar, Proclamas y Cartas del Mariscal López, Asunción, Nizza, 1957.

Costa, Wilma Peres, A espada de Dâmocles: O exército, a guerra do Paraguai e a crise do Império, São Paulo, Hucitec, Editora da Unicamp, 1996.

Doratioto, Francisco Fernando Monteoliva, Maldita Guerra: Nova História Da Guerra Do Paraguai, São Paulo, Companhia Das Letras, 2002.

Doratioto, Francisco Fernando Monteoliva, O Conflito do Paraguai, A grande guerra do Brasil, São Paulo, Ática, 1996.

Furtado, Joaci Pereira, A Guerra do Paraguai (1864-1870), São Paulo, Saraiva, 2000.

Golin, Luiz Carlos Tau, A Fronteira: os tratados de limites Brasil-Uruguai-Argentina, os trabalhos demarcatórios, os territórios contestados e os conflitos na bacia do Prata, Porto Alegre, L&PM, 2004, 2 vol.

Hobsbawm, Eric J., Nações e nacionalismo desde 1780. Programa, mito e realidade, 2a ed. São Paulo, Paz e Terra, 1996.

Izecksohn, Vitor, O cerne da discórdia: A guerra do Paraguai e o núcleo profissional do exército, Rio de Janeiro, E-Papers, 2002.

Luna, Félix, Los caudillos, Buenos Aires, Ed. Peña Lillo, 7a edición, 1976.

Magnoli, Demétrio, O corpo da pátria: imaginação geográfica e política externa no Brasil: 1808-1912, São Paulo, UNESP/Moderna, 1997.

Maia, Prado, A Marinha de Guerra do Brasil na Colônia e no Império, 2ª ed. Rio de Janeiro, Cátedra, 1975.

Moreno, Isidoro J. Ruiz, El misterio de Pavón. Buenos Aires, Claridad, 2005.

Nabuco, Joaquim, Um estadista do Império, Rio de Janeiro, Topbooks, 1997.

Pedrosa, J. F. Maya, A Catástrofe dos Erros, Rio de Janeiro, Biblioteca do Exército, 2004.

Sabsay, Fernando Leónidas, Rosas: el federalismo argentino, Buenos Aires, Ciudad Argentina, 1999.

Salles, Ricardo Henrique, Escravidão e Cidadania na Guerra do Paraguai, São Paulo, Paz e Terra, 1998.

Salles, Ricardo Henrique, Nostalgia Imperial: a formação da identidade nacional no Brasil do Segundo Reinado, Rio de Janeiro, Topbooks, 1996.

Schneider, Louis, A Guerra da Tríplice Aliança Contra o Paraguai, Porto Alegre, Pradense, 2009.

Schulz, John, O Exército e o Império, História Geral da Civilização Brasileira, O Brasil Monárquico Declínio e Queda do Império, in Buarque de Holanda Sérgio (coord.), São Paulo, Difel, 1974, vol. III, t. II.

Silveira, Mauro César, A batalha de papel: a guerra do Paraguai através da caricatura, Porto Alegre, L&PM, 1996.

Tasso Fragoso, Augusto (de), História da Guerra entre a Tríplice Aliança e o Paraguai. 2ª ed., Rio de Janeiro, Freitas Bastos, 1956, 5 vol.

Thompson, George, Guerra do Paraguai, Rio de Janeiro, Conquista, 1968.

Wehling, Arno, Estado, História e memória: Varnhagem e a construção da identidade nacional, Rio de Janeiro, Nova Fronteira, 1999.

Haut de page

Notes

1 Furtado, J. P., A Guerra do Paraguai (1864-1870), São Paulo, Saraiva, 2000, p. 17; Pedrosa, J. F. Maya, A Catástrofe dos Erros, Rio de Janeiro, Biblioteca do Exército, 2004, p. 168. La unificación de Argentina solamente ocurrió después del fin de los embates armados entre ambos con la victoria de los unitaristas sobre los federalistas en la Batalla de Pavón en 1861, resultando en la incorporación de la Confederación Argentina a Buenos Aires, formando como consecuencia la República Argentina en 1862, teniendo Bartolomé Mitre como su primer presidente.

2 Sobre los desenlaces de la batalla de Pavón a partir de un nuevo abordaje, cf. Moreno, I. J. Ruiz, El misterio de Pavón, Buenos Aires, Claridad, 2005.

3 Thompson, G., Guerra do Paraguai, Rio de Janeiro, Conquista, 1968, p. 57.

4 Sobre las estadísticas a respecto de la disposición de las tropas brasileñas y aliadas para la guerra cf. Tasso Fragoso, A. (de), História da Guerra entre a Tríplice Aliança e o Paraguai. 2ª ed., Rio de Janeiro, Freitas Bastos, 1956, 5 vol.; Schulz, J., O Exército e o Império, História Geral da Civilização Brasileira, O Brasil Monárquico Declínio e Queda do Império, in Buarque de Holanda S. (coord.), São Paulo, Difel, 1974, vol. III, t. II.

5 Sobre la guardia nacional brasileña durante el imperio cf. Castro, J. B. (d)e, A Milícia Cidadã: A Guarda Nacional de 1831 a 1850, São Paulo, Companhia Editora Nacional, 1977.

6 Para la comprensión de una lógica que privilegia la consolidación de los Estados nacionales en la región del Plata, valorizando los intereses particulares de cada estado implicado, la mayor referencia es el trabajo de Doratioto, Fr. F. Monteoliva, Maldita Guerra: Nova História da Guerra do Paraguai, São Paulo, Companhia Das Letras, 2002.

7 El termino hegemonía no es usado aquí como concepto gramsciano.

8 El termino caudillo se refiere a un líder político-militar, típico de América Latina durante el siglo XIX e inicio del siglo XX. Cf. Luna, F., Los caudillos, Buenos Aires, Ed. Peña Lillo, 7a edición, 1976.

9 Magnoli, D., O corpo da pátria: imaginação geográfica e política externa no Brasil: 1808-1912, São Paulo, UNESP/Moderna, 1997, p. 169.

10 Sobre la relación entre la República Oriental y el Imperio de Brasil, ya en 1862 los informes del Ministerio de los Negocios Extranjeros de 1863, dejan claro, a través de la gran cantidad de notas y cambios entre las legaciones brasileña en Montevideo y el gobierno Uruguayo y viceversa, el grado de dificultades para llegar a un consenso. Cf. Arquivo Histórico do Itamaraty (AHÍ), Brasil, Relatório, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, Rio de Janeiro, 1863, 1864.

11 Cf. Bandeira, L. Al. Moniz, O Expansionismo brasileiro: O Papel do Brasil na bacia do Prata – da colonização ao Império, Rio de Janeiro, Philobiblion, 1985; Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002.

12 Sobre el federalismo en Argentina, cf. Sabsay, F. Leónidas, Rosas: el federalismo argentino, Buenos Aires, Ciudad Argentina, 1999.

13 Doratioto, Fr. F. Monteoliva, O Conflito do Paraguai, A grande guerra do Brasil, São Paulo, Ática, 1996, p. 15.

14 Costa, W. Peres, A espada de Dâmocles: O exército, a guerra do Paraguai e a crise do Império, São Paulo, Hucitec/Editora da Unicamp, 1996, p. 109.

15 Ibid.

16 Aguirre asumió porque era el presidente del senado.

17 AHI, Brasil, Informe, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, Mediación ofrecida por el gobierno de la República del Paraguay al gobierno Imperial, nº 131 (anexos), 170, Rio de Janeiro, 17 de junio de 1864.

18 Ibid., “Nota del gobierno paraguayo a la misión especial en Montevideo nº 132” (anexos), 171, Rio de Janeiro, 17 de junio de 1864.

19 Ibid., “Resposta da misión especial de Brasil en Montevideo nº 133 (anexos), 171, Rio de Janeiro, 24 de junio de 1864.

20 Ibid., “Respuesta del gobierno imperial nº 134 (anexos), 172, Rio de janeiro, 7 de julio de 1864.

21 Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002, p. 58.

22 Box, P. Horton, Los orígenes de la Guerra Del Paraguay contra la Tríplice Alianza, Buenos Aires, ediciones Nizza, 1958. Apud Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002, p. 58.

23 Archivo Nacional de Argentina (ANA), Argentina, Colección Rio Branco, 2774, Carta Atanásio C. de Aguirre para Solano Lopez, Montevideo, 14 de junio de1864, in Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002, p. 58-59.

24 AHI, Brasil, Informe, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, Ultimátum de 4 de agosto y recurso a las represalias, n° 19 (anexos), 46, Montevideo, 4 de agosto de 1864.

25 Doratioto, Fr. F. Monteoliva., op. cit., 2002.

26 Maia, Pr., A Marinha de Guerra do Brasil na Colônia e no Império, 2ª ed. Rio de Janeiro, Cátedra, 1975, p. 260.

27 AHI, Brasil, Informe, Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, “Instrucciones dadas por el ministro de la Marina al comandante y jefe de las fuerzas navales brasileña en el Río de la Plata. n° 18 (anexos), 45, Rio de Janeiro, 21 de julio de 1864.

28 Ibid., “Oficio del ministro brasileño en misión especial al comandante de las fuerzas navales brasileñas en operación en Río de la Plata, n° 23 (anexos), 60, Montevideo, 11 de agosto de 1864.

29 Schneider, L., A Guerra da Tríplice Aliança Contra o Paraguai, Porto Alegre, Pradense, 2009, p. 61.

30 Golin, L. C. T., A Fronteira: os tratados de limites Brasil-Uruguai-Argentina, os trabalhos demarcatórios, os territórios contestados e os conflitos na bacia do Prata, Porto Alegre, L&PM, 2004, 2 vol., p. 278.

31  Maia, Pr., op. cit., 1975, p. 263.

32 AHI, Brasil, Informe Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, 1864, Protesta del gobierno del Paraguay contra cualquier ocupación temporaria o permanente del territorio de la República del Uruguay por fuerzas de mar y tierra del Imperio (anexos), 172, Asunción, 30 de agosto de 1864.

33 Sobre la composición política del Imperio, cf. Carvalho, J. M. (de), A Construção da Ordem e Teatro de Sombra, Rio de Janeiro, Relumé-Dumará, 1996.

34 Tasso Fragoso, A. (de), op. cit., 1956, p. 232.

35 Centurion, J. Cr., Memórias e Reminiscências Históricas sobre la Guerra Del Paraguay, Asunción, El Lector, 1987, t. I, p. 206-207.

36 Chaves, J. C., Proclamas y Cartas del Mariscal Lopez, Asunción, Nizza, 1957, p. 99.

37 AHI, Brasil, Informe Ministério da Repartição dos Negócios Estrangeiros, Nota del gobierno paraguayo a la legación imperial, después del primer conflicto con el vapor Villa del Salto, n° 139 (anexos), 178, Asunción, 14 de septiembre de 1864.

38 Tasso Fragoso, A. (de), op. cit., 1956, p. 248.

39 Ibid.

40 Ibid.

41 Arquivo Público do Estado do Piauí (APEPI), Seção de Periódicos, Brasil, Jornal Liga e Progresso, n° 4, Teresina, Piauí, 31 de janeiro de 1865, p. 2.

42 Para la narrativa de la trampa diplomática y política que resultó de los hechos descritos cf. cap. III del vol. I: Tasso Fragoso, A. (de), op. cit., 1956, 5 vol. Sobre la dimensión política de la guerra en el espíritu nacional cf. Nabuco, J., Um estadista do Império, Rio de Janeiro, Topbooks, 1997.

43 Araújo, J. S. (de), Bravos do Piauí! Orgulhai-vos: a propaganda nos jornais piauienses e a mobilização para a guerra do Paraguai 1865-1866, Teresina, EDUFPI, 2011, p. 37.

44 Sobre las dificultades para la organización de un Ejército nacional brasileño cf. Salles, R. H., Escravidão e Cidadania na Guerra do Paraguai, São Paulo, Paz e Terra, 1998; Izecksohn, V., O cerne da discórdia: A guerra do Paraguai e o núcleo profissional do exército, Rio de Janeiro, E-Papers, 2002.

45 La propaganda en los periódicos a nivel regional ayudó en la movilización de provincias, sobre todo las del norte, que aparentemente no tenían nada que ver con la distante guerra en la frontera sur-sudeste de Brasil. Cf. Araújo, J. S. (de), op. cit., 2011; Silveira, M. C., A batalha de papel: a guerra do Paraguai através da caricatura, Porto Alegre, L&PM, 1996.

46 La cuestión Christie consistió en dos incidentes que llevaron a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Brasil e Inglaterra de 1863 a 1865. Sobre el tema cf. Carvalho, C. Delgado (de), História diplomática do Brasil, Brasília, Senado federal, 2004.

47 Araújo, J. S. (de), op. cit., 2011, p. 38.

48 Bajo la idea de proyecto cabía el deseo expreso de Civilizar Paraguay y de anexarlo a Brasil como provincia; esa perspectiva puede ser observada en lo que dijo Francisco Adolfo de Varnhagen que creía en un proceso de civilización del Paraguay. Sobre el pensamiento de ese intelectual del IHGB cf. Wehling, A., Estado, História e memória: Varnhagem e a construção da identidade nacional, Rio de Janeiro, Nova Fronteira, 1999. Sobre el carácter de ese proyecto, cf. también: Salles, R. H., Nostalgia Imperial: a formação da identidade nacional no Brasil do Segundo Reinado, Rio de Janeiro, Topbooks, 1996.

49 Los otros dos eran: una historia común, y una lengua vernácula. Hobsbawm, Eric J. Nações e nacionalismo desde 1780. Programa, mito e realidade, 2a ed, São Paulo, Paz e Terra, 1996, p. 49.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Johny Santana de Araújo, « El Imperio de Brasil, los estados platinos en el prólogo de la guerra de 1865 », Caravelle, 108 | 2017, 135-148.

Référence électronique

Johny Santana de Araújo, « El Imperio de Brasil, los estados platinos en el prólogo de la guerra de 1865 », Caravelle [En ligne], 108 | 2017, mis en ligne le 01 juin 2017, consulté le 23 septembre 2017. URL : http://caravelle.revues.org/2338 ; DOI : 10.4000/caravelle.2338

Haut de page

Auteur

Johny Santana de Araújo

Universidade Federal do Piauí – UFPI

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org