Skip to navigation – Site map
Littératures

El poeta y la muerte (Homenaje a Eduardo Chirinos)

Octavio Pineda
p. 175-180

Dedication

a Eduardo Chirinos

Full text

1Cuando el poeta muere, el silencio que expande y contrae su verso enferma. Se resiente la lectura. Duele la memoria. Pero en verdad, el poeta no desaparece. La escritura lo regresa. Lo revive lentamente. Tras una larga enfermedad la voz de Eduardo Chirinos (1960-2016) acaba de detenerse.

  • 1 Eduardo Chirinos empezó a publicar en 1981. Cuadernos de Horacio Morell es la ópera prima que inaug (...)

2El poeta peruano más importante de su generación1, como lo describe la crítica, puede ser definido como «lírico sin dejar de ser narrativo, mítico sin dejar de ser histórico». Las huellas poéticas que recorren su verso alojan la vitalidad confesional, el espejo impresionista, y el juego de máscaras, siempre perfiladas en un contorno de diálogo con el otro. Defendía el poeta un tono heterogéneo en su escritura. Poeta culturalista, sin veleidades eruditas, su mirada se proyectaba a través diferentes planos de la existencia, equiparando conocimientos de diversas procedencias como, por ejemplo, cómics, mitología, zoología o medicina. Así, su obra se representa desde la polifonía del crítico, antologador, poeta, de aquel que evoca por igual la pervivencia del pasado, el sentido metapoético de la escritura o el reflejo musical del mundo.

3Hoy, la palabra lo regresa, su poesía prolifera, se multiplica.

4Su voz vuelve a transitarnos.

Octavio Pineda
Canarias, 24 de marzo de 2016

Poemas sacados del libro inédito Naturaleza muerta con moscas

Nuestro sincero agradecimiento a Jannine Montauban
Selección de Modesta
Suárez
Missoula, 25 de abril de 2016

Breve tratado de etimología

5Si alguien dice que tu poema es nostálgico,
acéptalo. No hay mejor elogio. En griego
nostos significa retorno, algia significa dolor.
¿Qué es el poema sino el retorno de un dolor?
Si dicen que tu poema es melancólico, acéptalo.
No hay mejor elogio. En griego melan significa
negro, khole significa bilis. ¿Qué es el poema
sino el desorden más nefasto del cuerpo y del
espíritu? Dolor y enfermedad. Si tu poema es
nostálgico y melancólico debes ir al médico.

 

Balada de las tres ninfas

Las tres ninfas del cáncer han estado bailando
Federico García Lorca

6Tres ninfas vienen a visitarme por las noches.
La primera se desnuda al pie de mi cama, punza
con ardor las yemas de mis dedos y no me deja
dormir. Vente conmigo, dice. Y voy con ella

7hacia panales donde reina el frío, donde abundan
las sierpes y las moscas.
La segunda es más joven
y discreta, pero no me deja comer. Cierra con ce-
rrojo la puerta del refrigerador, con doble llave

8la despensa. Me gustas cuando estás delgado,
dice. Y recorta mis camisas con tijeras de plata,
sube la basta de mis pantalones, una y otra vez

9deforma los espejos. La tercera es una niña. Me
pregunta si alguna vez he ladrado como perro,
si quiero bailar con ella en una tumba etrusca.

Para Pepa Merlo

 

El enamorado y la muerte

10A pesar de todo la muerte hace su trabajo,
mide escrupulosamente cada arista, usa la
regla, usa la plomada, rellena huecos con un
poco de sombra. Incansable lija cada imper-
fección, deja caer gotas de asombro en cada
arruga. A pesar del fruto la muerte arrasa
con el árbol, maquilla con fervor la calavera
le pregunta ¿podría darte un beso? La cala-
vera se pone colorada y mueve su esqueleto
sin que nos demos cuenta. Sin que nos demos
cuenta esparce sílabas, invade cesuras, tuerce
la rima, nos hace decir lo que no queremos
decir. Con un cuchillo corta el verso donde
menos lo esperamos, sin piedad corta pala-
bras. Su sangre ensucia la página, no deja
seguir adelante. Pero nosotros insistimos.
Al fin y al cabo la sangre embellece, la sangre
canta como una pluma seca, nos advierte
del peligro. ¿Qué ganaría yo escuchándola?

 

Extraña para mis oídos

La tinta hace su ruta
Blanca Varela

11Tampoco sé qué nombre darle a esas cosas.
Mejor alejarse del barro. O hundirse aceptando
las consecuencias (palabras borradas, silencios
incómodos, tachones que ensucian la página).

12Todo eso pertenece al pasado, pero el pasado
llama a la puerta y nosotros insistimos en abrirle,
lo hacemos pasar, le invitamos una taza de café.
No debería ser, pero es así. Hay que resignarse

13o no hay que resignarse. Una vez lo dejé afuera
tres inviernos. Resistió al frío, resistió al hambre,
pero no dijo nada. Sólo se hirió con un cuchillo.
No fue un corte grave, claro está, pero la tinta

14hizo su ruta: desbordó el presente, enturbió el
futuro, cubrió de sombras esta página, la llenó
de barro. Música extraña para mis oídos. Yo
tampoco sé qué nombre darle a esas cosas.

 

Cuatro cuartetos

Words move, music moves
T. S. Eliot

15No toda mirada turba el ojo, no toda música
reclama oído, no todo sabor seduce la lengua.
No es error, no es tenacidad, no es poesía. Ni
siquiera es sueño. Si me preguntaran qué es
no sabría explicarlo. Hay silencios que arden,
cercanías que duelen, palabras que olvidan
de pronto su oficio. Hay sílabas que hieren
cuando las cortan, heridas que agitan el aire,
que mueven las alas de los pájaros. No toda
mujer parece lluvia, toda lluvia moja pinos
y caballos, pero no todo caballo corre cautivo
en su sombra. Toda sombra vibra al contacto
con el ritmo, pero no toda sombra oscurece,
no todo ritmo perturba. No es error, no es
tenacidad, no es poesía. Tampoco sueño. Si
me preguntaran qué es no sabría explicarlo.

Para Ana María Gazzolo

Top of page

Notes

1 Eduardo Chirinos empezó a publicar en 1981. Cuadernos de Horacio Morell es la ópera prima que inaugura más de treinta años de poesía. Publicaciones como El libro de los encuentros (1988), El equilibrista de Bayard Street (1998), Breve historia de la música (2001) o No tengo ruiseñores en el dedo (2006), entre otros, son una muestra de su riqueza poética. También dejó el poeta varios libros de crítica entre los cuales cabe destacar La morada del silencio (1998), Nueve miradas sin dueño (2004) o antologías como Rosa polipétala (2009). De los últimos años, destacan los poemarios Humo de incendios lejanos y Mientras el lobo está (ambos de 2010), Anuario mínimo (1960-2010) (2012) y Medicinas para quebrantamientos del halcón (2014). Asimismo, obtuvo diversos premios, entre ellos, el Premio Casa de América de Poesía (2001) o el Premio de Poesía Generación del 27 (2010). Fue miembro del Comité editorial de Caravelle. Era profesor de literatura en la University of Montana (Missoula, Estados Unidos).

Top of page

References

Bibliographical reference

Octavio Pineda, « El poeta y la muerte (Homenaje a Eduardo Chirinos) », Caravelle, 106 | 2016, 175-180.

Electronic reference

Octavio Pineda, « El poeta y la muerte (Homenaje a Eduardo Chirinos) », Caravelle [Online], 106 | 2016, Online since 25 June 2016, connection on 24 September 2017. URL : http://caravelle.revues.org/2007 ; DOI : 10.4000/caravelle.2007

Top of page

About the author

Octavio Pineda

Top of page

Copyright

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Top of page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org