Navigation – Plan du site
Comptes rendus

Alejandro Soriano Vallès (edición, introducción, estudio liminar y notas), Sor Filotea y Sor Juana. Cartas del obispo de Puebla a Sor Juana Inés de la Cruz

Toluca de Lerdo, Fondo Editorial del Estado de México, 2015, 320 p.
Marie-Cécile Bénassy
p. 208-210
Référence(s) :

Alejandro Soriano Vallès (edición, introducción, estudio liminar y notas), Sor Filotea y Sor Juana. Cartas del obispo de Puebla a Sor Juana Inés de la Cruz, Toluca de Lerdo, Fondo Editorial del Estado de México, 2015, 320 p.

Texte intégral

1Estos últimos años, han aparecido unos diez documentos que traen más luces sobre los polémicos años finales de la vida de Sor Juana Inés de la Cruz. Los dos que edita aquí el veterano sorjuanista A. Soriano Vallès nos proporcionan datos importantes sobre los meses menos conocidos, los que median entre la polémica de la Carta atenagórica (fines de 1690 y principios de 1691) y la famosa conversión de principios de 1693.

2Resumamos los elementos del debate. En agosto de 1690, la gloria literaria de Sor Juana en España empieza su auge. Ahora bien, en su prestigioso locutorio del convento de San Jerónimo, ocurre que la monja critica con brío un antiguo sermón del afamado jesuita portugués Antonio Vieira. Entusiasmado, un desconocido oyente le pide una versión escrita de su argumentación. Se multiplican las copias y una va a parar entre las manos del muy respetado obispo de Puebla, D. Manuel Fernández de Santa Cruz. Sin informar a la autora, éste edita el texto bajo el título rimbombante de Carta atenagórica. Añade un prólogo de su mano que colma de elogios a Sor Juana pero la insta a reservar sus grandes dotes a las ciencias religiosas. Para limitar el alcance de esta exigencia, el obispo toma el seudónimo (transparente) de Sor Filotea, inspirado de San Francisco de Sales. Entre los muchos comentaristas del librito surgen algunos envidiosos (y « anti-feministas » ) a veces muy violentos. Desde el año 2004, gracias a los hallazgos del profesor limeño J. A. Rodríguez Garrido, sabemos que los adversarios eran contados y poco influyentes. A 1 de marzo de 1691, Sor Juana contesta por la talentosa Respuesta a Sor Filotea. Allí explica los motivos de su modo de vida parcialmente mundano ; se niega cortés pero resueltamente a reservar su pluma a la teología : « Yo no quiero ruido con la Santa Inquisición. » Es decir que se niega a practicar la auto-censura.

3Dos años después, en el auge de su gloria literaria, Sor Juana no anuncia que va a escribir de teología, sino que va a dejar de escribir. También cierra su locutorio y vuelve a llamar a un confesor severo a quien había despedido algo brutalmente años antes. Y redacta un texto de penitencia que, sacado del contexto de la época, ha causado gran escándalo. Pero, cosa extrañísima, el clero de México se abstiene de celebrar un acontecimiento que lógicamente hubiera debido aparecer como una sonada victoria. Y, en 1695, las exequias de Sor Juana son inesperadamente discretas.

4Vengamos a las cartas del obispo dejando aparte un borrador de la Carta de Sor Filotea cuyo interés es menor. En un anexo del libro Jesús Joël Peña Espinosa, el archivero descubridor de los documentos en la Biblioteca Palafoxiana de Puebla, nos prueba minuciosamente su autenticidad. La primera es un borrador escrito de la mano del propio obispo. Es una epístola larga y erudita de estilo muy cuidado, dirigida a Sor Juana a 20 de marzo de 1691. Al fin conocemos la primera reacción del prelado ante la famosa Respuesta de la Décima Musa. Él no se enfada. Se solidariza con ella frente a sus despreciables enemigos. Expresa otra vez su amistad y admiración, dice compartir el « vicio dorado » del amor del estudio. Pero, ya que Sor Juana no quiere escribir teología, la insta esta vez a leer libros místicos… No comenta los argumentos « feministas » que contenía el texto de Sor Juana. Él urge a Sor Juana para que sea más santa pero quiere obrar « por las buenas ». Otra información interesante : el obispo no alude a ningún director espiritual de Sor Juana ; parece que ella entonces no tenía ninguno, sólo un confesor.

5El segundo texto de 31 de enero del año siguiente es mucho más corto y alusivo. La pluma es de un secretario y el sentido de algunas frases algo oscuro, pero es tan instructivo como el anterior. Se alude a un mensajero particular llamado Lazcano. El obispo se queja de la escasez de las cartas de Sor Juana lo que denota una correspondencia casi regular desde el texto anterior entre dos personajes que no se veían nunca. Es una correspondencia privada : Sor Juana se ha quejado anteriormente de las pesadas cargas que se le impone en el convento. Hay otra gran revelación : Sor Juana entonces estudia griego y esto parece hacerle poca gracia al obispo. ¡El pretende que es cosa de diversión ya que las grandes obras han sido traducidas al latín ! En todo caso, él no propone prestar a la monja unos libros de su gran librería palafoxiana… D. Manuel le propone un tema de estudio : el rey Saúl de la Biblia. Pero sigue respetando su libertad. Incluso dice deberle favores a la jerónima.

6El gran mérito de esta edición es la erudición de las notas atadas a ambos textos. Tenemos aquí las referencias de fuentes difíciles de encontrar y muchas informaciones sobre el contexto, por ejemplo la probable identidad del poblano Lazcano. También tenemos a disposición en anexo la Carta de Sor Filotea y su Respuesta. El largo estudio preliminar se extiende para refutar la « leyenda negra » dominante que ve en el alto clero el verdugo de una Sor Juana vencida por fin en 1693. El blanco principal es por supuesto Octavio Paz quien veía en Sor Juana la víctima de un conflicto entre prelados, con el final abandono del otrora amigo Don Manuel. Esta teoría suya que nunca tuvo fundamento concreto acaba de hundirse por obra de las cartas recién encontradas.

7Soriano Vallès está convencido de que el cambio de vida de 1693 fue una conversión total a la vida monástica. Pero ¿cómo no tener en cuenta algunos poemas profanos que seguramente se compusieron después ? « Contadora », es decir mujer de negocios del convento desde 1688 hasta su muerte en 1695, Sor Juana conservaba el contacto con el mundo exterior. Y, hace poco, se ha encontrado en el Archivo Nacional de México el testamento del clérigo encargado de vender libros de Sor Juana a favor de los pobres : él habla de « distintos libros », no de una biblioteca entera. Tal vez, en la calma de la celda que ella había comprado en 1692 con permiso del arzobispo, Sor Juana haya seguido estudiando hasta su muerte el idioma griego.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Marie-Cécile Bénassy, « Alejandro Soriano Vallès (edición, introducción, estudio liminar y notas), Sor Filotea y Sor Juana. Cartas del obispo de Puebla a Sor Juana Inés de la Cruz », Caravelle, 105 | 2015, 208-210.

Référence électronique

Marie-Cécile Bénassy, « Alejandro Soriano Vallès (edición, introducción, estudio liminar y notas), Sor Filotea y Sor Juana. Cartas del obispo de Puebla a Sor Juana Inés de la Cruz », Caravelle [En ligne], 105 | 2015, mis en ligne le 05 février 2016, consulté le 18 novembre 2017. URL : http://caravelle.revues.org/1862

Haut de page

Auteur

Marie-Cécile Bénassy

Université de Paris III

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org