Navigation – Plan du site
Mélanges

La ficcionalización del erotismo en los cuentos de Germán Espinosa

Orlando Araújo Fontalvo
p. 177-188

Résumés

L’érotisme est l’un des thèmes les plus significatifs des contes de German Espinosa. Pour comprendre la nature de cette thématique récurrente, il faut revisiter avec soin ces brefs récits où l’érotisme apparaît comme une force irrépressible, une pulsion sans trêve ni repos, révélant une société anomique dans son être le plus profond et le plus dépouillé.

Haut de page

Notes de la rédaction

El presente artículo se inscribe en el marco de la Agenda de Investigación 2014-0018 financiada por la Dirección de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Universidad del Norte (Colombia).

Texte intégral

1El análisis de los cuentos de Germán Espinosa demuestra que el erotismo funciona como un elemento transgresor de los preceptos de la Iglesia católica. A lo largo de este artículo se profundiza en el modo en que dicha transgresión se convierte, a su vez, en cuestionamiento de la nación católica colombiana. Para ello se adelanta una lectura transversal de los cuentos con el fin de ampliar el análisis y la interpretación de sus constantes y relaciones.

  • 2 En el presente artículo siempre que se particularizan los cuentos, se toma la fecha de escritura y (...)

2En este sentido, la primera cuestión que plantea el corpus analizado tiene que ver con la insatisfacción sexual al interior del matrimonio. Cuentos como «La orgía» (1961)2, en donde esposas y maridos aprovechan la oportunidad que les ofrece un pícaro para desahogar su impulso sexual contenido señalan el inicio de una de las constantes más importantes en la producción erótica de Germán Espinosa. El sacramento matrimonial, tan caro a la Iglesia católica, produce personajes insatisfechos, reprimidos, que buscan cualquier oportunidad para liberarse de la represión sexual. Igual sucede con la adultera Leonor, protagonista femenina del cuento «En casa ha muerto un negro» (1961), que traiciona a su marido con un peón a quien termina asesinando. El erotismo aparece, de este modo, como un medio para transgredir la sexualidad lícita de la institución matrimonial. En el cuento fantástico «La noche de la Trapa» (1961) esta problemática la encarna la mujer de un científico que decide traicionarlo con uno de los simios manipulados con los que experimentaba. Estos tres cuentos de iniciación, escritos el mismo año, anticipan la temática de frustración y bovarismo que desarrolla ampliamente el cuento «Esquelas para María Victoria» (1967). Esta pieza cuentística exhibe con humor trágico las peripecias de un esposo insatisfecho que debe inventarle un secreto pretendiente a su mujer para conseguir reavivar el erotismo en su monótona intimidad. En términos de sexualidad y erotismo, el matrimonio no provee a estas criaturas felicidad, sino frustración. Sin embargo, la búsqueda natural del placer erótico lejos de suponer bienestar para los personajes, los tortura con horribles sentimientos de culpa. Tal es el caso del héroe del cuento de madurez «La máscara amorosa de la muerte» (1990). José Antonio Anzoátegui, joven oficial del ejército libertador atormentado, sin embargo, por el terrible pecado de desear a una mujer que no es su esposa.

3La transgresión del matrimonio se lleva a cabo además en otros cuentos en donde ni siquiera llega a consumarse, pues la institución es utilizada como una trampa con fines vengativos, como en «Confesión de parte» (1979); o en cuentos donde, simplemente, el matrimonio o la promesa de matrimonio se vinculan con el suicidio, la muerte y la criminalidad, tales como «Ius in se ipsum» (1964), «Paladines» (1965) y «El ángel caído» (1971).

4Una segunda temática que permite adelantar una lectura transversal de los cuentos la plantea el deseo a partir de la dualidad entre opresores y oprimidos. En los cuentos de Germán Espinosa, generalmente, el sujeto del deseo se halla en una posición de poder frente al objeto deseado. Ello plantea, las más de las veces, una relación no exenta del abuso del poder. Además del ya señalado cuento «En casa ha muerto un negro» (1961), que expone el deseo de una patrona blanca por su criado negro, otros cuentos como «La fuente de Calírroe» (1962), en donde se narra la historia de un poderoso sacerdote que desea sexualmente a una doncella; «Fábula del juez Melesio y de la bella inocente» (1971), sobre un anciano juez español que desea y abusa de una joven prisionera americana; «La loxuria adoquier» (1978), que narra el desliz de un lujurioso arcipreste con unas prostitutas; u «Orika de los palenques» (1991), en donde el hijo de un amo español arde en deseo por una esclava africana, son buenos ejemplos del complejo vínculo que se establece entre el erotismo, el deseo y el poder.

5En tercer lugar, uno de los elementos que de manera más recurrente acompañan al erotismo en los cuentos de Germán Espinosa tiene que ver con lo que históricamente se conoce como perversiones y en términos modernos se denomina parafilias. Es decir, todas aquellas prácticas, manifestaciones o comportamientos que se apartan o subvierten la sexualidad socialmente establecida.

6En este sentido, el «homoerotismo» encabeza una extensa lista de perversiones. Cuentos como «Fenestella confessionis» (1963), sobre un seminarista que se estrangula con su relicario al no poder soportar la culpa que le produce desear a uno de sus compañeros, o «David» (1963), que retrata con crudeza la desesperanza de un joven homosexual prostituido, son el preámbulo de uno de los cuentos mejor logrados de Germán Espinosa: «Noticias de un convento frente al mar» (1976), que discurre con atrevimiento sobre el lesbianismo de convento. También en el cuento corto «The Boomerang» (1984), Germán Espinosa deja entrever a través de los sueños recurrentes una posible homosexualidad reprimida por parte de uno de sus personajes. La transversalidad que instaura el homoerotismo constituye una de las más abiertas transgresiones a la moral católica. Sobre todo cuando este tipo de conducta erótica se presenta al interior de seminarios y conventos y plantea un desafío para las autoridades eclesiásticas.

7El erotismo transgrede asimismo la prohibición del incesto. Esta temática se manifiesta con intensidad en cuentos como «Capgras, Gelineau» (1984), en donde una mujer se vale de dos síndromes mentales para, alternativamente, negar y consumar el incesto. Al afirmar que su hermano ha sido suplantado por un doble, cree librarse del pecado que implica haber sostenido relaciones incestuosas; pues, dentro de su lógica, su hermano no era, en realidad, su hermano. A su vez, la narcolepsia le permite continuar las relaciones, así sea en sueños, con el hermano muerto. En «Las pastorales de Longo» (1985), escrito un año después, Germán Espinosa recurre a la intertextualidad para reescribir en un ambiente gótico y malsano un antiguo tema griego que involucra a un par de huérfanos en una relación incestuosa. No obstante, es en el cuento de madurez «Romanza para murciélagos» (1995) en donde el autor despliega, de manera explícita, todas las posibilidades eróticas del incesto. La pareja de hermanos vampirizados y erotizados es la más clara muestra de la transgresión moral del incesto en los cuentos de Germán Espinosa.

8Por otra parte, es posible considerar el adulterio de la mujer del biólogo y ecólogo Melchor de Arcos en el cuento fantástico «La noche de la Trapa» (1961), también como una manifestación de bestialismo o zoofilia, pues sus relaciones sexuales se consuman con un chimpancé transfigurado, lo cual se puede entender como la realización del acto sexual entre un ser humano y otra especie. Algo similar debe decirse de Antero Barbosa, el narrador de «Fábula del pescador y la sirena» (1971), que, alucinado, termina por hacerle el amor a un manatí creyendo que se trataba de una sirena.

9La pedofilia o excitación a través de prácticas sexuales con niños resulta evidente en el cuento «Susurro de hojas de otoño» (1982), en donde distintos personajes (el padre de Freud, el padre del narrador, el mismo narrador) experimentan, en tiempos y lugares disímiles, la pulsión incontrolable de violar a niñas de nueve años. Algo de pedofilia y no poco exhibicionismo se encuentra, a su vez, en el cuento «El viejo desnudo» (1982), en donde un «horrible viejo de barriga tumefacta, piel inflamada de pápulas rojizas, brazos y piernas huesudos, sexo prieto y corvo, y nalgas peludas» (Espinosa, 2008, p. 420), decide exhibirse desnudo frente a una multitud de niños que toman un baño en las aguas claras de un río.

10Finalmente, se percibe también no poca delectación voyeurista en la contemplación de personas desnudas que tiene lugar en cuentos como «Réquien por una ingenua» (1985), cuya desventurada protagonista colecciona revistas con desnudos masculinos o en relatos de madurez como «La trinidad» (1990), en el que la exaltada y compulsiva contemplación de una fotografía con un desnudo femenino termina por alienar completamente al personaje masculino. Esta parafilia ya se insinuaba, no obstante, en cuentos tan tempranos como «El crisol» (1963), cuando, por ejemplo, el discípulo del profesor Roda contempla extasiado las múltiples posturas para hacer el amor prescritas en el Kama Sutra de Vatsyayana.

11Se pueden, entonces, sintetizar las expresiones del erotismo en los cuentos de Germán Espinosa a partir de las relaciones que establecen con el matrimonio, el deseo entre opresores y oprimidos y las perversiones. ¿Pero cuál es el sentido profundo de estas manifestaciones? ¿De qué modo cuestionan a la nación católica? Para responder estas preguntas, es necesario retomar los conceptos de nación y de estado que orientan la reflexión del presente estudio.

12Así, en términos genéricos, por nación se entiende la identificación voluntaria de un específico grupo humano a unos ideales, una historia y una cultura compartida. Ernest Gellner (2001), por ejemplo, afirma que a pesar de las dificultades que entraña una definición de la nación, esta puede ser entendida como la construcción que surge del reconocimiento colectivo a una misma cultura, y lo resume así:

  1. Dos hombres son de la misma nación si y sólo si comparten la misma cultura, entendiendo por cultura un sistema de ideas y signos, de asociaciones y de pautas de conducta y comunicación.

  2. Dos hombres son de la misma nación si y sólo si se reconocen como pertenecientes a la misma nación. En otras palabras, las naciones hacen al hombre; las naciones son los constructos de las convicciones, fidelidades y solidaridades de los hombres. Una simple categoría de individuos (por ejemplo, los ocupantes de un territorio determinado o los hablantes de un lenguaje dado) llegan a ser nación si y cuando los miembros de la categoría se reconocen mutua y firmemente ciertos deberes y derechos en virtud de su común calidad de miembros. Es ese reconocimiento del prójimo como individuo de su clase lo que los convierte en nación. (p. 20)

13Desde esta perspectiva, la nación es, sobre todo, una conciencia de identidad; y el estado, la expresión política, territorial e institucional de ese conjunto de ideales que define a la nación. Es decir, una organización de agentes e instituciones que garantiza el orden, al concentrar y administrar los recursos necesarios para sustentar la cultura de la nación y asegurar su difusión a todo el territorio. Cabe decir que el estado «monopoliza la cultura legítima casi tanto como la violencia legítima, si no más». (Gellner, 2001, p. 179)

14Lo anterior resulta en extremo significativo, si se tiene en cuenta que, como afirma Erik Hobsbawn (1998) «la característica básica de la nación moderna y de todo lo relacionado con ella es su modernidad». (p. 22) De hecho, una de las diferencias fundamentales entre las sociedades de la era industrial y las del orden agrario radica, justamente, en que estas últimas «estaban ligadas a una fe y a una iglesia, más que a un estado y a una cultura». (Gellner, 2001, p. 180) Hablar de «nación católica colombiana», y trazar su configuración histórica como se hizo en el segundo capítulo del presente estudio, supone, entonces, remitirse a una categoría social en donde las convicciones, fidelidades, solidaridades, derechos y deberes de sus miembros han sido en buena medida definidos por una fe y una Iglesia, la católica.

15Esto constituye un evidente anacronismo, pues, el sostenimiento de la cultura requiere los recursos de un estado que comprenda toda la sociedad, no solo los de una Iglesia que se le superponga. «Una economía encaminada al crecimiento y que depende de la innovación cognitiva no puede vincular seriamente su aparato cultural (que necesita sin paliativos) a una fe doctrinal que puede rápidamente volverse obsoleta y muchas veces ridícula.» (Gellner, 2001, p. 181)

16La anterior es apenas una de las razones por las que historiadores como David Bushnell (2011) han definido a Colombia en los términos de una nación a pesar de sí misma, esto es, a pesar de su traumático proceso de definición y del precario reconocimiento de los ocupantes de su territorio en tanto miembros efectivos de una misma nación. Otros investigadores como Gregory J. Lobo (2009) van más allá y ni siquiera están seguros de la validez del término y prefieren definir a Colombia como «algo diferente de una nación”. Jacques Gilard (2009), por su parte, ve a Colombia como una especie de Estado-nación sin nación y sostiene que «no se puede entonces creer en la realidad de una identidad colombiana, sino decir prudentemente que si ésta existe, es incierta, múltiple y cambiante». (p. 46)

17Por ello, cuando se afirma que la transgresión de los preceptos eclesiásticos cuestiona los fundamentos de la nación católica colombiana, se resalta, sobre todo, el modo en que el erotismo controvierte los sistemas de ideas, signos, asociaciones, pautas de conducta y comunicación que, según el discurso oficial, definen la cultura legítima que se halla bajo el monopolio y la protección del estado. Es decir, se entiende el erotismo en los cuentos de Germán Espinosa como un elemento cuestionador tanto de la cultura que define la nación, como de su «caparazón» político e institucional: el estado.

18La pregunta que se impone es: ¿cómo ocurre esto? ¿De qué manera el erotismo salta de la intimidad del dormitorio a la esfera pública nacional? La respuesta encierra una paradoja: lo hace siguiendo la trayectoria histórica de la misma Iglesia católica. En este punto, no debe soslayarse la opinión de Gilberto Loaiza Cano (2011): «Estamos ante una institución acostumbrada a la vida pública, a hacer política y a detentar poder.» (p. 33-34) En la nación católica la religión invade el ámbito público y convierte en ley asuntos que pertenecen a la vida privada, a las creencias personales, a la fe. En otras palabras, se eleva a la categoría de cultura nacional una serie de ideas, signos y pautas de conducta que, en realidad, corresponden a un credo particular. De este modo, se instrumentaliza el estado, se convierten los pecados en delitos y se salvaguarda la supuesta cultura de la nación.

19Así, cuando el erotismo transgrede en relación con el matrimonio los preceptos del catolicismo, está al mismo tiempo cuestionando una de las instituciones más importantes en la esfera pública de la nación católica. Debe señalarse que a lo largo de la historia de la humanidad pocas instituciones han encarnado mejor los vínculos entre el poder político, económico y eclesiástico como el matrimonio. En su Historia del matrimonio, la historiadora y socióloga Stephanie Coontz (2006) recuerda por ejemplo que:

Durante siglos el matrimonio cumplió muchas de las funciones que hoy cumplen los mercados y los gobiernos. Organizaba la producción y distribución de los bienes y las personas. Establecía alianzas políticas, económicas y militares. Coordinaba la división del trabajo por género y por edad. Determinaba los derechos y obligaciones de las personas en las más diversas esferas, desde las relaciones sexuales a los derechos sucesorios de la propiedad. La mayor parte de las sociedades fijaba reglas muy precisas sobre cómo debía concertarse el matrimonio para que éste cumpliera esa función. (p. 25)

20De hecho, hasta finales del siglo XVIII, en casi todo el mundo el matrimonio era una institución económica y política de tanta trascendencia que era impensable dejarla en las manos exclusivas de una pareja de enamorados. Curiosamente, fue el advenimiento del matrimonio por amor el que inició el lento resquebrajamiento de la solidez institucional del matrimonio. Para los solteros no tenía sentido el matrimonio si no se hallaba el verdadero amor; y, a su vez, nada obligaba a los casados a permanecer atados por siempre a un matrimonio sin amor ni intimidad.

Tan pronto como se impuso el ideal del casamiento por amor y de la intimidad para toda la vida, la gente comenzó a exigir el derecho a divorciarse. Tan pronto como se llegó al consenso de que las familias debían satisfacer las necesidades de los hijos, las personas comenzaron a considerar que las sanciones legales por ser hijo ilegítimo eran inhumanas. Algunos pidieron igualdad de derechos para las mujeres, a fin de que éstas pudieran sobrevivir económicamente sin tener que condenarse a un matrimonio carente de amor. Otros hasta abogaron para que se despenalizara el amor homosexual, argumentando que todos deberían ser libres de seguir los dictados de su corazón. (Coontz, 2006, p. 24)

21Por supuesto, todos estos alegatos surgen en un contexto que poco o nada tiene que ver con la nación católica, en donde el matrimonio es un vínculo sagrado que solo la muerte puede disolver; en donde la alcoba matrimonial, como ya se dijo, es el único espacio en donde se tolera el ejercicio rutinario de una sexualidad reproductiva y carente de erotismo.

22Por ello los personajes de los cuentos de Germán Espinosa deben aprovechar cualquier pretexto de falso prestidigitador para desahogar su represión sexual, para liberarse; por eso los maridos deben reanimar el deseo y el erotismo a fuerza de crear imaginarios pretendientes para sus esposas; por eso los cónyuges apelan a la infidelidad en procura de la pasión que no consiguen en la intimidad de sus perpetuos sacramentos. No obstante, el sentimiento de culpa es tan avasallador, que en lugar de huir del matrimonio, las criaturas de Germán Espinosa terminan fingiendo amnesia para no recordar sus pecados, como en «La orgía» (1961); destruyendo la fuente de sus deslices, como en el cuento «En casa ha muerto un negro» (1961); o hasta muriendo de culpa in situ como en «La máscara amorosa de la muerte» (1990). En este último caso, con el irónico agravante de que quien muere reo de sus prejuicios y su religión es uno de los héroes de la Independencia y de la libertad.

23El matrimonio adquiere, así, una dimensión que va de lo privado a lo público; de lo confesional a lo nacional. Adicionalmente, la misma actitud histórica de la Iglesia católica frente al matrimonio supone un alto grado de ambivalencia que fluctúa entre el rechazo y la aceptación, entre lo sagrado y lo profano.

Los fundadores del cristianismo coincidían con los estudiosos judíos en que era mejor casarse que estar demasiado preocupado por la lujuria. Pero esta aceptación del matrimonio era mucho menos entusiasta. «Pues más vale», concedió de mala gana san Pablo, «casarse que abrasarse». (1 Corintios 7,9) El papa Gregorio el Grande explicaba en el siglo VI que aunque el matrimonio estaba libre de pecado, «la unión conyugal no puede darse sin placer carnal y ese placer, en ninguna circunstancia, puede carecer de culpa». (Coontz, 2006, p. 121)

24No obstante, el cristianismo primitivo prohibió rigurosa y estratégicamente tanto el divorcio como la poligamia. La nación católica contemporánea es heredera directa de estos mismos prejuicios frente a la sexualidad y el erotismo, pero defiende el matrimonio como baluarte institucional por la evidente utilidad de disciplina social y laboral que supone «la decente monotonía del ámbito doméstico». (p. 248) Transgredir el matrimonio es, así, cuestionar una de las instituciones más influyentes de la nación católica a nivel social, cultural, político y económico.

25De este modo, salvo en el lecho conyugal, el erotismo en los cuentos de Germán Espinosa muestra su exuberancia en todas las formas que cabe imaginar; es decir, en todas las formas en que está proscrito. Si se mira desde el punto de vista eclesiástico, el erotismo se percibe como desviación de la norma, desacato del mandato, perversión, fornicación y lujuria. Una mirada menos dogmática, sin embargo, permite apreciarlo en tanto avidez, apetito, atracción sexual experimentada por el alma y el cuerpo de unos personajes que pretenden, no siempre con éxito, guiarse exclusivamente por los mandatos de la pasión.

26Por otra parte, el erotismo supone también un deseo constante de otredad, de alteridad. La afirmación del Otro y su consecuente reconocimiento contravienen, en un nivel profundo, las antiguas ideas coloniales de limpieza y pureza de sangre, cuestionan el poder político y eclesiástico tanto de la España colonizadora como de la nación católica que subsiste en Colombia. En este sentido, no debe olvidarse que a partir del siglo XIV, el estatuto de limpieza de sangre, tomado del derecho canónico medieval, se utiliza en España como un instrumento político y religioso de diferenciación, exclusión y desigualdad entre los cristianos viejos y los neófitos o conversos. La desigualdad que se deriva de dicho criterio se entiende como resultado de la voluntad divina. «Esto significa que, en general, los descendientes de los judíos y de los musulmanes convertidos al cristianismo eran relegados social y profesionalmente a raíz de su “origen manchado” sin importar su posible fidelidad y devoción cristiana.» (Hering, M. 2011, p. 29)

  • 3 Cf. Hering, M., 2011.

27Posteriormente, en América el mismo principio «se convirtió en una categoría genealógica que se articuló con el color de la piel y la calidad de las personas». (Hering, 2011, p. 9) En el Nuevo Mundo la limpieza de sangre ya no excluye únicamente a los descendientes de judíos y musulmanes, sino, sobre todo, a los indígenas, los negros y un complejo sistema de castas que incluye mestizos, castizos, mulatos, cuarterones, salta atrás, chinos, lobos, cambujos, sambaigos, calpamulatos, entre otros3. Para decirlo con otras palabras, durante la Colonia el término nobleza fue sinónimo de limpieza de sangre.

28En la nación católica colombiana, la élite dirigente de la capital andina, como afirma Jacques Gilard (2009), construyó con tenacidad la creencia de una nacionalidad blanca de piel y europea de cultura. «El Indio y el Negro eran considerados como grupos no aptos para el progreso, como cargas u obstáculos para el desarrollo de la vida económica, social y cultural del país». (p. 46) Por esta razón, el deseo y el reconocimiento erótico del Otro que plantean cuentos como «En casa ha muerto un negro» (1961), «Fabula del juez Melesio y de la bella inocente» (1971) u «Orika de los palenques» (1991), no hacen sino transgredir la histórica política de segregación, rechazo y ocultación de estos grupos étnicos por parte de la nación católica.

29No debe olvidarse tampoco que el deseo, como sostiene Jean-François Lyotard (1994), más que un problema de dualidad y causalidad entre quien desea y lo deseado, «es el movimiento de algo que va hacia lo otro como hacia lo que le falta a sí mismo.» (p. 81) Es decir que lo otro está presente en quien desea; lo está en forma de ausencia. Quien desea ya tiene lo que le falta, de otra forma no lo desearía, y, al mismo tiempo, no lo tiene, puesto que de otra forma tampoco lo desearía.

Lo esencial del deseo estriba en esta estructura que combina la presencia y la ausencia. La combinación no es accidental: existe el deseo en la medida que lo presente está ausente a sí mismo, o lo ausente presente. De hecho el deseo está provocado, establecido por la ausencia de la presencia, o a la inversa; algo que está ahí no está y quiere estar, quiere coincidir consigo mismo, realizarse, y el deseo no es más que esta fuerza que mantiene juntas, sin confundirlas, la presencia y la ausencia. (Lyotard, 1994, p. 82)

30Es decir, el erotismo en lugar de profundizar en las diferencias entre sujeto y objeto, entre quien desea y lo deseado, los nivela en un mismo plano que combina la presencia y la ausencia. En tanto deseo de alcanzar al Otro en su intimidad, es también una forma abolir la aversión hacia lo distinto; de superar las exclusiones; de cuestionar la segregación y la intolerancia; de reconciliarse con el adversario.

31Es bueno señalar en este punto que todas las sociedades construyen estructuras para mantener un determinado orden moral. Unas más coercitivas que otras, pero todas encaminadas a preservar el orden, la cohesión y los modos de vida que el sistema ha dado en llamar normales. Por ello, como sostiene José Miguel G. Cortés (1997), «todo aquello que no se ajuste a estos modelos tendemos a ignorarlo, marginarlo o esconderlo para que no turbe estos supuestos». (p. 18) El Otro es siempre la fuente del caos, del peligro, de la contaminación, de la monstruosidad. Ahora bien, si el objeto del deseo, como sostiene Lyotard (1994), está ya presente en quien desea, el erotismo además de ser un evidente deseo de simbiosis, es, asimismo, el Otro. Hecho que adquiere no poca relevancia si se tiene en cuenta que:

El malvado siempre es el Otro. Aquel que es percibido como un impostor potencial al tratar de abolir lo que hasta ese momento parecía incuestionable, aquel que pretende invadir el espacio intocable; aquel que transgrede los límites establecidos, aquel que nos devuelve una imagen inquietante de nuestro cuerpo que no se corresponde con las viejas ideas, aquel a quien su diferencia relega a la frontera externa de la realidad. Su monstruosidad no le permite la convivencia con la sociedad. (p. 14)

32De este modo, se puede colegir que el carácter monstruoso o perverso que plantea el erotismo en los cuentos de Germán Espinosa está dado, principalmente, por su potencial capacidad de transgredir las normas, las obligaciones, los códigos de comportamiento, la moral y el «bien social» de una nación católica históricamente empeñada en refrenar los impulsos y censurar el deseo. Por eso cobran sentido las múltiples relaciones que entablan el erotismo con lo demoníaco, lo vampírico, las perversiones, la homosexualidad, el incesto, el bestialismo, la pedofilia, el exhibicionismo. Porque, precisamente, amenazan el statu quo; porque refutan lo incuestionable; porque sacan a la luz lo que se quiere ocultar; porque problematizan la cultura oficial y muestran lo que la nación católica reprime, esconde: el monstruo de la «modernidad decapitada» de la que habla Eduardo Subirats (2004).

  • 4 Cf. también Gómez, J., 2013.

33El erotismo en los cuentos de Germán Espinosa supone, así, un intento por recuperar el proyecto político de la modernidad. La conexión del erotismo y la política implica la problematización tanto del mundo hispánico como de la realidad social colombiana, con todas sus contradicciones, ataduras e injusticias. Al despojar al erotismo de las cargas morales de la religión, Germán Espinosa busca, asimismo, librar a la nación del influjo atávico, visceral e intolerante de la Iglesia. Para Germán Espinosa la cuestión política fundamental consiste en la liberación del individuo. Por ello se impone la tarea de «vencer todos los prejuicios, aniquilar todos los dioses, romper todos los frenos […], arrancar de raíz el árbol corpulento de las religiones» (Gaitán, 1975, p. 399); pues comprende que la liberación del individuo comienza, precisamente, «con la supresión de las cadenas que han oprimido el desarrollo y el ejercicio de la fuerza más creativa del hombre: el eros4». (Gutiérrez, 2011, p. 159)

Haut de page

Bibliographie

Araújo Fontalvo, Orlando, Nostalgia y mito. Ensayos de crítica literaria, Barranquilla, Editorial Univeridad del Norte, 2012.

Araújo Fontalvo, Orlando, Eros a contraluz. El erotismo en la cuentística de Germán Espinosa, Barranquilla, Editorial Univeridad del Norte, 2014.

Bushnell, D., Colombia: una nación a pesar de sí misma. Nuestra historia desde los tiempos precolombinos hasta hoy, Bogotá, Planeta, 2011.

Coontz, S., Historia del matrimonio. Cómo el amor conquistó el matrimonio. Barcelona, Gedisa Editorial, 2006.

Cortés, J. M., Orden y caos. Un estudio cultural sobre lo monstruoso en el arte, Barcelona, Anagrama, 1997.

Espinosa, G., Cuentos completos, Bogotá, Alfaguara, 2007.

Gaitán, J., Obra Literaria: Poesía y prosa, Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura, 1975.

Gellner, E., Naciones y nacionalismo, Madrid, Alianza, 2001.

Gilard, J., «El debate identitario en Colombia», in F. Rodríguez (ed.), Plumas y pinceles, La experiencia artística y literaria del grupo de Barranquilla en el Caribe colombiano al promediar el siglo XX, Bergamo, Bergamo University Press, 2009, vol. II, p. 45-57.

Gómez, J., «Nuevas fuentes para la interpretación de la obra crítica de Rafael Gutiérrez Girardot», Eidos: Revista de Filosofía de la Universidad del Norte, n° 19, julio-diciembre, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia, 2013, p. 123-169.

[http://rcientificas.uninorte.edu.co/index.php/eidos/article/viewArticle/5381/html_40]

Gutiérrez, R., «Gaitán Durán: Eros y Política», in Gutiérrez, R., Ensayos de Literatura Colombiana, Medellín, Ediciones Unaula, 2011, vol. II, p. 157-163.

Hering, M. S., El peso de la sangre: Limpios, mestizos y nobles en el mundo hispánico, México, El Colegio de México, 2011.

Hobsbawn, E., Naciones y nacionalismo desde 1780, Barcelona, Grijalbo Mondadori, 1998.

Loaiza, G., Sociabilidad, religión y política en la definición de la nación: Colombia, 1820-1886, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2011.

Lobo, G. J., Colombia: algo diferente de una nación, Bogotá, Universidad de los Andes, 2009.

Lyotard, J. F., «¿Por qué desear?», in J. F. Lyotard, ¿Por qué filosofar? Barcelona, Paidós, 1994, p. 79-100.

Subirats, E., Siete tesis contra el hispanismo, Revista de Humanidades: Tecnológico de Monterrey (17), 2004, p. 149-166.

Haut de page

Notes

2 En el presente artículo siempre que se particularizan los cuentos, se toma la fecha de escritura y no la de publicación (cf. Espinosa, 2007). Esta decisión, aunque no es habitual en los estudios literarios, permite una mayor precisión en cuanto al análisis de la evolución del erotismo en los cuentos de Germán Espinosa.

3 Cf. Hering, M., 2011.

4 Cf. también Gómez, J., 2013.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Orlando Araújo Fontalvo, « La ficcionalización del erotismo en los cuentos de Germán Espinosa », Caravelle, 105 | 2015, 177-188.

Référence électronique

Orlando Araújo Fontalvo, « La ficcionalización del erotismo en los cuentos de Germán Espinosa », Caravelle [En ligne], 105 | 2015, mis en ligne le 05 février 2016, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://caravelle.revues.org/1840 ; DOI : 10.4000/caravelle.1840

Haut de page

Auteur

Orlando Araújo Fontalvo

Universidad del Norte

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org