Navigation – Plan du site
Littératures

Poèmes de Nancy Morejón inédits en France

Nancy Morejón
p. 191-197

Texte intégral

1Nancy Morejón, née en 1944 à La Havane, est poétesse, essayiste, critique littéraire, traductrice de poésie française et francophone. Elle a reçu le Prix national de Littérature en 2002, ainsi que de nombreux prix littéraires pour son œuvre poétique et ses essais critiques dont Nation et métissage chez Nicolás Guillén (1982, Prix Casa de las Américas), et le prix international LASA (États-Unis, 2013). Elle est Docteur Honoris Causa de l’Université de Cergy-Pontoise (2009).

2Depuis les années soixante, elle a publié un grand nombre de recueils de poèmes à Cuba, au Mexique, au Venezuela, en France, en Espagne, en Allemagne, aux États-Unis et au Canada : Piedra pulida (Pierre polie, 1986) ; Botella al mar (Bouteille à la mer, Caracas, 1997) ; une anthologie préfacée par Mario Benedetti (édition Visor, Madrid) : Richard trajo su flauta y otros poemas (Richard a apporté sa flûte et autres poèmes, 1999) ; La Quinta de los Molinos (La Villa des Moulins, 2000) ; Cuerda veloz (Corde véloce, anthologie 1962-1992, Prix national de Littérature, 2002) ; Carbones silvestres (Charbons sylvestres, 2005). Ses derniers recueils publiés : Persona (Prix Rafael Alberti, 2010), Peñalver 51 (Zamora, Fundación Sinsonte, 2009).

3En France, son œuvre poétique a été diffusée dans des revues (Caravelle, Poésie de Seghers, Passerelles), lors du Festival des Poètes en Val-de-Marne, ou dans des anthologies (dir. C. Couffon, S. Yurkiévich). Ses essais et sa poésie ont été étudiés aux États-Unis, dans le cadre universitaire des études afro-américaines ou féministes.

4Elle est actuellement Présidente de l’Académie Cubaine de la Langue, de l’Association des écrivains (de l’Union des Écrivains et des Artistes de Cuba) ; elle a été directrice du Centre d’Études de la Caraïbe à la Casa de las Américas et a dirigé la revue internationale Anales del Caribe. Elle est membre permanent du jury du prix littéraire Carbet (créé par Édouard Glissant, Martinique).

5Son parcours d’intellectuelle cubaine engagée et son œuvre font l’objet de plusieurs documentaires réalisés à Cuba et diffusés aux États-Unis par Juanamaría Cordones-Cook (Université du Missouri), auteur de l’ouvrage, Nancy Morejón, soltando amarras y memorias (2009).

Poèmes inédits en France

Peñalver 51 (2009)

Círculos de oro

6Cantan las aves en la mañana,
sobre el techo de la iglesia meditabunda
pero nadie las escucha a las aves tranquilas
sino el explorador que bajó de las montañas
después de la lluvia.
Andar y andar,
atravesando los pastos húmedos,
es una forma de conocer el ambiente
de este pueblo extraño donde las calles
son círculos de oro traídos de la alta mina.
Andar y andar, después que los relámpagos
trajeron su verdad hasta las raíces del almendro en flor.
Oímos todavía el canto bendito de las aves
en la mañana
pero hay otros forasteros, que son soldados,
con sus fusiles en ristre a punto de disparar
sobre la luz del vuelo emprendido por las aves
que cantan en la mañana.
Andar y andar del amigo que contempla
la escena asaltado por el azoro más indescriptible.
Disparan sobre el vuelo azul de las aves
los invasores impunes con sus cascos feroces
y sus fusiles hambrientos de sangre inocente.
Andar y andar, y no comprender nada
sino el derecho de las aves a cantar
y el derecho de los paseantes a escucharlas.

Primera viñeta del jardín que no existe

7Un pesar, un grueso pesar,
como las nubes cargadas de agua,
aguarda en la reja del pequeño jardín.
Pero el jardín no existe sino el anhelo
de tenerlo en medio de una paz,
esa paz que sólo saben engendrar los espíritus.
Cada espíritu baja con un ángel negro,
colgado en una de sus alas.
Hemos logrado pintar un angelito negro
sobre las nubes cargadas de agua
volando sobre las sombras del jardín.
El soñado jardín para contrarrestar los afanes del día
y la presencia de los aguaceros
y la huida de las aves en el calor de agosto.
Pero no estamos en agosto,
ni tenemos jardín sino un sordo pesar
colado en las rendijas de los solares abatidos.
Un pesar nos ha unido
y nos revela el alma de lo que somos y queremos ser.

8En el pasado no era posible pensar en un jardín,
ni grande, ni pequeño, ni siquiera frondoso.
Sólo los domingos, al mediodía,
era posible pensar en un jardín
ni colgante, ni avasallador, ni sencillo, ni arruinado.
Un jardín contemplado en los anhelos de una accesoria
de la calle Peñalver casi esquina a Manrique.

9Todo vuelve otra vez: aquel pesar
como un salto de arena en una playa ignota,
como un bagazo al borde de un camino.
Es un pesar multicolor. Así es su fuerza y su quietud.
Siempre irrumpe el dolor al mediodía,
o mejor, cuando ese mediodía
va convirtiéndose en tarde de domingo.

10El sombrero de Cheo Belén Puig
dando la vuelta entera
a la Plazoleta de Antón Recio
y es entonces que podemos escuchar
los aires del danzón amigo, enemigo,
enemigo, amigo de añorar los jardines
en el palacio de la memoria.

11Es una tarde de domingo.
Estamos en una tarde domingo,
después del almuerzo familiar,
en ese sopor de un día de marzo sin aire frío,
sin verano tampoco pero rodeados de una luz,
tan fuerte como la pesadumbre
que es la pareja del pesar.
Hay un pesar sin comparaciones posibles
que recuerda el anhelo de tener un jardín,
imposible de ser descrito.
Hay una puerta de madera alta
atravesada por el pesar,
y por la única ventana interior,
entra el sonido de una flauta quejosa,
la flauta de un danzón antiquísimo
con sus compases entrelazados
por un plácido aire de infortunio,
por una cadencia sin precedente alguno,
de rostro aceitunado.
Vamos viendo que ha crecido un jardín
a los compases del danzón y de la flauta mágica
en esta tarde de domingo donde aprendemos al oído,
una filosofía del estar,
del estar bien, del bien estar,
de la añoranza y del recuerdo efímero
de múltiples parejas:
las mujeres ondeando
los portales con pamelas suntuosas, de color claro,
bailando al compás del danzón melodioso,
al rato de la exposición del tema de Mozart,
recreado por el flautín de un mulato alto
con chaleco de mangas blancas
que el pequeño aire de la tardecita
sumerge en los sonidos de un macabro compás.

12Bailamos, bailamos, en la escritura endemoniada
de estos compases sin final
y aquel anhelo, que no muere, de tener un jardín,
aunque sea un solo jardín
del tamaño del pesar
y del dolor aquel que sube a la garganta.

Carbones silvestres (2005)

13A la memoria de Merceditas Valdés
Para Luis Carbonell

Merceditas 

14Mírenla como va de amarillo
igual que el girasol
y la yema
y el trigo.
Colibrí perfumado
va su pie diminuto
bordan
do el adoquín
adormecido.

15Mírenla, como va
cantando a solas
en un barquito
de miel y calabazas.
Y las abejas desoladas
dibujando su rostro
renacido.

16Merceditas
–grita la luna blanca.
Merceditas
no es una sombra inesperada
no es una sombra nunca
ni es un sueño
sino una voz recién cortada
pero qué voz
pero qué sombra.
Qué sueño entrecortado.
Merceditas
–vuelve a gritar la luna blanca.

17Mírenla como va de amarillo
igual que el girasol
y la yema
y el trigo.
Colibrí perfumado
va su pie diminuto
bordando el adoquín
adormecido.

18Montada sobre un pavo real de espumas
va cabalgando sobre Cuba.
Mírenla bien.
Mírenla aquí
en su coral de soles fijos
en su coral de plumas sacras
en su fulgor de alcoholes sabios
en su esplendor de pulseras dormidas.
Merceditas
–grita la luna enardecida.

19Mírenla como va de amarillo
igual que el girasol
y la yema
y el trigo.
Colibrí perfumado
va su pie diminuto
bordando el adoquín
adormecido
y un manto de oro fino
cayendo para siempre 
entre las aguas breves del río.

Veleta

20En la plazoleta umbría
bailaba una luz cimera
y en la torre de la iglesia
una veleta golpea.

21Hora del ángelus fijo
sobre el aire serpentea
y los ánimos del mundo
bailaron por vez primera.

22Estaba el sol arrumbado
en medio de las horquetas,
negras como la morada
del carbonero gallego.

23En la plazoleta umbría
hay una luz mañanera
y en la torre de la iglesia
salta el pez en su marea.

La Quinta de los Molinos (2000)

A la Quinta de los Molinos

24Fui a la Quinta de los Molinos
y me encontré con una liebre
que saltaba por entre las piedras
como si intentara llegar al río Almendares.

25Fui a la Quinta de los Molinos
en un coche de aguas negras
y me volví a encontrar la liebre
tan sedosa, tan sedosa
que sólo entonces me di cuenta
de cómo su cuerpo había entrado,
por los aires,
al primer sueño de mi infancia.

26Fui a la Quinta de los Molinos
a contemplar algunas flores.

Los que se van

27Se van.
Ya sin otro remedio, se van
hacia la noche.
Desesperada,
una lancha costera vendrá por ellos
sin respuesta. Arriba,
las estrellas, sin tener qué decir.
Y la vigilia nuestra,
con su paso monótono,
no detendrá la pesadilla.
Desde hace horas, los vemos cara a cara,
tras las rejas de un supuesto jardín.
Llueve tinta del cielo.
Se van. Se van.
Algo está a punto de nacer.
Se van. Se van,
con larvas, con ratones, con espuma de mar.
Se van. Se van.
Algo está a punto de morir.

Derniers recueils publiés

Persona (antología), éd. G. Fulleda León, Premio Rafael Alberti 2007, UNEAC/Junta de Andalucía, La Habana, col. Sur/Editores, 2010. 43 p.

Peñalver 51, Zamora, Fundación Sinsonte, 2009, 100 p.

Carbones silvestres, La Habana, Letras Cubanas, 2005, 84 p.

Cuerda veloz (antología poética, 1962-1992), La Habana, Letras Cubanas, Premio Nacional de Literatura, 2002, 192 p.

La Quinta de los Molinos, La Habana, Letras Cubanas, 2000, 135 p.

Piedra pulida, La Habana, Letras Cubanas, 1986.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Nancy Morejón, « Poèmes de Nancy Morejón inédits en France », Caravelle, 105 | 2015, 191-197.

Référence électronique

Nancy Morejón, « Poèmes de Nancy Morejón inédits en France », Caravelle [En ligne], 105 | 2015, mis en ligne le 05 février 2016, consulté le 24 septembre 2017. URL : http://caravelle.revues.org/1793 ; DOI : 10.4000/caravelle.1793

Haut de page

Auteur

Nancy Morejón

Cuba

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org