Navigation – Plan du site
Des voix créatives multiples

Agustín Cárdenas y las formas del silencio

Nancy Morejón
p. 65-69

Résumés

Dans cette méditation esthétique, Nancy Morejón associe les formes du silence créées par le sculpteur Agustín Cárdenas au temps, à la mémoire et à l’espace caribéens ; elle les définit comme une partie du discours antillais.

Haut de page

Notes de la rédaction

Inicialmente publicado en La Gaceta de Cuba, el presente análisis fue escrito con motivo de la exposición epónima que tuvo lugar en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam de La Habana en marzo-abril de 2014.

Texte intégral

1Nada más cercano a las formas, a cualquier forma de las bellas artes, que el silencio. Si la poesía lo ha quebrantado, a veces, para renacer, en el oficio de Agustín Cárdenas – forjado entre la tierra y el fuego – se levanta como una explosión inaudita, marcada por su signo, como un poeta de ese silencio mismo, y de sus formas, apresadas a través de una identidad que se renueva mientras se muerde la cola para encontrar su reino universal o, como decía el filósofo de Trocadero, «su definición mejor».

  • 2 Cf. en esta muestra la pieza Homenaje a Brancusi, de 1966.
  • 3 Oraá es el mejor conocedor de la obra de Agustín Cárdenas en nuestro país. Cf. Oraá, Pedro (de), «A (...)

2Trasmutada en maderas, bronces, mármoles, orgullosos hijos de esa estirpe que engendraron íconos de la modernidad occidental de toda una centuria como Hans Arp y Constantin Brancusi2; elogiada, con ojos visionarios, por el francés André Breton y el mexicano Octavio Paz, la obra escultórica de Agustín Cárdenas, «perteneciente a nuestro archipiélago solar»3, según lo ha definido el poeta y pintor Pedro de Oraá, es un emblema, un signo adelantado de su época.

3Y así lo demuestra esta exposición: un legítimo acontecimiento cultural a través de la cual disfrutamos el signo natural de un artista cubano, célebre como pocos, cuyas esculturas se asentaran, precisamente, en el espacio escogido por su vocación y por las formas que la reverencian a cada minuto.

4Un extraño fenómeno del género en la Isla – constituido en evidente pilar de su cuerpo – ha sido la producción de Cárdenas, forjada a base de golpes vitales en medio de una biografía personal llena de esfuerzos y accidentes inenarrables que, alguna vez, subiendo la Loma del Burro, me contara su hermano Evangelio.

5Estábamos bordeando los finales del siglo XX y Cárdenas había viajado desde París, con Livia, su mujer, para recomenzar a instalarse en los antiguos predios familiares de La Víbora donde quizás aprendiera a reconocer el espacio ondulado de las primeras colinas que percibió.

6La línea curva que predomina en sus mármoles ¿por qué no aceptar que proviene de allí, de la limpia textura de sus aires? ¿o del plomo que cae desde las ráfagas del huracán de turno o los aguaceros tropicales dirigidos hacia esos poblados donde sus transeúntes deambulan con sacos de verduras y arena sobre los hombros? Las figuras de este escultor vibran en el espacio como potros desbocados, como pájaros en pleno vuelo, como astros, hijos de una luna llena en su luz fosforescente, frente a los puertos de la capital.

7Cardenito – como lo llamaba cariñosamente el gran escritor martiniqueño Édouard Glissant para tal vez poder atrapar la zona infantil que radica en todo creador – es un paréntesis, un oasis, una nueva isla dentro de los territorios insulares que el propio Glissant reordenara en su memorable libro El discurso antillano (1981) que el lector cubano tiene a su alcance gracias al Fondo editorial de la Casa de las Américas. En ese clásico caribeño, Glissant dedica páginas hermosas y, más que hermosas, reveladoras de una poética intransferible, la de Cárdenas; a ratos, indefinible, pero siempre singularmente atractiva.

8Muchos años antes, ya André Malraux había avizorado y despejado para los estudiosos y para el arte del siglo – en su segunda mitad – la función principal del silencio en la búsqueda de su expresión. Sin embargo, tengo la certidumbre de que es Glissant quien nos descubre la categoría del silencio cuando registra en su escritura una visita a la casa natal de la familia Cárdenas. En sus páginas deslumbrantes, advertimos el reconocimiento de una pertenencia, dibujada por un sentimiento insular y más allá, que lo marca todo mientras desborda el paisaje interior y exterior de una identidad compartida.

9Buscar las formas, indagar en y sobre ellas, fue la divisa del autor de las piezas que conforman esta exposición cuya curaduría, casi bordada, ha estado a cargo de Marilyn Sampera, son la manifestación más convincente de todo lo que he tratado de exponer al principio de este texto.

10En madera, o en mármol; en bronce, o en bocetos de papel, tienen el toque mágico de un estilo, forjado con una insólita maestría técnica que se nutre de la percepción de los cuatro elementos, es decir, de esa naturaleza propia de una expresión vanguardista que no se dejó alienar ni por predominio de las tecnologías ni por un concepto de la modernidad divorciado de ellas.

11Agustín Cárdenas desafía al espacio con la cadencia de lo vertical, que parece ser su dimensión preferida, pero también de lo horizontal. En muchos casos, el escultor aporta un juego de formas en donde, precisamente, lo vertical y lo horizontal se enfrascan en un lenguaje insólito.

12Es el caso de la pieza Los enamorados (1982) – realizada en mármol rosado de Portugal sobre un pedestal de mármol negro, de Carrara – cuyas figuras parecen atravesar no sólo un firmamento de estrellas sino el poder de sus volúmenes, depositados bajo esa luz blanca, típica del mediodía cubano, que nos lleva y nos trae y nos pone, cada día, ante espejismo que nos hacen creer en latitudes y paisajes inexistentes en la realidad pero latentes en la mirada exaltada de cada quien cuando atraviesa largas carreteras; o se coloca en la punta de una loma. El espacio que franquea semejante pieza es un milagro de la creación sometido, en el tiempo, a la ley de la gravedad, rodeándola en su intrépido juego; tropezando, como en un sueño erótico, contra su propia naturaleza ingrávida. Un juego maestro de formas silenciosas.

13El tema de la identidad, en Cárdenas, se afilia no sólo a ese sentimiento ancestral que lo vuelve un pariente rico de la tradición anónima de un África múltiple y una sino a esas corrientes, a esos indicadores cuyas expresiones artísticas fueron el lecho y el legado para las artes del siglo XX, en su bienhechor sentido vanguardista.

14El rumor de la madera es ostensible en cada una de estas formas silenciosas. No hay una sola pieza en su materia que no capte y expanda el sonido de su habla, sin palabras. No hacen falta las palabras a Cárdenas ante tanta imagen cuyo soliloquio detiene al espectador. Así, cada cual, según el color de sus ojos y su carácter, deberá detenerse a contemplar Desde la ventana (1964), en su libertad espléndida, en su delineado asombroso, cuyo volumen goza de una simetría poco usual que asume en su fachada como dos ojos lapidarios, en busca de la primera luz del amanecer, nacidos ellos mismos, quizás, de la corteza de un árbol dugón; o, como podría advertir un joven crítico de arte, un remedo, una apropiación de las prácticas cubistas que legara para el lenguaje del arte, en el siglo pasado, el genio de Pablo Picasso. Esa redistribución de facciones, que emula con un rostro sin perspectiva pero con toda la fuerza del gesto humano, alienta en la sustancia de la madera libre, insondable, dispuesta para hacernos desear que la toquemos. Los polos de esta simetría de Cárdenas fundan una magia, aquella nacida entre los bambaras, y que se instalara en su oficio de escultor en plena década de los sesenta, donde todo comenzaba a enraizarse en su necesidad de encontrar una modernidad nuestra...

15Los ancestros de raíz africana dejaron su huella en la sensibilidad de Cardenito; posible encrucijada que pudo compartir con otros grandes de la región, envueltos en el mismo fervor por un pasado en donde esos ancestros conocieron la ley del despojo, de la dislocación brutal en nuestra América, para sólo volver a encontrarse en territorios renovados, aunque desconocidos; devueltos a aquellos orígenes que los conquistadores, en su devastadora malevolencia, intentaron borrar de esas tierras y, sobre todo, de su conciencia y de su alma.

16Si Marilyn Sampera establece, en sus palabras al catálogo, la importancia del fenómeno étnico en Cárdenas, enmarcado, como lo está, en los valores de lo nacional, es un hallazgo suyo reconocer determinada transparencia, que conlleva en sí esa función liberadora y patriótica cuando afirma:

  • 4 Catálogo de la exposición Las formas del silencio, de Agustín Cárdenas, La Habana, Centro de Arte W (...)

Necesaria, imprescindible, es entonces esta exposición de quien anclado en París, con su raigal negritud, con su talento siempre libre, siempre independiente […] dio volumen y sensualidad, ritmo y misterio a una obra que lo convierte en referencia obligada del arte escultórico del siglo XX4.

  • 5 Glissant, Édouard, Fastos, traducción de Nancy Morejón, Matanzas, Ediciones Vigía, 1998.

17No por azar, el autor de Fastos5 se despide de su visita a la casa familiar de los Cárdenas en las afueras de la capital cubana con una reflexión transida de emociones y de una amplia comprensión de una región cuya historia, en sus diversas civilizaciones, todavía es escamoteada. Observa Glissant:

  • 6 Cf. Glissant, Édouard, El discurso antillano, pról. de J. Michael Dash, trad. de Aura Marina Boadas (...)

Andaba por un barrio de La Habana, adonde fui a visitar a la familia del escultor. Su padre, con el prudente aplomo del que recibe al amigo de su hijo, a quien entiende y a la vez no entiende. La presentación de la familia completa, la barrera de los idiomas, la dificultad de captar un punto preciso de filiación. Pero también, ese bienestar inmediato. Una serenidad espontánea, como de parientes que se reúnen una vez al año. El encaje de los rayos del sol penetrando en la estancia. Y por debajo de lo que intentábamos decirnos tan apaciblemente, el imán de aquel silencio en el que nos hubiésemos querido envolver. Cárdenas conoce ese silencio. Con él viste las formas que va creando. […] Es la esencia de su discurso. El paisaje más esencial. Tal vez lo llevaré conmigo cuando salga de esta casa donde tan naturalmente nos encontramos [como si fuéramos] del mismo país y de la misma raza. País de convergencias, raza de ideas. Afuera, el sol continuaba tocando su tambor, y Cuba festejaba sus palmas6.

La Habana, 4 de abril, 2014

Haut de page

Notes

2 Cf. en esta muestra la pieza Homenaje a Brancusi, de 1966.

3 Oraá es el mejor conocedor de la obra de Agustín Cárdenas en nuestro país. Cf. Oraá, Pedro (de), «Agustín Cárdenas: libertad de la forma», in Revolución y Cultura, La Habana, Época cuarta, n° 1, enero/febrero de 2001, p. 40.

4 Catálogo de la exposición Las formas del silencio, de Agustín Cárdenas, La Habana, Centro de Arte Wifredo Lam, 11 de abril de 2014.

5 Glissant, Édouard, Fastos, traducción de Nancy Morejón, Matanzas, Ediciones Vigía, 1998.

6 Cf. Glissant, Édouard, El discurso antillano, pról. de J. Michael Dash, trad. de Aura Marina Boadas, Amelia Hernández y Lourdes Arencibia, La Habana, Ed. Fondo Editorial Casa de las Américas, col. Nuestros Países, Serie Estudios, p. 429-430.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Nancy Morejón, « Agustín Cárdenas y las formas del silencio », Caravelle, 105 | 2015, 65-69.

Référence électronique

Nancy Morejón, « Agustín Cárdenas y las formas del silencio », Caravelle [En ligne], 105 | 2015, mis en ligne le 05 février 2016, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://caravelle.revues.org/1746 ; DOI : 10.4000/caravelle.1746

Haut de page

Auteur

Nancy Morejón

Académie Cubaine de la Langue, Casa de las Américas

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org