Navigation – Plan du site
Amérique latine : mémoires et histoires nationales

Fabricación heroica y construcción de la memoria histórica chilena (1844-1875)

Jean Pierre Dedieu, Lucrecia Enríquez et Gabriel Cid Rodríguez
p. 47-70

Résumés

Dans cet article on étudie la construction de la mémoire au XIXe siècle au Chili à travers la fabrication des héros. On analyse un genre peu étudié: les galeries d’hommes célèbres dans leur version imprimée. Bien qu’elles soient composées par différents auteurs, on trouve un lien entre elles, ce que nous permet de postuler qu’elles ont été une voie privilégiée de fabrication héroïque.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Notes de la rédaction

Este artículo forma parte del proyecto Ecos Conicyt C11H01, Inventando héroes: naciones en busca de sí mismas (1808-1910).

Texte intégral

1Con la fundación de la Universidad de Chile en 1842, se acometió la empresa de crear una memoria colectiva nacional, por medio de trabajos históricos que se elaboraban en las áreas de Humanística y Derecho. Sirvieron éstos, a su vez, de marco de referencia para la selección de un conjunto de hombres célebres, notables, ilustres o héroes, como fueron calificados, que se podían proponer a la admiración del pueblo. Describir el proceso de esta selección de hitos memoriales es el objeto de este trabajo, basado en un estudio pormenorizado de la elaboración de cuatro obras que contribuyeron explícitamente a la misma (marcadas en la bibliografía con A, B, C, D). No fueron éstas la única vía por donde se elaboró la memoria histórica chilena. Otras publicaciones, biografías, relatos históricos, libros de textos, estatuas y galerías de retratos, también contribuyeron. El peso de los autores vinculados al fragmento que estudiamos deja entrever, sin embargo, que éste tuvo un papel vertebrador. Más interesante todavía, estamos en condiciones de determinar con precisión las relaciones que unen estas cuatro obras, muy dispares en cuanto al propósito que persiguen y al público a que se dirigen; y por el estudio de estas relaciones, de echar una luz nueva sobre los procesos de elaboración de las memorias históricas nacionales.

  • 2 Vovelle, M., La mentalidad revolucionaria, Barcelona, Crítica, 1989, p. 132-149.
  • 3 Centlivres, P., Fabre, D. y Zonabend, F. (eds.), La fabrique des héros, Paris, Éditions de la Maiso (...)
  • 4 Cf. Sater, W., The Heroic Image in Chile: Arturo Prat, Secular Saint, Berkeley, University of Calif (...)
  • 5 Van Ypersele, L. (dir.), Questions d’histoire contemporaine: Conflits, mémoires et identités, Paris (...)

2Recordemos que estudiar procesos de fabricación de héroes, más que detenerse en la realidad histórica del personaje así considerado, significa estudiar procesos de creación de la memoria nacional. La heroicidad se atribuye. No se nace héroe. Los héroes se fabrican. El concepto de fábrica heroica lo popularizó Michel Vovelle a propósito de la Revolución francesa2. Se ha vuelto una herramienta de uso corriente que proporciona una base común par el estudio colectivo de distintas figuras heroicas3. En Chile disponemos de algunos trabajos centrados en la construcción del culto heroico en tiempos de guerra, los usos políticos de figuras históricas o la socialización de estos imaginarios en el espacio público4. En este artículo queremos dar un paso más en el tema recogiendo la propuesta que planteara años atrás Laurence van Ypersele en el sentido de analizar a los fabricantes de héroes y sus motivaciones5.

El marco

  • 6 Cid, G., La guerra contra la Confederación. Imaginario nacionalista y memoria colectiva en el siglo (...)
  • 7 Gazmuri, C., El 48 chileno. Igualitarios, reformistas, radicales, masones y bomberos, Santiago, Edi (...)
  • 8 Jacsik, I., «Sarmiento y la prensa chilena en el siglo XIX», Historia 26, 1991-1992, Santiago, p. 1 (...)
  • 9 Gazmuri, o. c., p. 73 y sig.
  • 10 Collier, S., Chile: la construcción de una república 1830-1865. Política e ideas, Santiago, Edicion (...)

3La victoria chilena sobre la Confederación Peruano-boliviana en 1839 marcó un hito en la historia de la república. No sólo consolidó el régimen conservador en el poder desde 1830, sino que confirmó el papel del estado en la iniciativa y construcción de grandes empresas nacionales, lo que generó una atmósfera patriótica y desarrolló en los habitantes la idea de nación6. El estado, sin embargo, carecía de mecanismos capaces de amortiguar las luchas de bandos que enfrentaban la oligarquía y de obviar el carácter caótico de una vida política que alternaba golpes de estado y guerras civiles con episodios autoritarios7. Paulatinamente se alzaron voces en la prensa y en el mundo de la cultura que discutieron abiertamente la necesidad de reformar la república, introduciendo mecanismos de debate que dieran más fluidez al sistema y ampliaran su clase política. Los conservadores se dividieron en un ala más oligárquica y clerical, frente a otra más modernizante y laica8. El grupo más liberal radicalizó paulatinamente su postura9 y se enfrentó con el ala conservadora en la guerra civil de 1851. Fue más urgente la creación de mecanismos integradores que evitarían semejantes enfrentamientos. Se llevaron finalmente a cabo las reformas necesarias en los años 1860 y principios de los 1870, bajo el egida de una alianza entre los conservadores menos rígidos y los liberales menos extremistas, conocida como la Fusión liberal-conservadora. Condición previa de esta alianza fue la construcción de una memoria histórica común10.

  • 11 Serrano, S., Universidad y Nación. Chile en el siglo XIX, Santiago, Editorial Universitaria, 1994, (...)
  • 12 Estatuto de la Universidad, art. 28, Anales de la Universidad de Chile, 1843, p. 9.
  • 13 Gazmuri, o. c., p. 73 y sig.

4En la década de 1840 se pusieron las bases de la cultura nacional, una de cuyas expresiones fue la fundación de la Universidad de Chile11. La Universidad contemplaba en su ley orgánica una reunión anual pública del claustro pleno en los días siguientes a las fiestas patrias, en la que se expusiera, en presencia del presidente de la República, su patrono, una Memoria «sobre alguno de los hechos más señalados de la historia de Chile»12. También se celebraban certámenes anuales de materias científicas y literarias «que interesen a la nación»13. Se trataba explicitamente de conformar una memoria nacional. El proceso fue impulsado por el rector Andrés Bello.

  • 14 Lastarria, 1847; Manuel Tocornal, 1848; Benavente, 1856; García Reyes, 1864; Ramón Briceño, 1849; S (...)

5Nos fijaremos aquí únicamente en las Memorias. En ellas se estableció un relato canónico: la independencia como hito fundador de la nación; la forma republicana, inspirada en principios liberales, como régimen consustancial a la nación chilena. Se destacó que la independencia no fue sólo una gesta bélica protagonizada por unos pocos héroes militares, sino que su vertiente civil y cívica fue más importante todavía. Todos, Carrera y O’Higgins, pero también los realistas que tan tenazmente lucharon en Chiloe a favor de la monarquía hasta 1826, contribuyeron en edificar Chile. Al ser la independencia un proceso colectivo, no lo domina una personalidad heroica aislada. Fue fruto de un conjunto de actores caracterizados como independentistas, revolucionarios, constructores de la democracia, de la república, basada en la soberanía del pueblo y el amor a la libertad14. Las Memorias crearon un héroe colectivo, la elite chilena, al interior de la cual se produjeron desavenencias, disputas y acciones heroicas que traspasaron la independencia y el establecimiento de la república, pero que dio origen a un bien común, el Chile republicano. En esta gesta colectiva, los antagonismos pierden relevancia. Todos tienen cabida en la casa común, a la que todos en alguna medida, contribuyeron.

La Galería de Desmadryl

  • 15 Desmadryl, N., Galería nacional o colección de biografías y retratos de hombres célebres de Chile, (...)

6En 1845, se afincó en Santiago el francés Narcisse Desmadryl, cuya familia poseía en París una afamada imprenta de grabados, quien fundó en Chile su propia empresa y dirigió una Galería nacional15. Se trata de una obra lujosa, en dos volúmenes de muy buen papel y encuadernación de calidad, en la que cada una de las cuarenta y siete biografías forma un capítulo aparte y viene encabezada por un magnífico retrato grabado a página completa en el que se despliega toda la maestría de Desmadryl.

7La introducción escrita por Hermógenes de Irisarri retoma las líneas maestras de las Memorias de la Universidad: la independencia llegó aprovechando una casualidad histórica; conseguida ésta, quedaba por organizar al país. Su falta de vertebración política desencadenó luchas civiles que estuvieron a punto de destruirlo. La constitución de 1833 lo salvó y la estabilidad que procuró permitió un notable desarrollo social. Fue una medida de urgencia. Convenía pensar ahora en una nueva organización política para seguir progresando. Mientras, había que celebrar en una obra colectiva a:

  • 16 Desmadryl, o. c., I, p. 14.

Los hombres que nos han legado lo que poseemos: la república y la independencia. Estos hombres son aquellos... que saliendo de la esfera común, dan un sello particular a sus obras e imprimen su carácter a los sucesos en los que toman parte16.

  • 17 Cuadro II, en el apéndice.

8Las biografías varían entre cuatro y cuarenta páginas (O’Higgins), pero el orden de exposición corrige semejante desigualdad: O’Higgins, por ejemplo, aparece sólo en octavo lugar, ocupando el primero Mateo Toro Zambrano con cinco páginas; el carácter sistemático de la puesta en página aplasta aún más la jerarquía. Los ocho personajes vivos que se incluyen tienen derecho todos a la misma extensión: tres páginas17. Las biografías recalcan el mensaje. En ellas se expresan las tensiones políticas nacidas en la independencia, proponiendo a la par una reconciliación del pasado:

  • 18 Desmadryl, o. c., II, p. 36.

La historia de la independencia americana registra en sus páginas dos largas series, de heroicos militares la una, la otra de ilustres ciudadanos… Pero la experiencia nos hace comprender que es más difícil constituir un país que conquistarlo, y que la misión más ardua y noble es la del ciudadano llamado a dirigir los destinos de su patria… Hoy día no es la espada, es la pluma la que rige la humanidad18.

9Esta relación entre héroe militar y republicano se sintetizaba en biografías como la del general Prieto escrita por Diego Barros Arana:

  • 19 Desmadryl, o. c., II, p. 112.

Buen soldado del ejército insurgente durante la guerra de independencia, más tarde presidente del estado, el General Prieto ha vinculado su nombre a los más grandes triunfos del pabellón nacional y a los más gloriosos pasos de la república19.

  • 20 Desmadryl, , o. c., I, p. 77, 95, 107, 126, 90, 11, 49 ,75 y 146 respectivamente.

10La calificación de héroe es escasa. La reciben O’Higgins, San Martín, Manuel Rodríguez, Cochrane y sus marinos, Manuel de Salas, Ramón Freire, el mayor Beauchef20. La mayoría de los biografiados, sean hombres ilustres o ciudadanos comunes, destacan porque sirvieron fielmente en el deber a la república. Figuran algunos a título casi colectivo, en tanto autoridades políticas, militares y religiosas del momento: el presidente en ejercicio Manuel Montt; Joaquín Tocornal; los generales Gregorio Las Heras, Benjamín Viel, Manuel Blanco Encalada, José María de la Cruz y el arzobispo Valdivieso. De esta manera se establecía una relación de herencia de legados, encarnación de valores, continuidad de tradiciones y principios fundadores. Lo mismo se puede decir del clero, representado por dos obispos, dos arzobispos, un canónigo y un presbítero. Se reivindicaba su participación en 1810 en la membresía del obispo Martínez de Aldunate en la Junta del 18 de septiembre y en una explicación general válida para todos los que no apoyaron la independencia:

  • 21 Desmadyl, o. c., II, p. 104.

Hay la pretensión, muy común entre nosotros, de querer hacer aparecer a todos nuestros hombres ilustres después de su muerte como grandes republicanos, aun cuando muchos de ellos se hayan sometido por fuerza a la república, como si dejaran de ser verdaderos patriotas, porque juzgaron más conveniente al bien de su país este o aquel sistema de gobierno, o porque, aun cuando amaban la libertad, no creían que les era lícito romper sus cadenas21.

11Figuran con ellos los líderes independentistas: Carrera, Juan Martínez de Rozas, O’Higgins, Manuel Rodríguez. Sus biografías muestran que aún no había unanimidad en la interpretación del pasado, lo que se nota especialmente en las biografías de Carrera y O’Higgins y sus divergencias en torno a los momentos más controvertidos de la independencia (batallas de El Roble y Rancagua; dictaduras de Carrera y O’Higgins; fusilamiento de los tres hermanos Carrera, asesinato de Manuel Rodríguez). En cuanto a la época contemporánea, figura tanto el presidente Manuel Montt como José María de la Cruz, que el primero derrotó en la guerra civil de 1851.

  • 22 Stuven, A., La seducción de un orden, Santiago, Ediciones Universidad Católica, 2000, p. 100-150. 

12Mostrar la obra común de una comunidad, definida, ella sí, como heroica, pese a sus divisiones y a los yerros de sus hijos, aunque no todos merezcan el calificativo, pero a la que todos contribuyeron en su edificación, es el mensaje. El bien mayor, Chile, reune a todos. Lo importante es la convivencia en un consenso nacional22.

13Entre los autores figuran los memoristas de la Universidad de Chile: Diego Barros Arana, Miguel Luis Amunátegui, Diego José Benavente, Domingo Santa María, Antonio García Reyes, en lugar destacado; jóvenes políticos de las filas conservadoras: Juan y Carlos Bello o Ramón Sotomayor; y futuros liberales con gran porvenir político, una vez realizada la Fusión: Benjamín Vicuña Mackenna, Gregorio Víctor Amunátegui o Marcial Martínez. Aparecen intelectuales o poetas como Mercedes Marín del Solar, Pío Varas, Rafael Minvielle, Domingo Faustino Sarmiento o Guillermo Matta, que reciclan a veces textos de circunstancia escritos anteriormente.

José Bernardo Suárez: ¿difusión o nueva interpretación?

14Tenemos así una primera selección, propuesta por un grupo de intelectuales y de políticos jóvenes, partidarios de una reforma del sistema político que acabe de raíz con las luchas de bando que desgarran la oligarquía; reforma que llevarán a cabo en los años siguientes, apoyándose en esta memoria nueva que acaban de construir y que comparten. Pero el juego todavía corre entre pocos. La Galería nacional es un libro magnífico, pero caro y poco difundido. Como lo observa un testigo:

  • 23 Suárez, J., Rasgos biográficos de hombres notables de Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1863, p. (...)

Es verdad que tenemos una colección de biografías de hombres célebres de Chile, en dos gruesos y dorados volúmenes. Pero ¿cuántos son los que las han leído o visto? Pocos, muy pocos. Esa colección de biografías se vende tan cara que solo han podido proporcionárselas los deudos de los biografiados y uno que otro literato rico23.

  • 24 Citadas en la bibliografía final.
  • 25 Gazmuri, C., La historiografía chilena (1842-1970), t. I, Santiago, Taurus, 2006, p. 265.

15Así habla José Bernardo Suárez (1822-1912). No pertenece a la élite política. Es un pedagogo, que fue inspector de instrucción primaria en varias provincias y que, desde mediados del siglo XIX hasta su muerte, se dedicó a publicar obras para el aprendizaje de la lectura compuestas de textos útiles para la formación moral y práctica del alumno. Se especializó primero en vidas ejemplares, traducidas de manuales extranjeros o resumidas de obras históricas: textos breves autónomos, impresos a bajo costo, con letra gorda, vocabulario sencillo, de indudable valor pedagógico, que conocieron ediciones múltiples24. En la segunda parte de su vida se dedicó a la difusión popular de los buenos modales y de los principios republicanos, con obras de un contenido más técnico puesto al alcance de todos, tal su Recreo del soldado chileno... sus deberes, las acciones de guerra que han tenido lugar en Chile (1865), con ocasión de la Guerra contra España; o sus Nociones elementales de gobierno republicano extractadas y arregladas para el uso de la clase obrera i de los alumnos de las escuelas primarias de Chile (1880); o su Catecismo constitucional de la República de Chile (1882). Senador por Santiago, se jubiló de la enseñanza en 189625.

16Analizaremos dos obras suyas. La primera titula Rasgos biográficos de los hombres notables de Chile (Bibliografía, letra B). En la introducción declara:

  • 26 Suárez, o. c., 1863, p. 7.

Procuraremos venderlo al menor precio posible para que pueda circular, tanto en el palacio del rico como en la choza del pobre; en los colegios donde se educa la aristocracia como en las escuelas gratuitas para el pueblo. Por esta razón hemos reducido esas biografías. Inspirar a los jóvenes sentimientos de virtud, instruyéndoles al mismo tiempo en la historia contemporánea de su propio país, es el objeto principal de estas biografías26.

  • 27 Suárez, o. c., p. 286-287.
  • 28 Collier, S., Chile: la construcción de una república 1830-1865. Política e ideas, Santiago, Edicion (...)
  • 29 Suárez, o. c., p. 66-69 y p. 204-206, respectivamente.

17No explicita más su propósito, ni el sentido político que da a su empresa. Avalado en los autores de la Galería, se sitúa en la misma línea. Resume las biografías publicadas en diversas obras por Barros Arana, Amunátegui, Vicuña Mackenna, Matta, Blest Gana, Varas Martín, Santa María, Taforó y otros. Para las de los generales Luis de la Cruz, Campino, Aldunate, Gana, Necochea, Maturana, Rondizzoni, García, Baquedano, etc., resume las hojas de servicio. Diego Barros Arana revisó la obra27 y consiguió el visto bueno del Consejo Universitario para la difusión en las escuelas, de forma que las firmas de Andrés Bello y de Amunátegui figuran en la portada del libro. Podemos concluir con seguridad que los Rasgos... es la transcripción popular de la Galería. Suárez inaugura así su carrera de propagandista de la ideología republicana en línea con el ascenso de la Fusión Liberal-Conservadora al poder en 1861 portadora de un discurso de unidad que permitiese superar la polarizada década de 185028. Los Rasgos colaboran en este contexto político al presentar la comunidad chilena en forma de exempla virtutis, con un tono evidentemente conciliatorio, obviando los aspectos polémicos en la vida pública de los biografiados. Suarez no mencionó el motín que Enrique Campino encabezó en 1827; interrumpe la vida pública del general José María de la Cruz en 1848, antes que las guerras civiles de los 1850 lo tuvieron como protagonista29. Resulta ilustrativo el reposicionamiento de la figura de Portales, a diferencia de su problemática inclusión en la Galería de Desmadryl.

  • 30 Suárez, o. c., p. 284-286.
  • 31 Vicuña Mackenna B., Introducción a la historia de los diez años de la administración Montt. D. Dieg (...)

18Definido como célebre estadista, Suárez esboza algunas virtudes que permitían entender al controversial Ministro: su talento extraordinario, su fuerza de carácter y prolijidad en el servicio público eran dotes que explicaban su valiosa contribución en el afianzamiento del orden30. Tal cambio sin duda resulta tributario del trabajo que sobre Portales publicó el mismo año quien fuera uno de sus ex alumnos, Benjamín Vicuña Mackenna, quien en un libro polémico ofreció una mirada alternativa sobre su obra, más ponderada que las diatribas de Lastarria de 186131..

19Como vemos, el republicanismo chileno acoge en su seno una corriente ideológica fuerte con la convicción de la necesidad de educar al pueblo en principios de nuevo cuño. Esto se traduce en los retoques que Suárez da a la lista de los personajes que propone como modelos. Introduce tres intelectuales de gran calibre. El argentino Domingo Faustino Sarmiento, futuro presidente en su país, pensador racionalista varias veces exiliado en Chile, al que presenta casi exclusivamente en su faceta de pedagogo, con diecisiete páginas de texto.

  • 32 Toro Zambrano, Martínez Rozas, Carrera, O’Higgins, José Gaspar Marín, Lastra, Francisco Ramón Vicuñ (...)
  • 33 República de Chile, Anuario estadístico de la República de Chile. Entrega quinta, Santiago, Imprent (...)

20Andrés Bello, de quien resalta al científico pasando discretamente sobre su actividad política; y el jesuita desterrado a Italia Juan Ignacio Molina, que adquirió fama europea como botánico. Suárez, como los autores de la Galería, da mucha importancia a la grandeza institucional. Propone a la admiración de sus lectores la misma lista de los que desempeñaron la jefatura del Estado que la Galería32. Subraya aún más la importancia de lo institucional al introducir en su elenco una proporción muy notable de la cúpula militar chilena de su tiempo, tres generales de los siete entonces existentes33, otros dos recién fallecidos y un almirante, probablemente seleccionados porque tuvieron un papel, aunque bien modesto, en las luchas de la independencia, reliquias todas que la Galería pasaba por alto. Esto hace más llamativa la ausencia de Manuel Montt que la Galería biografiaba. Tampoco se menciona el presidente en funciones, José Joaquín Pérez. Introduce a un muerto emblemático de Lircay, del bando de Freire, Rondizzoni. Marca su sentido de la solidaridad americana incluyendo a Cortes Madariaga, líder independentista de Venezuela de origen chileno. Como en la Galería, aparecen tres arzobispos de Santiago: Vicuña Larraín, muerto en 1843, José Alejo Eyzaguirre y Rafael Valdivieso.

  • 34 Cuadro II, en el apéndice.

21Caen a la inversa seis nombres, aparte de Montt. Entre ellos Antonio José de Rojas, oligarca de la colonia que sufrió la represión española en 1814 pero que no brilló por una fuerte actividad independentista. Los otros eran políticos activos en las décadas de 1820 y 1830 implicados con fuerza en las luchas de bando. Como se ve, los enfrentamientos memorísticos no cesaron tan pronto. Subsiste sin embargo un hecho fundamental: cuarenta de las sesenta biografìas de Suárez figuraban en la Galería. A pesar de las diferencias ideológicas, un consenso memorístico se estaba creando34.

22Caen otros seis nombres, como Antonio José de Rojas, que no brilló por una fuerte actividad independentista. Los otros eran políticos activos en los años 1820 y 1830 implicados con fuerza en las luchas de bando. Subsiste un hecho fundamental: cuarenta de las sesenta biografías de Suárez figuraban en la Galería. A pesar de las diferencias ideológicas, un consenso memorístico se estaba creando.

23Han desaparecido los retratos, por razones económicas obvias. Pero esta ausencia cambia el sentido del conjunto. Ya no se trata de una galería aristocrática, de antepasados. Cambia la posición social y el estatuto de personaje. Antes eran seres individuales movidos por valores. Ahora personifican valores, se trata de seres abstractos. El cambio es importante. El hecho de que las biografías no lleven firma contribuye a despersonalizarlas. El anonimato del texto en prosa sugiere que es de todos. Suárez lo subraya agregando al final de algunas biografías poemas que añaden un mayor grado de abstracción. La parte poética está firmada, pero la firma de los poetas no crea la calidad del sujeto por autoridad propia, la ratifica en nombre de una realidad transcendental, ya que el poeta, en el Chile de mediados del siglo xix, es el «vate». Esta progresiva abstracción culmina en la siguiente etapa.

José Bernardo Suárez: del hombre célebre al héroe

24No sabemos en qué medida el libro de Suárez alcanzó la difusión que él esperaba. Lo dudamos: es una de sus pocas obras de la que no quedó constancia de una segunda edición. Sesenta, o cuarenta personajes, calcúlese como se quiera, eran en todo caso demasiados para ser verdaderamente asimilados por una memoria común. Como buen pedagogo, Suárez simplificó. El hecho de que no perteneciera a la oligarquía santiaguina, su ideología volcada hacia el pueblo le facilitaba eliminar, sin preocuparse de susceptibilidades y rencillas que, a juzgar por las confesiones que vierten en la introducción de sus obras, frenaban las iniciativas de otros administradores de la memoria colectiva. Lo hizo, además, en una obra puramente escolar, que casi no pertenecía al ámbito público y como tal tenía menos resonancia política inmediata, aunque se situaba en el centro mismo donde se formaba la consciencia del futuro ciudadano. En 1873, agregó a la séptima edición de sus muy difundidos Rasgos biográficos de niños célebres unas Composiciones de poetas chilenos que comprendían, además de fábulas moralizantes e himnos nacionales, dos docenas de piezas breves en verso dirigidas por sus autores a dieciocho personajes de fama nacional, todos los cuales excepto dos, figuraban en los elencos anteriormente estudiados. Los dos nuevos se vinculaban a hechos derivados de la Guerra contra España de 1865-1866 que no se había producido cuando Suárez escribía sus Rasgos de hombres notables (Bibliografía, letra C).

  • 35 Dedieu, J.-P., «El héroe nacional en contexto. Los diccionarios biográficos chilenos», Mélanges de (...)

25En las Composiciones no se trata de contar la vida del considerado. La forma poética generalizada acentúa un rasgo ya presente en los Rasgos: desaparece la personalidad histórica detrás de la idea que desarrolla el poema. Así se acaba la trasmutación de la historia en mito. Semejante abstracción se asemeja a una heroización, ya que en toda heroización la misión transcendental del héroe ofusca su realidad histórica hasta aniquilarla35. El proceso de abstracción llega a su término. Empezó en la Galería, que contaba hechos vitales desquiciados de un contexto original y reorientados en una perspectiva nacional; prosiguió en los Rasgos, que procedían de la misma forma, añadiendo una selección positiva con la introducción, en algunos casos, de un apéndice poético; culmina aquí, al seleccionar aún más y al reducir los interesados a meras expresiones de ideas.

26El principio de selección que maneja Suárez es sumamente sencillo: a) construcción de Chile por la participación militar o política destacada en las guerras de la independencia (Aldunate, Blanco Encalada, O’Higgins, San Martín, Marín, Carrera, Freire, Martínez Rozas, Infante); b) construcción de Chile desde la cultura intelectual y jurídica (Camilo Henríquez, Argomedo, Egaña, Juan Mackenna, Vera Pintado en cuanto autor del himno nacional); c) construcción de Chile desde la Iglesia (Cienfuegos); d) construcción de Chile como gran potencia guerrera (Cruz en la batalla de Yungay, William en Papudo, Prado en la de Callao). Suárez concentra la visión sobre los orígenes. De los dieciocho nombrados, catorce tuvieron un papel destacado en la independencia. Observamos también la coherencia, ahora totalmente conseguida, con el ideal nacional. De todo pudimos dar cuenta en cuatro puntos solamente usando como elemento de acoplamiento de las distintas proposiciones la palabra «Chile». Sin embargo, un apreciable porcentaje de estos héroes son extranjeros, Blanco Encalada, Prado, San Martín, Vera Pintado, el nacionalismo chileno admitía una dosis de americanismo con tal que fuera al servicio de Chile. El nacionalismo que construye esta memoria no funcionaba como un bloque cerrado, basado en el nacimiento, ni en un acto de voluntad del interesado. Se fundamentaba en el servicio hecho. Sería interesante ver si esta opción es un rasgo personal de Suárez, o si tiene una mayor proyección.

La Escuela Nocturna de Artesanos: la integración del mito

  • 36 Gazmuri, o. c., I, p. 319.
  • 37 Gazmuri, o. c., I, p. 417-418.
  • 38 Anónimo, s. f.
  • 39 Lagarrigue no dio la conferencia que le había sido asignada, sobre José Miguel Infante. Lo sustituy (...)

27En 1875 se publicó en Santiago un opúsculo de noventa páginas, sencillamente editado. Contenía doce conferencias dadas por otros tantos intelectuales a los miembros de la Escuela Nocturna de artesanos Benjamín Franklin. Varios conferencistas tenían por delante un porvenir brillante, obtenido por méritos propios más que por herencia. Luis Barros Borgoño fue en 1920 candidato conservador a la presidencia contra Alessandri. Ismael Valdés Vergara será alcalde de Santiago de 1912 a 1914. Su hermano Francisco fue precandidato a la elección presidencial en 1901. Intervino con cierta constancia en la conformación de la memoria del país, con una obra justificativa de la sublevación de 1891 y una Historia de Chile para la enseñanza primaria36. Álvaro Tagle Montt fue diputado liberal, como Benjamín Dávila Larraín, Alejandro Bertrand Huillard era ingeniero cartógrafo de minas37. Eduardo de la Barra Lastarria, agrimensor, radical militante, balmacedista en 1891, fue profesor del Instituto Nacional, rector del Liceo de Valparaíso, poeta, amigo de Rubén Darío, miembro correspondiente de la Real Academia española, especialista de literatura española medieval; mostró toda su vida un fuerte interés por la educación popular38. Jorge Lagarrigue se radicó posteriormente en París para estudiar el pensamiento de Comte y practicó un positivismo místico, del que se consideraba sacerdote39. Fundó en 1883 la Iglesia positivista de Chile, con sus hermanos Juan Enrique y Luis, antes de virar al conservadurismo anti balmacedista.

  • 40 Figueroa, P. P., Diccionario biográfico general de Chile (1550-1887), Santiago, Imprenta Victoria d (...)

28En tanto, forman un grupo de jóvenes militantes, de entre 17 y 24 años de edad, casi todos alumnos del Instituto Nacional, muchos probablemente condiscípulos en la misma clase. Actúan bajo la tutela de Eduardo de la Barra Lastarria, adulto ya maduro, antiguo estudiante del Instituto, militante del radicalismo. Sabemos que de la Barra, alrededor de 1855, fue condiscípulo en el Instituto de José Antonio Soffia, y que tuvieron una estrecha relación el resto de su vida40. Es muy probable que por esta vía estuviera de la Barra en contacto con el grupo que elaboraba, por aquellos años la Galería que analizamos anteriormente. Lo que explicaría las coincidencias que vamos a detectar.

  • 41 Illanes O., M. A., Chile Des-centrado. Formación socio-cultural republicana y transición capitalist (...)
  • 42 Escuela nocturna, o. c., p. 5-13.
  • 43 Escuela nocturna, o. c., p. 81-90.

29La Escuela Benjamín Franklin era una emanación de la Sociedad «Unión de Artesanos», fundada en Santiago en 1862. Enmarcaba las actividades docentes de la Unión. Proporcionaba educación básica en sus escuelas de noche, y una formación profesional más técnica en sus escuelas del domingo41. Asociación de ayuda mutua gremial, acogía tanto a maestros como a oficiales, otorgaba a sus miembros apoyo financiero y moral en caso de enfermedad, y los socios maestros se comprometían a emplear preferentemente a los socios oficiales. Los conferenciantes, con la notable excepción de Eduardo de la Barra, el líder, no pertenecían al patriciado. Algunos pasaban estrecheces y uno de ellos llegó a fundar una Asociación de estudiantes pobres. Se dedicaban a educar al pueblo para preparar la revolución. Las diez conferencias que pronunciaron sobre otros tantos «Padres de la Patria» quedaron enmarcadas entre una charla introductiva de Benjamín Dávila Larraín sobre la «Idea revolucionaria»42 y una charla conclusiva sobre la «Revolución social» de Eduardo de la Barra43, quien la remató con palabras que dan sentido a la empresa:

  • 44 Escuela nocturna, o. c., p. 90.

Glorifiquemos, señores, a los héroes del pasado que nos dieron patria; continuemos la revolución por ellos iniciada, y como ellos, hagámonos dignos del homenaje de nuestros hijos, dejándoles constituida la República democrática fundada en la libertad44.

30Libertad para cada uno de desarrollar sus potencialidades sin quedar aplastado por las normas y limitaciones impuestas por la perpetuación en el poder de una oligarquía que copa fortuna, plazas y oportunidades. Benjamín Franklin es para la Sociedad el ejemplo de la realización plena de la personalidad propia, el hombre de las «Trece virtudes» como camino hacia la plenitud del ser. La colonia, explica de la Barra, apocaba a los chilenos. Los Padres de la Patria, al conseguir la independencia, levantaron este obstáculo, pero no supieron implantar un régimen político que abriera al ciudadano la posibilidad de un pleno desarrollo personal. Había pues que cambiar las bases de la sociedad chilena, más allá de las reformas institucionales que se estaban implantando a principios de los años 1870, que según el conferenciante, no eran sino un espejismo engañador.

31No se trata de una revolución al estilo marxista-leninista. Es sin embargo una revolución verdadera, en el contexto de la época. Lo importante para nosotros reside en el hecho de que el propósito es muy distinto al de los autores de la Galería. Ellos elaboraron una memoria común para unificar la oligarquía y preservar así su futuro. Ahora son los propios enemigos de la oligarquía, quienes instrumentalizan esta misma memoria contra ella. Pero al instrumentalizarla, la hacen suya: tanto los nombres que citan como el relato en que los insertan proceden en línea recta de las obras que examinamos arriba. ¿Como fue posible?

  • 45 Boltanski, L. y Thévenot L., De la justification. Les économies de la grandeur, Paris, Gallimard, 1 (...)

32La Galería no podía conseguir su papel unificador de los bandos sin recurrir a «principios generales de nivel superior»45. Es una necesidad en la resolución de los conflictos, como lo pusieron de relieve infinidad de trabajos sociológicos. Asumió el papel de tal principio el concepto de servicio a Chile. Los personajes de la Galería conservan su individualidad, su historial, llevan consigo el conjunto de relaciones familiares, sociales, políticas que tuvieron en la vida real. De ahí la importancia de la elección de los nombres, de no dejar a nadie fuera. Es la participación individual en el grupo pacificado de los fundadores de Chile la que garantiza la paz entre las familias que comparten el ejercicio del poder, tanto la participación de los antepasados que responden por sus familias, como el afán de integración de sus descendientes a la galería mediante una acción política, o una vida intelectual, adecuada. Por ello tiene que ser esta participación enaltecida, y la Galería la enaltece; tiene que depender de un ejercicio del poder que sea función de valores aglutinantes y no segregadores, y la Galería define tales valores. Pronto se cae en la cuenta de que el valor integrador del modelo puede extenderse a la nación entera, con tal de modificar en algo sus parámetros. No se trata para el pueblo de adquirir un puesto en el templo de la memoria por el ejercicio de cargos públicos; se trata de llegar a una grandeza similar a la que al mandatario justo está prometida por la vía del ejercicio, en la vida diaria, de las mismas virtudes que le garantizan ese acceso al templo. El modelo tiene que depurarse más, las circunstancias personales tienen que perder relieve para dar cabida a vidas y vocaciones de todo tipo. El principio superior confisca el protagonismo. El hombre célebre se vuelve héroe en el sentido pleno de la palabra: la función absorbe al hombre. El manejo del mito por los conferencistas de la Escuela Benjamín Franklin muestra que así elaborado, éste tenía la flexibilidad suficiente como para adaptarse a circunstancias opuestas a las que le habían promovido. Los conferenciantes de la Escuela nocturna predican el enfrentamiento, pero comparten un mismo vocabulario con sus adversarios.

Otras vías de construcción de la memoria chilena

  • 46 Mc Evoy, C., «El regreso del héroe: Bernardo O’Higgins y su contribución en la construcción del ima (...)
  • 47 Pinto, H., Descripción de la fiesta de la inauguración del monumento del Capitán Jeneral don Bernar (...)

33Otros encadenamientos sociales y conceptuales memorísticos se dieron en Chile paralelamente a éste. Tomemos otro punto de partida, la repatriación de los restos de O’Higgins en 186946 y la Exposición Internacional de Santiago de 1875. La repatriación de O’Higgins es el hito culminante de un proceso de reconciliación política que dejaba atrás la polarización de la década de 1850, lo que se expresó en destacar los actos positivos de su accionar público. Este viraje fue posible gracias a su muerte en el exilio, martirio republicano que le había permitido expurgar sus culpas. La construcción de O’Higgins como padre de la patria explicitó la multitudinaria ceremonia de inauguración de su monumento en el espacio público en 187247.

  • 48 M. A. V. J., «La abdicación del Supremo Director don Bernardo O’Higgins. Cuadro histórico nacional (...)

34Alcanzó su punto culminante aquel mismo año con el cuadro histórico La abdicación de O’Higgins, de Manuel Antonio Caro, presentado en la Exposición Internacional de Santiago, que obtuvo la Primera Medalla. La obra de Caro representaba el hito por antonomasia que para los fabricantes de su imagen heroica le había valido el sitial de preeminencia dentro del grupo selecto, más radiante que la gloria adquirida en los campos de batalla48. El hecho de que la otra pintura histórica que acaparó la atención en la Exposición fuera Los últimos momentos del General José Miguel Carrera, del pintor uruguayo Juan Manuel Blanes, confirma la emergencia de la nueva categoría.

  • 49 Voionmaa, L., Escultura pública: del monumento conmemorativo a la escultura urbana, Santiago 1792-2 (...)
  • 50 Catálogo razonado de la Exposición del Coloniaje celebrada en Santiago de Chile en septiembre de 18 (...)

35Cambiemos otra vez el punto de observación49. Constatamos la progresiva erección de monumentos a un puñado de los hombres célebres de la Galería: Ramón Freire (1856), José Miguel Carrera (1858), Diego Portales (1860) y José de San Martín (1863). Otro ámbito fue el de la inclusión de una galería de retratos de héroes en el espacio museístico50.

Conclusión

36Queda por construir un indicador sintético que marque la posición global de cada personaje en las cuatro clasificaciones conjuntamente consideradas. Para ello, sumamos los rangos de cada uno en las cuatro obras analizadas, tal como figuran en el cuadro II en apéndice, de forma que quien menos puntos tiene más alto queda. Valoremos en 1 000 puntos, mucho más que la clasificación más baja, cada ausencia, para darle un peso relevante.

37El resultado es como sigue:

Cuadro I: Los primeros puestos de la clasificación sintética

Nombre

Ranking A

Ranking B

Ranking C

Ranking D

Puntaje

O’Higgins, Bernardo

1

4

3

5

13

Carrera, José Miguel

14

3

2

1

23

Freire, Ramón

3

9

8

8

28

San Martín, José

13

2

4

9

28

Infante, José Miguel

4

10

14

7

35

Martínez Rozas, Juan

9

14

15

6

44

Henríquez, Camilo

14

22

6

3

45

Rodríguez, Manuel

2

6

1000

2

1010

Cochrane, Tomás

6

19

1000

10

1305

Marín, José Gaspar

5

23

11

1000

1039

Salas, Manuel

12

26

1000

4

1042

Mackenna, Juan

10

38

9

1000

1057

Cienfuegos, José Ignacio

31

16

10

1000

1057

Egaña, Mariano

16

25

17

1000

1058

Vera Pintado, Bernardo

34

15

12

1000

1061

38Mencionamos aquí únicamente a los que puntúan por debajo de 2000, o sea los que por los menos clasifican en tres obras. Por decantación consensual a partir de la primera propuesta, se formó un conjunto reducido de siete nombres, encabezado por O’Higgins, seguido de Carrera, Freire, San Martín, Infante, Martínez Rozas y Camilo Henríquez. En su versión extensa, incluyendo a los diecisiete más importantes, un número que autoriza conclusiones más seguras, obtenemos una galería donde los militares tienen un papel importante: O’Higgins, Carrera, Freire, San Martín, Cochrane, Blanco Encalada, Cruz, Manuel Rodríguez, Juan Mackenna. Las cuatro primeras plazas son suyas. Con todo apenas consiguen una leve mayoría frente a los civiles: Infante, Martínez Rozas, Camilo Henríquez, José Gaspar Marín, Manuel Salas, el arzobispo Cienfuegos, Mariano Egaña, Vera Pintado. Los motivos de la presencia de cada uno, deducidos del análisis de los textos, rebaten aún más el predominio militar. De tres de ellos se destaca su papel político, como supremos mandatario del Estado chileno (O’Higgins, Carrera, Freire). Juan Mackenna, muerto en un duelo por Luis Carrera figura a título de víctima de un perturbador del orden público; Manuel Rodríguez como guerrillero y portavoz del pueblo más que como militar. La decantación memorística fue civilizando poco a poco el conjunto, como corresponde a su fin integrador, en un contexto en el que la guerra era más veces civil que externa. El militar encuentra su lugar entre los héroes cuando encarna los valores aglutinantes del grupo; siendo el valor aglutinante Chile, definido frente a lo no-chileno. De ahí la presencia de Williams, militar de puro cuño, en la lista de Suárez (B). La evolución posterior del grupo de los héroes, con la inclusión de los vencedores de la Guerra del Pacífico, Prat y Cóndell, obedecerá a la misma lógica.

  • 51 Boltanski, L. y Thevenot, L., o. c., p. 99.

39El relato que acabamos de exponer se desarrolló históricamente en una evolución diacrónica totalmente racional. Sin embargo, nadie la planificó. Resultó de una serie de casualidades y coincidencias improbables, que orientaron la elaboración progresiva del mito. En un primer momento, un grupo de intelectuales jóvenes, que intentaban abrirse camino entre la élite de poder por la imposición del talento literario como «orden de grandeza»51 igual o superior al talento militar, aprovechó una especulación comercial para proporcionarle a la oligarquía chilena una visión pacificada de su propio pasado. Un pedagogo, llevado por una lógica económica, pedagógica y por sus propias preferencias ideológicas, generalizó el objeto, arrancándolo tanto material como intelectualmente, del nicho donde se había elaborado. Vinieron después usuarios que, con fines subversivos de la élite social para la cual se había elaborado la primera de la galería, en parte por exigencia también del formato de comunicación que usaban confirmaron la plasticidad del objeto y lo redujeron a su esencia más pura.

40¿Cuál fue la «mano invisible» que articuló a los actores? En el recorrido que describimos, encontramos, a cada paso, un mismo grupo de intelectuales, que tienen un rasgo en común: sus estudios en el Instituto Nacional. Allí parece estar la matriz donde se formaron los actores que, aprovechando a veces circunstancias ajenas, creando otras las condiciones necesarias, dieron forma a una visión del pasado chileno coherente y compartida. Los cinco objetos (memorias, tres galerías, conferencias) que analizamos forman un conjunto fuertemente trabado. Están conectados tanto en su contenido como en los actores que intervienen en su elaboración. Un juego de referencias internas cruzadas subraya estas relaciones. El relato resultante es un objeto fuerte y seguro. Pero es un relato lineal. Describe un solo recorrido de transmisión, que es a la vez transformación y creación continua de una memoria específica, en el seno de un colectivo limitado. Las circunstancias personales de los héroes fueron perdiendo relieve para dar cabida a vidas y vocaciones de todo tipo. El manejo del mito por los conferencistas de la Escuela Benjamín Franklin muestra que así elaborado, éste tenía la flexibilidad suficiente como para adaptarse a muy diversas circunstancias. Predican el enfrentamiento, pero comparten un mismo vocabulario con sus adversarios. De los treinta y ocho fabricantes de la Galería de Desmadryl, pasamos a tres que permanentemente se repiten en todas las instancias de construcción de la memoria por la vía del heroísmo: Diego Barros Arana, Benjamín Vicuña Mackenna, Miguel Luis Amunátegui. Pero también debemos incluir a Suárez, que fue el primero en sociabilizar la Galería.

  • 52 Scott, R., All Together Now: Collective Knowledge, Collective Narratives, and Achitectures of Parti (...)

41Dejándonos llevar por la lógica interna de la documentación que manejamos, obtenemos una imagen de los entes memorísticos muy distinta de la siempre huidiza memoria global, uniforme, que todo y a todos abarca, la que durante mucho tiempo anduvimos buscando sin conseguir encontrarla. Lo que detectamos son recorridos de memoria, recorridos que tienen cada uno su lógica propia, que se entrecruzan, que interactúan, que tejen conjuntamente un tejido de memoria desigual, compuesto de elementos variados, combinados de distinto modo, más o menos compatibles. Nos encontramos frente a un objeto similar al «collective narrative» que está emergiendo en la red informática, en que varios autores van escribiendo «hebras» («threads») de una historia partiendo de donde la dejaron otros, entretejiendo su propio relato en el relato de los demás miembros del colectivo52.

42Sugerimos que el acercamiento más eficaz al fenómeno consiste en describir minuciosamente, uno por uno, tales recorridos, tal como lo hicimos aquí; como paso previo antes de evaluar la coherencia global del conjunto. Semejante modelo le proporciona al historiador un elemento clave para dar cuenta del surgir de elementos nuevos en el campo de la memoria de una Nación, y para evaluar la dialéctica compleja entre memorias individuales, grupales y nacionales. Pueden ser distintas, y sin embargo trabarse de forma estrecha al compartir un determinado número de nudos. No se trata ya de explicar cómo se abre un espacio en un bloque monolítico, sino de cómo se insertan en un conjunto en perpetuo movimiento.

  • 53 Schurdevin Blaise, Chloé, Construction identitaire nationale et représentations de l’Indien. Le dis (...)

43Si bien semejante modelo invalida acercamientos globales esencialistas al estudio de las memorias nacionales, queda útilmente complementado por estudios basados en corpus definidos por el género literario en juego y atentos al contexto del momento en que se escriben, como el excelente estudio de Chloé Schurdevin sobre los manuales escolares chilenos53; o estudios centrados en el seguimiento de un tema concreto en el gran concierto memorístico. Por su concentración temática, ponen de relieve factores ambientales que pesan sobre las construcciones memoriales y orientan la constitución de las hebras que describimos. En el manejo conjunto de ambos métodos reside probablemente la vía metodológica más prometedora en la actualidad.

Haut de page

Bibliographie

Amunátegui, M., La dictadura de O’Higgins, Santiago, Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1914, Anales de la Universidad de Chile, 1843.

Barros Arana, D., Las campañas de Chiloé (1820-1826), Santiago, Imprenta del Ferrocarril, 1856.

Benavente, D., Memoria sobre las primeras campañas de la guerra de la independencia de Chile, Santiago, Imprenta Chilena, 1856.

Boltanski, L., Thévenot, L., De la justification. Les économies de la grandeur, Paris, Gallimard, 1991, 484 p.

Briceño, R., Crítica del derecho público chileno, desde 1810 hasta nuestros días, Santiago, Imprenta de Julio Belin, 1849.

Centlivres, P., Fabre, D., Zonabend, F. (edit.), La fabrique des héros, Paris, Éditions de la Maison des Sciences de l’homme, 1999.

Cid Rodríguez, G., La guerra contra la Confederación. Imaginario nacionalista y memoria colectiva en el siglo xix chileno, Santiago, Ediciones Universidad Diego Portales, 2011.

Collier, S., Chile: la construcción de una república 1830-1865. Política e ideas, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2005, 336 p.

Colmenares, G., Las convenciones contra la cultura: ensayos sobre la historiografía hispanoamericana del siglo xix, Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1987.

Concha y Toro, M., Chile durante la años de 1824 a 1828, Santiago, Imprenta nacional, 1862.

Dedieu, J., «El héroe nacional en contexto. Los diccionarios biográficos chilenos», Mélanges de la Casa de Velázquez, 2015.

Escuela nocturna de artesanos, Conferencia popular «Los padres de la patria» dada por el cuerpo de los profesores el 17 de septiembre de 1875, Santiago, Imprenta de la República de Jacinto Núñez, 1875, 90 p.

Figueroa, P., Diccionario biográfico general de Chile (1550-1887). Segunda edición, corregida y aumentada, Santiago, Imprenta Victoria de H. Izquierdo y Ca, 1888.

García Pérez, A., Sobre la liberación de Perú por los ejércitos chilenos, Santiago, s.s., 1854.

García Reyes, A., Memoria sobre la primera Escuadra Nacional, Valparaíso, Imprenta de Chile, 1864.

Gazmuri, C., La historiografía chilena (1842-1970), Santiago, Taurus, 2006-2009, t. I (1842-1920), t. II (1920-1970), 528 p.

Gazmuri, C., El 48 chileno. Igualitarios, reformistas, radicales, masones y bomberos, Santiago, Editorial Universitaria, 1999.

Guerrero Lira, C., Cárcamo, U., «Bernardo O’Higgins entre izquierda y derecha. Su figura y legado en Chile: 1970-2008», Cuadernos de Historia, n° 39, 2013, p. 113-146.

Illanes, M., Chile Des-centrado. Formación socio-cultural republicana y transición capitalista 1810-1910, Santiago, LOM, 2003, 502 p.

Jacsik, I., «Sarmiento y la prensa chilena en el siglo xix», Historia 26, 1991-1992, Santiago, p. 117-164.

La corona del héroe: recopilación de datos y documentos para perpetuar la memoria del General Don Bernardo O’Higgins, Santiago de Chile, Imprenta Nacional, 1872.

Lastarria, J., Bosquejo Histórico de la constitución del gobierno de Chile durante el primer período de la revolución desde 1810 hasta 1814, Santiago, Imprenta chilena, 1847.

Lastarria, J., Don Diego Portales. Juicio histórico, Santiago, Imprenta del Correo, 1861.

Loveman, B., Lira, E., Las suaves cenizas del olvido. Vía chilena de reconciliación política (1814-1932), Santiago, LOM, 1999.

M. A. V. J., «La abdicación del Supremo Director don Bernardo O’Higgins. Cuadro histórico nacional del Sr M. A. Caro», Correo de la Exposición, Santiago, 2 de octubre de 1875.

Mc Evoy, C. (ed.), Funerales republicanos en América del Sur: tradición, ritual y nación 1832-1896, Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, 2006.

Mayorga, R., «Un héroe para el partido, un héroe para la nación. Balmaceda y su imagen ante la historia. Los años formativos (1891-1897)», in Mayorga, R. (ed.), Lejos del ruido de las balas. La guerra civil chilena de 1891, Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, 2008.

República de Chile, Anuario estadístico de la República de Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1863.

Salgado, A., «Memoria, heroicidad y nación: monumentos, topónimos, estampillas, monedas y billetes en Chile, 1880-1930», Bicentenario. Revista de Historia de Chile y América, vol. 9, n° 2, 2010, p. 29-58.

Sanfuentes, S., Chile desde la batalla de Chacabuco hasta la de Maipo, Santiago, Imprenta de la República, 1850.

Sater, W., The Heroic Image in Chile: Arturo Prat, Secular Saint, Berkeley, University of California Press, 1973.

Scott, R., All Together Now: Collective Knowledge, Collective Narratives, and Achitectures of Participation, DAC 2005, Conference proceedings, 2005, 30 p.

Serrano, S., Universidad y Nación. Chile en el siglo XIX, Santiago, Editorial Universitaria, 1994.

Stuven, A., La seducción de un orden, Santiago, Ediciones Universidad Católica, 2000.

Suárez, J., Rasgos biográficos de niños célebres, Santiago, Imprenta y Librería de El Mercurio, 1873.

Suárez, J., Rasgos biográficos de hombres célebres de América, Santiago, s.n., 1872.

Suárez, J., Rasgos biográficos de mujeres célebres de América, Santiago, Imprenta y Librería de El Mercurio, 1871.

Suárez, J., Plutarco del joven artista, Santiago, Imprenta Chilena, Santiago, s.n., 1872.

Suárez, J., Rasgos biográficos de hombres célebres de la antigüedad y edad media, Santiago, s.n., 1872.

Suárez, J., Rasgos biográficos de hombres célebres modernos, 1872.

Schurdevin Blaise, C., Construction identitaire nationale et représentations de l’Indien. Le discours des manuels scolaires du Chili (1833-1925), Toulouse, thèse, Université Toulouse II Le Mirail, 2008.

Tocornal, M., Memoria sobre el primer gobierno nacional, Santiago, Imprenta del Progreso, 1848.

Van Ypersele, L. (dir.), Questions d’histoire contemporaine: Conflits, mémoires et identités, Paris, Presses Universitaires de France, 2006.

Vicuña Mackenna, B., Introducción a la historia de los diez años de la administración Montt. D. Diego Portales, Valparaíso, Imprenta del Mercurio, 1863.

Voionmaa, L, Escultura pública: del monumento conmemorativo a la escultura urbana, Santiago 1792-2004, Santiago, Ocho Libros, 2004.

Wood, A., Los inicios de la historiografía moderna en el Chile republicano, Tesis para optar al grado académico de Licenciado en Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, 1993.

Haut de page

Annexe

Cuadro II: Ranking de todos los personajes nombrados en las obras estudiadas

Nombre

Ranking A

Ranking B

Ranking C

Ranking D

O’Higgins, Bernardo

1

4

3

5

Rodríguez, Manuel

2

6

2

Freire, Ramón

3

9

8

8

Infante, José Miguel

4

10

14

7

Marín, José Gaspar

5

23

11

Cochrane, Tomás

6

19

10

Egaña, Juan

7

Rengifo, Manuel

8

Martínez Rozas, Juan

9

14

15

6

Mackenna, Juan

10

38

9

Centeno, José Ignacio

11

13

Salas, Manuel

12

26

San Martín, José

13

2

4

9

Henríquez, Camilo

14

22

6

3

Rojas, Antonio José

15

Egaña, Mariano

16

25

17

Carrera, José Miguel

17

3

2

1

Vicuña, Francisco Ramón

18

42

García Reyes, Antonio

19

Vicuña Larraín, Manuel

20

29

García Reyes, Antonio

19

Vicuña Larraín, Manuel

20

29

Eyzaguirre, José Alejo

21

21

Devic Tupper, Guillermo

22

55

Gandarillas, Manuel

23

Martínez Aldunate, José

24

20

Lastra, Francisco

25

44

Borgoño, José Manuel

26

32

Eyzaguirre, Agustín

27

50

Prieto, Joaquín

28

27

Balmaceda, Francisco

29

28

Toro Zambrano, Mateo

30

51

Cienfuegos, José Ignacio

31

16

10

Beauchef, Jorge

32

17

Wooster, Carlos

33

43

Vera Pintado, Bernardo

34

15

12

Ovalle, José Tomás

35

56

Pinto, Francisco Antonio

36

8

Pérez, Francisco Antonio

37

24

Portales, Diego

38

35

Vial Santelices, Agustín

39

Bulnes, Manuel

40

34

Montt, Manuel

41

Heras, Juan Gregorio

42

7

Tocornal, Joaquín

43

36

Viel, Benjamín

44

52

Blanco Encalada, Manuel

45

30

7

Cruz, José María

46

53

16

Valdivieso, Rafael V.

47

11

Sarmiento, Domingo Faustino

1

Aldunate, José Santiago

5

1

Molina, Juan Ignacio

12

Bello, Andrés

18

Campino, Enrique

31

Cortes Madariaga, José

33

Gana, José Francisco

37

Rondizzoni, José

39

Necochea, Eugenio

40

Argomedo, José Gregorio

41

13

Vidaurre Leal, Juan

47

Maturana, Marcos

48

García, José Ignacio

49

Baquedano, Fernando

54

Benavente, José María

57

Riquelme, Manuel

58

Cruz, Luis

59

Carrera, Juan José

60

Williams Rebolledo, Juan

5

Prado (Perú)

18

Notas para el uso del cuadro:
Cada línea corresponde a un personaje citado por una o varias de las obras estudiadas.
Cada columna corresponde a una obra. Cada casilla indica el rango del personaje dentro de la lista proporcionada por la obra referida. Las letras A, B, C, D remiten a las obras e la bibliografía: A: Desmadryl, 1854; B: Suárez, 1863; C: Suárez, 1864; D: Conferencias, 1875.
En la columna A sólo contamos 47 entradas, cuando la obra original numera hasta 48, al contar una sola vez la biografía de José Miguel Carrera que viene repetida con el número 18, encabezando el segundo tomo, aunque ya figura en el primero con el número 4.
Calculo de los rangos:
Se atribuye a cada personaje en cada obra el número de páginas que ocupa su entrada. El n° 1 es quien más extensión tiene, y así correlativamente. Antes de clasificar se hacen las siguientes correcciones para tomar en cuenta la puesta en página:
En la obra (A), en la que la cantidad de páginas es similar en cada biografía y donde no parece que el orden de exposición modifique el orden sugerido por la extensión, ningun cambio.
En la obra (B) en la que el orden de exposición tiene una notable importancia, se cuentan dos páginas más para las tres primeras biografías y una página más de la cuarta a la décima incluida. La biografía de Juan José Carrera, relativamente breve e inocua, sigue inmediatamente a la de su hermano, rango que solo justifica este parentesco. Decidimos que para dar cuenta del sentido del texto, era mejor no contabilizarla aparte, sino juntarla con la de su hermano como si fueran una, y mencionar a Juan José abajo del todo, pro memoria.
En la obra (C) se añade una página a los tres personajes situados en primer lugar, más una página por cada pieza de poesía por encima de la primera. Así José Miguel Carrera, con dos páginas, citado en segundo lugar y con dos poemas cumula 2 + 1 + 1 = 4 puntos.
En la obra (D) se considera la extensión. El orden de exposición deshace los empates.

(A) Desmadryl, Narciso (dir.), Galería nacional, o colección de biografías y retratos de hombres célebres de Chile, escrita por los principales literatos del país, Santiago, Imprenta Chilena, 1854, 2 tomos, 238 p., 57 grab.

(B) Suárez, José Bernardo, Rasgos biográficos de hombres notables de Chile, Santiago, Imprenta Nacional, octubre de 1863, 209 p.

(C) Suárez, José Bernardo, Composiciones en verso de poetas chilenos, apéndice a Rasgos biográficos de niños célebres, Santiago, Imprenta del Mercurio, 1873, p. 199-253.

(D) Escuela Nocturna de Artesanos, Conferencia popular «Los padres de la patria» dada por el cuerpo de los profesores el 17 de septiembre de 1875, Santiago, Imprenta de la República de Jacinto Núñez, 1875, 90 p.

Haut de page

Notes

2 Vovelle, M., La mentalidad revolucionaria, Barcelona, Crítica, 1989, p. 132-149.

3 Centlivres, P., Fabre, D. y Zonabend, F. (eds.), La fabrique des héros, Paris, Éditions de la Maison des Sciences de l’homme, 1999.

4 Cf. Sater, W., The Heroic Image in Chile: Arturo Prat, Secular Saint, Berkeley, University of California Press, 1973; Rodrigo Mayorga, «Un héroe para el partido, un héroe para la nación. Balmaceda y su imagen ante la historia. Los años formativos (1891-1897)», in Rodrigo Mayorga (edit.), Lejos del ruido de las balas. La guerra civil chilena de 1891, Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, 2008; Cristián Guerrero Lira y Ulises Cárcamo, «Bernardo O’Higgins entre izquierda y derecha. Su figura y legado en Chile: 1970-2008», Cuadernos de Historia, n° 39, 2013, p. 113-146; Alfonso Salgado, «Memoria, heroicidad y nación: monumentos, topónimos, estampillas, monedas y billetes en Chile, 1880-1930», Bicentenario. Revista de Historia de Chile y América, vol. IX, n° 2, 2010, p. 29-58.

5 Van Ypersele, L. (dir.), Questions d’histoire contemporaine: Conflits, mémoires et identités, Paris, Presses Universitaires de France, 2006.

6 Cid, G., La guerra contra la Confederación. Imaginario nacionalista y memoria colectiva en el siglo XIX chileno, Santiago, Ediciones Universidad Diego Portales, 2011, p. 22.

7 Gazmuri, C., El 48 chileno. Igualitarios, reformistas, radicales, masones y bomberos, Santiago, Editorial Universitaria, 1999, p. 24.

8 Jacsik, I., «Sarmiento y la prensa chilena en el siglo XIX», Historia 26, 1991-1992, Santiago, p. 120.

9 Gazmuri, o. c., p. 73 y sig.

10 Collier, S., Chile: la construcción de una república 1830-1865. Política e ideas, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2005; Loveman, B., Lira, E., Las suaves cenizas del olvido. Vía chilena de reconciliación política (1814-1932), Santiago, LOM, 1999.

11 Serrano, S., Universidad y Nación. Chile en el siglo XIX, Santiago, Editorial Universitaria, 1994, p. 15.

12 Estatuto de la Universidad, art. 28, Anales de la Universidad de Chile, 1843, p. 9.

13 Gazmuri, o. c., p. 73 y sig.

14 Lastarria, 1847; Manuel Tocornal, 1848; Benavente, 1856; García Reyes, 1864; Ramón Briceño, 1849; Sanfuentes, 1850; Amunátegui, 1853; García Pérez, 1854; Barros Arana, 1856; Santa María, 1858; Concha y Toro, 1862. El año corresponde a la fecha de lectura de la memoria. Cf. citas exactas en bibliografía final.

15 Desmadryl, N., Galería nacional o colección de biografías y retratos de hombres célebres de Chile,  2 volúmenes, Santiago, Imprenta Chilena, 1854.

16 Desmadryl, o. c., I, p. 14.

17 Cuadro II, en el apéndice.

18 Desmadryl, o. c., II, p. 36.

19 Desmadryl, o. c., II, p. 112.

20 Desmadryl, , o. c., I, p. 77, 95, 107, 126, 90, 11, 49 ,75 y 146 respectivamente.

21 Desmadyl, o. c., II, p. 104.

22 Stuven, A., La seducción de un orden, Santiago, Ediciones Universidad Católica, 2000, p. 100-150. 

23 Suárez, J., Rasgos biográficos de hombres notables de Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1863, p. 6.

24 Citadas en la bibliografía final.

25 Gazmuri, C., La historiografía chilena (1842-1970), t. I, Santiago, Taurus, 2006, p. 265.

26 Suárez, o. c., 1863, p. 7.

27 Suárez, o. c., p. 286-287.

28 Collier, S., Chile: la construcción de una república 1830-1865. Política e ideas, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2005, p. 302-317.

29 Suárez, o. c., p. 66-69 y p. 204-206, respectivamente.

30 Suárez, o. c., p. 284-286.

31 Vicuña Mackenna B., Introducción a la historia de los diez años de la administración Montt. D. Diego Portales, Valparaíso, Imprenta del Mercurio, 1863. El texto de Lastarria es Don Diego Portales. Juicio histórico, Santiago, Imprenta del Correo, 1861.

32 Toro Zambrano, Martínez Rozas, Carrera, O’Higgins, José Gaspar Marín, Lastra, Francisco Ramón Vicuña, Freire, Prieto, Ovalle, Portales, Pinto, Bulnes, Agustín Eyzaguirre, Blanco Encalada.

33 República de Chile, Anuario estadístico de la República de Chile. Entrega quinta, Santiago, Imprenta Nacional, 1863, p. 400.

34 Cuadro II, en el apéndice.

35 Dedieu, J.-P., «El héroe nacional en contexto. Los diccionarios biográficos chilenos», Mélanges de la Casa de Velázquez, 2015, en prensa.

36 Gazmuri, o. c., I, p. 319.

37 Gazmuri, o. c., I, p. 417-418.

38 Anónimo, s. f.

39 Lagarrigue no dio la conferencia que le había sido asignada, sobre José Miguel Infante. Lo sustituyó Benjamín Dávila Larraín, director del curso, ver Escuela nocturna de artesanos, Conferencia popular «Los padres de la patria dada por el cuerpo de los profesores el 17 de septiembre de 1875», Santiago, Imprenta de la República de Jacinto Núñez, 1875, p. 6.

40 Figueroa, P. P., Diccionario biográfico general de Chile (1550-1887), Santiago, Imprenta Victoria de H. Izquierdo y Ca, 1888, p. 95.

41 Illanes O., M. A., Chile Des-centrado. Formación socio-cultural republicana y transición capitalista 1810-1910, Santiago, LOM, 2003, p. 298 y sig. Francisco Valdés Vergara, encargado de la conferencia sobre Camilo Henríquez, publicó en 1885 un folleto titulado: El camino de la fortuna; o sea: Vida y obras de Benjamín Franklin , según Gazmuri , C., o. c., I, p. 319. Todo el colectivo está inmerso en un ambiente positivista y sansimoniano.

42 Escuela nocturna, o. c., p. 5-13.

43 Escuela nocturna, o. c., p. 81-90.

44 Escuela nocturna, o. c., p. 90.

45 Boltanski, L. y Thévenot L., De la justification. Les économies de la grandeur, Paris, Gallimard, 1991, p. 48-51.

46 Mc Evoy, C., «El regreso del héroe: Bernardo O’Higgins y su contribución en la construcción del imaginario nacional chileno, 1868-1869», en Carmen Mc Evoy (ed.), Funerales republicanos en América del sur: tradición, ritual y nación, 1832-1896, Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, 2006, p. 125-155.

47 Pinto, H., Descripción de la fiesta de la inauguración del monumento del Capitán Jeneral don Bernardo O’Higgins, Santiago, Imprenta Nacional, 1872.

48 M. A. V. J., «La abdicación del Supremo Director don Bernardo O’Higgins. Cuadro histórico nacional del Sr M. A. Caro», Correo de la Exposición, Santiago, 2 de octubre de 1875.

49 Voionmaa, L., Escultura pública: del monumento conmemorativo a la escultura urbana, Santiago 1792-2004, Santiago, Ocho Libros, 2004.

50 Catálogo razonado de la Exposición del Coloniaje celebrada en Santiago de Chile en septiembre de 1873 por uno de los miembros de su comisión directiva, Santiago, Imprenta del Sud-América, 1873; Amunátegui, M., Creación de una galería histórica de pintura y escultura y de un Museo de Bellas Artes en el palacio de la Exposición Internacional Chilena de 1875, Anales de la Universidad de Chile, t. LII, 1876.

51 Boltanski, L. y Thevenot, L., o. c., p. 99.

52 Scott, R., All Together Now: Collective Knowledge, Collective Narratives, and Achitectures of Participation, DAC 2005, Conference proceedings, 2005.

53 Schurdevin Blaise, Chloé, Construction identitaire nationale et représentations de l’Indien. Le discours des manuels scolaires du Chili (1833-1925), Toulouse, thèse, Université Toulouse-Le Mirail, 2008, microfichas, 414 + 171 p.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jean Pierre Dedieu, Lucrecia Enríquez et Gabriel Cid Rodríguez, « Fabricación heroica y construcción de la memoria histórica chilena (1844-1875) », Caravelle, 104 | 2015, 47-70.

Référence électronique

Jean Pierre Dedieu, Lucrecia Enríquez et Gabriel Cid Rodríguez, « Fabricación heroica y construcción de la memoria histórica chilena (1844-1875) », Caravelle [En ligne], 104 | 2015, mis en ligne le 06 octobre 2015, consulté le 30 mai 2017. URL : http://caravelle.revues.org/1562 ; DOI : 10.4000/caravelle.1562

Haut de page

Auteurs

Jean Pierre Dedieu

CNRS / Framespa Toulouse / ENS - IAO Université de Lyon

Articles du même auteur

Lucrecia Enríquez

Pontificia Universidad Católica de Chile

Gabriel Cid Rodríguez

Universidad Diego Portales

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Revues.org